Un precioso regalo



Hoy he tenido una sorpresa maravillosa, un balón de oxigeno en estos días tan atropellados y llenos de nerviosas emociones, hay momentos en que tienes presión por todas partes, porque te vas un mes, porque tienes que dejar tu trabajo bien encauzado para que no se note mucho que faltas, la casa normalmente en orden y bien arreglada ahora es un caos y para colmo quien me ayuda esta de baja , listas, recados cosas por rematar, el ultimo legajo que falta, mas listas, -seguro que luego me olvido de algo fundamental-… la sensación de que a tu alrededor no terminan de facilitarte las cosas, sino mas bien al contrario…o es sólo una sensación y resulta que eres tu que estás especialmente espesa, o quisquillosa…? Se puede una permitir estarlo en momentos de tanta inquietud? Parece que no.
Me miro al espejo, casi no tengo tiempo de hacerlo…por Dios la maldita raya de las canas como una fina diadema corona mi frente, impresentable… “pues lo siento bonita –dice mi señorita Pepis grillo- tendrás que aguantar una semana” hasta dentro de una semana no me tiño… un pelillo en el bigote, ese con las pinzas que este finde toca cera, los pelos a raya, la raya de los pelos… ¡que horror! Me miro un poco mejor y una canita me brilla en una ceja ¡maldita sea! Vaya momento para empezar a salir! Mira mejor no me miro, si, espera hay una buena noticia las manchitas solares se han atenuado, la crema del dermatólogo parece que funciona,¡ menos mal!, el medico se lo tomo muy enserio cuando le dije a la vuelta de las vacaciones que tenía que borrarme esas manchas porque iba a tener la cita mas importante de mi vida y tenia que gustarle mucho a las personas a las que iba a conocer… le dije que tenía que gustarles mucho porque que tenían que adoptarme, me entendió inmediatamente y pese al poco tiempo que le di para arreglar el estropicio veraniego su recomendación ha dado bastante resultado, estoy mas presentable..al menos en eso, porque también y debido al sueño,-a la falta de sueño- debajo de los ojos se me está poniendo un colorcillo azul verdoso…¡madre mía si tardo un mes más e conocer a esos niños lo mismo me desintegro!¿porqué será que cuando una quiere estar más guapa y mas presentable tu anatomía se empeña en indisponerse contra ti agudizar los defectos y manifestar de un golpe la edad? Encima la camisa especial de diseñador que compre en unas terceras rebajas casi no me cierra, tengo que asegurar el botón o la integridad física del fiscal en el juicio correrá peligro…y por supuesto olvidarme de la camiseta aunque haga frio y si engordo un gramo más tendré que olvidarme de respirar…
Pero bueno, en medio de todo este día hoy, -como decía al principio-, he tenido una visita-regalo: han venido a presentarme a la última kazajita llegada directamente de Petropaulov, la nenita mas mordisqueable del mundo! Se llama Julia y tenerla en los brazos me ha recargado las pilas, su risa como respuesta a mis mordisquines en su cuello me ha despejado los miedos y el brillo de los ojos de sus padres y su sonrisa permanente me ha iluminado este final de túnel al que no le veía término. Además su madre me ha regalado un plieguecito de lorcita de uno de sus muslitos, si, esa mollita es solo mía, me la arriendan para siempre, la puedo besuquear y dar pellizquines cada vez que la vea, el resto es de sus radiantes padres y es que no puedo evitarlo, lo he dicho muchas veces: voy a ser una madre caníbal, mordisqueare y chupetearé a mis niños hasta que me digan basta!
Hoy he podido saciar un ratito esas ganas y renovar mis votos de aspirante a madre adoptiva. ¡Gracias María José!


1 comentario:

  1. Hola guapa me encanta leerte, me haces imaginar lo que cuentas,que animate con lo de las canas que yo también tengo jajajja, además como la canción de tan poquita cosa. con la lluvia de invierno con mis primeras canas llegastes a mi vida niña del alma.ay que poquito os queda y no te preocupes que vas a ser una mamá guapisima por fuera y por dentro. besos y si no nos da tiempo a despedirnos que tengas un feliz viaje.

    ResponderEliminar

Me encanta que me cuentes lo que piensas