Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2009

Para los que aún esperáis conocer a vuestros hijos

No voy a repetir otra vez lo difícil que nos ha resultado llegar hasta aquí, a estas alturas a todos os ha resultado difícil, todos habéis sufrido parones, incertidumbres, agobios y a todos de una u otra forma en algún momento de bajón en la larga espera, habréis temido no llegar hasta el final. Para nosotros igualmente ha sido complicado, con dificultades añadidas y con esos miedos acechándonos a cada tramo de estos dos últimos años.
Os puedo asegurar que nuestro camino hacia Diana y Nacho ha estado lleno de curvas vomitivas, de pendientes y cuestas arriba, hemos tenido que cruzar algunos ríos que parecían imposibles de superar pero mas lejos o mas cerca siempre encontramos la forma, la fuerza, el camino, por borroso que pareciese –y creedme que hemos sentido que nos perdíamos, en muchas ocasiones-
Pero nosotros como vosotros los padres adoptantes tenemos una suerte de brújula interior que nos marca el camino, una fuerza y un empuje, como un instinto que nos devuelve siempre al camino,…

"La noche antes del viaje"

Deseo lo que habrá de venir, pero aún deseo más
que lo que haya de ser sea un recuerdo,
otro nuevo episodio que permita, en un breve futuro,
distintas noches previas al día de partida,
puesto que en esas horas el vivir se descubre
con una fuerza extraña que el viaje no conoce,
y que el deseo nunca podría contener.

La vida antes del viaje no parece vida,
sino un ofrecimiento
imposible de ser ya defraudado.
Nuestras fieles rutinas no conciernen
a quien se marchará, y el día de mañana, inabarcable,
excita los sentidos, aviva la esperanza
y nos impide el sueño. El tiempo cotidiano,
aunque nos pertenezca, en el recuerdo es torpe,
y ese distinto tiempo que se aguarda
tiene un lugar para creer posible
que otra será la vida que suceda.
Más próxima a la idea que tenemos
La noche antes del viaje.

Todavía unas horas demoran la partida
y ya quiero volver para esperar de nuevo.

Un Poema de Carlos Marzal

PLAN DE VIAJE

En ese mapa hemos puesto el recorrido que haremos mañana día 8 de octubre, salida a las 7,30 a.m. desde Almería, y con sus distintas paradas y cambios de aviones y compañías hasta culminar en Ust-kamenogorsk (Oskemen en kazajo) el día 9 a las 9,20 a.m. hora local, hay un desfase horario de 4 horas con España así que en realidad serán alrededor de 22 horas de viaje con once de vuelo, un palizón. El regreso será un mes después con el mismo trazado a la inversa pero haciendo noche en Madrid, seguro que lo agradeceremos. De todos modos yo hace días que duermo poco y mal y no creo que esto vaya a cambiar para mejor en los días venideros. Llevaremos una maleta y un equipaje de mano cada uno y las maletas no pueden superar ninguna los 20 kilos ya que aunque en Air Nostrum y Lufthansa (primeras etapas de vuelo) dejan hasta 23, Air Astana no permite superar ese peso por persona sin pagar exceso de equipaje. Parecen mucho 20 kilos ¿verdad? Pues no, hay que pensarse mucho que metes y que no porque…

¡Prueba superada!

Hoy es un día especial, nos han confirmado lo que ya sabíamos pero el que te lo certifiquen te da una tranquilidad…y una felicidad difícil de imaginar, es como si me hubieran dado permiso para poder desatar mi ilusión contenida, me acabo de dar cuenta de que llevo un tiempo con la respiración contenida y hoy he podido respirar hondo de nuevo: las pruebas de Eduardo, el Tac, los rayos X de cabeza y cuello, la analítica todo da libre de enfermedad.¡¡ Eduardo ha superado el cáncer!!
Justo en este mes hace un año en que nos confirmaron la existencia de las mortíferas células en su garganta, justo hace un año creí que nuestros proyectos e ilusiones, nosotros mismos como hasta entonces éramos, estábamos acabados, justo hace un año entramos en una vorágine de médicos, pruebas y hospitales, de tratamientos salvajes que venían a sumarse a los tratamientos y los médicos y las pruebas y los hospitales de otra de las personas que más quiero en el mundo, todo a la vez, todo junto, mi hermano Carlo…