Ir al contenido principal

Todas las madres una madre.



Querida hija mía, estés donde estés:

Hoy es el día de la madre y hace tres años que te busco para oír de tus labios llamarme mamá.
Mamá es una maravillosa palabra que suena en todos los idiomas igual, pero no en todos los labios, y no hay en el mundo una palabra que suene mejor.
Mamá cura el dolor y protege del miedo.
Tú no sabes como se pronuncia y yo aún no sé como suena.
“Mamá” Es una palabra de dos direcciones y yo necesito encontrarte para que me llames “mamá” y me cures del dolor de no tenerte conmigo y el miedo a no encontrarte.
Hoy, día de la madre no voy a oírtelo decir de palabra, pero sé que en tu corazón me estás llamando “mamá” y mi corazón te está escuchando.
Esa es mi guía hacia ti, si tú no te cansas, yo tampoco.
Mi amor, mi pequeña, te quiero ¿me escuchas?
Espérame que quiero regalarte todo lo que contiene la palabra mamá.
Y mi corazón sólo espera esa palabra mágica, que está latiendo en tu corazón esperando poder subir a tus labios.
Espérame amor mío, no se donde estás pero encontraré el camino hacia ti.

Te quiere: Mamá (Mayo 2009)

Hace un año escribía estas palabras, escribí mis sentimientos en frases cortas para poderlas escribir también en ruso, en mi torpe y recíen aprendido ruso...y luego la vida me regaló no sólo una hija kazaja, -que no hablaba ruso sino kazajo- y además me regaló un hijo maravilloso.
Escribo esto especialmente para las que aun están esperando a sus hijos, como testimonio de que la vida no siempre te regala al final del camino lo que deseas sino que incluso ¡lo dobla!, y todas las expectativas quedan cumplidas con creces, aunque en algún punto del camino creamos que no, aunque lleguemos a tener serías dudas de nuestro destino.

Leí hace poco unas palabras que estaban escritas como para mi, sé que las vais a sentir como dirigidas a vosotras, a cada una de vosotras, como me pasó a mi al leerlas :

"Ser madre es un camino, no es un destino".
Y nuestro camino, el de todas las que hemos escogido la senda de la adopción, empieza mucho antes que quienes escogieron o pudieron realizar su sueño de forma biológica, nuestra gestación está llena de papeles, de apostillas, de esperas dilatadas, de incomprensión y de inseguridad a culminarla... bueno de tantas incertidumbres que aún me desesperaría enumerarlas.
Pero a fuerza de tesón y de dolernos el corazón y las entrañas en esos bajones terribles, se llega al otro extremo del hilo rojo, y nos encontramos en los brazos con una personita a la que tanto buscamos pero de la que nada conocemos, y empieza un nuevo camino.
Cuando empezamos nuestra andadura hacia ellos Diana tenía poco más de tres años y nuestro hijo Nacho no había sido siquiera concebido, y como cosa curiosa el día que firmamos en asuntos sociales la petición de apertura del segundo expediente para Kazajstán nuestra hija cumplía 5 años y han sido 6 las velas que no hemos soplado juntas…
Estos como otros muchos son los procesos dolorosos que hemos de sufrir, y que como muchas de las cosas dolorosas de esta vida hay que aprender a vivir con ello, vivir con el desconocimiento en la vida de nuestros hijos anterior a nosotros. Nunca la ignorancia produjo tanta angustia. Siete años que me he perdido y... ¿Qué me he perdido?.
Cuando miro alguna de las pequeñas cicatrices de mi hija de las que desconozco cómo se han producido, o las señales de alguna vacuna en la que no estuve yo presente sabiendo el miedo que le producen los pinchazos…
Cuando pienso en el recién descubierto mundo de los besos de Nacho,
que parece estar resarciéndose de los que no ha recibido en estos dos años y medio, porque nadie que esté cerca se le escapa sin que le pida “besito” , o si está jugando lejos de nosotros de pronto viene corriendo y nos abraza y nos da o nos pide “besito”… dos años y medio él sin besos, nosotros sin sus besos.
Sólo quien tenga la suficiente sensibilidad será capaz de entender cómo nos duelen nuestros hijos en las entrañas sin haberlos gestado, sin haberlos parido, porque es un dolor lleno de interrogantes y vacío de respuestas.
Hoy es el día de la madre, mi primer día como madre y me he acordado de los muchos que pasé deseando sentirme madre, pensé que sería un día completamente feliz, pero no es así, porque hoy también recuerdo a mi madre hace más de veinte años fallecida y se me agolpan todos los días de la madre que pasé con ella y recuerdo a la mujer que gestó a mis hijos a la que le deben la vida, a la que debo su vida.
Por eso me emocioné tanto cuando mi hija al salir del colegio el viernes me dio su regalo para el día de la madre: un monedero hecho con un cartón de leche reciclado, que su padre en secreto ayudó a recortar y su maestra ayudó a confeccionar…¡El monedero mas bonito que he tenido ni tendré nunca!
Mi hija me preguntaba en su español recien aprendido “-¿mama porque tu lloras?”
Cómo explicarle que lloraba de una felicidad que me dolía al mismo tiempo, que Madre para mi es una palabra tan cargada de significados que me desborda el corazón.

Hoy es el día de las madres, de todas las madres de mi vida. Estoy muy feliz pero me duele, difícil de entender sino se sabe porqué lo digo, porqué lo siento de esta manera.
Escribo esto para compartirlo y para sacarlo de mi y por eso, con todo mi sentimiento va mi recuerdo y mi felicitación a “mis madres”, y a mis amigas madres, las que lo vivieron conmigo y las que están apunto de vivirlo, y a aquella madre sea quien sea a la que le lleguen mis palabras. Porque hoy, yo que soy madre, me siento muy huérfana de la mía, por no poder vivir con ella la alegría y el dolor de haber podido llegar por fin a ser MADRE.

Comentarios

  1. Hola Mercedes. A mi también me emociona leerte porque eres capaz de poner palabras a los sentimientos de muchas de nosotras. Feliz día de la madre para ti, también.
    Me ha hecho mucha gracia leer que Nacho saca parte de la comida de la boca. Mi hijo hace lo mismo. Aunque meriende a las 4 a las 8 todavía es capaz de estar dándole vueltas a un trozo de jamón (si es fruta no tiene ese problema). Nosotros cariñosamente le decimos que nos enseñe dónde tiene el bolsillo de la boca dónde guarda la chiche... Ay estos niños...
    Besos

    ResponderEliminar
  2. ¡Feliz Dia de la Madre para ti tambien!
    Gracias por compartir, por todo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…