Ir al contenido principal

El mar y la risa

(Fotografía de la obra de Aurora Rumí: http://aurorarumi.blogspot.com/)
Hace unos días Diana, mi hija de 7 años, me preguntaba cuando iríamos a bañarnos al mar, vivimos muy cerca de la playa y está deseando meterse en el agua, yo le explicaba que ahora está muy fría y que tendríamos que esperar a que hiciera calor, que pronto iríamos a jugar a la playa pero que bañarnos sería más adelante en verano. Me dijo que le daba miedo porque no sabía nadar, le explique que le enseñaríamos y que mientras se ayudaría de unos flotadores, que no se preocupara. La verdad es que hace unos meses le daba miedo la ducha y sentía pánico cada vez que le lavaba la cabeza y el agua le caía por las orejas, hasta que comprobó que no pasaba nada porque se le mojaran pasamos unos cuantos malos ratos, -a su hermano todavía le pasa y pilla cada berrinche cuando le tenemos que mojar la cabeza que quien lo oiga pensará que le debemos estar torturando-. Luego me preguntó si había peces en el mar y si eran muy grandes, le dije que si que había pero que eran muy pequeñitos y bonitos y que no hacían daño, ni daban miedo, que los grandes estaban muy muy lejos.
Entonces su preocupación fue la de quien habría en la playa le dije que lo mismo habría mucha gente o poca, dependiendo del sitio, o del día que fuéramos, en seguida me dijo que a ella le daba vergüenza tener que bañarse en braguitas delante de la gente y le dije que no se preocupara que para bañarse había trajes especiales de baño y me dijo ¿en traje? (la verdad esque no pude contener la risa por tanta inocencia), “no hija no, en bikini o bañador”, y le expliqué en que consistía, como todas estas elucubraciones me las estaba haciendo un domingo por la mañana ,las dos remoloneando en la cama, más tarde le enseñé en el ordenador en qué consistía un traje de baño de chica y de chico y está deseando que le compre uno ( ah, y para Nacho también, todo me lo pide también para su hermano)
Ahora estamos considerando el apuntarlos a clases de natación o tratar de enseñarles nosotros, como están recién llegados, nos parece más importante pasar mucho tiempo juntos, y las tardes -que es cuando podríamos llevarles ya que Diana tiene colegio por las mañanas- se nos va en hacer deberes, merendar y jugar porque ahora estamos los cuatro, a finales de abril me incorporo al trabajo y no se si en mayo habrá cursos o lo que haremos entonceso cómo nos organizaremos.

De momento me parece mucho más importante “hacer familia”, el apego y crear vínculos son los temas que me parecen mas primordiales y peliagudos nuestros hijos son muy cariñosos, cariñosos y también muy zalameros en otras ocasiones, esa es la cara amable, luego está la cruz: cuando nos toman el pulso y nos llevan al borde de los nervios y nos dejan allí, con los pies colgando y la frustración asomándose socarrona por los rincones, la firmeza y la disciplina a veces dan mucha pereza, pero la pereza no tiene hueco en esta etapa y aprender a dosificarla y dosificarnos y aplicarla la mayoría de las veces es agotador.
Cuando en lo concerniente al apego leo conceptos como “apego inseguro”, “niños velcro”, “niños teflón” (“La aventura de convertirse en familia” de Beatriz San Román), que ahora mismo reconozco tan claramente en nuestro hijo Nacho, me preocupa muchísimo no conseguir vínculos afectivos sólidos y aunque consigamos establecer vínculos, no conseguir un apego “de calidad” y quedarnos en ese tanto por ciento alto que Ruskai Melina (“Cómo educar al niño adoptado”) define como punto intermedio entre los que no están desvinculados pero tampoco están apegados a sus padres lo que conlleva a veces problemas de índole mas seria sobre todo en la adolescencia (que yo ya no veo tan lejana, por Diana)
Hemos batallado tanto por formar una familia que me doy cuenta de que aquella lucha eran los preliminares, ahora empieza la de verdad sin hipótesis sin espejismos platónicos ni románticas ideas, praxis y solo praxis y mucha ilusión -eso si-, y por descontado el cariño a espuertas.
Ahora hay que “hacer” familia, nosotros como timón y guía y nuestros grumetillos de carne y hueso, nuestras cartas de navegación son nuestros valores y lo que queremos fomentar en nuestros hijos.
Mi madre ( mi timón y mi guía) decía que los hijos, si estaban sanos, venían SOLO con cinco sentidos y que de los padres dependía completarles ayudándoles a desarrollar los otrs dos que completan a un ser humano: el sentido común y el sentido del humor que son distintivos del ser humano.
La verdad es que la risa es el camino mas corto entre dos personas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…