Segundo Día de la Madre.

Hoy es el día de las madres, de todas las madres de mi vida.
Hoy es el Día de la Madre, mi segundo día de la madre, hace dos años andaba en este día con el corazón encogido y la lágrima floja, no tenía a quien regalar ni quién me regalara, Eran fechas tristes para el recuerdo y por las ausencias, de hijos y de madre.
El año pasado también lo viví con parte de mi corazón encogido por la ausencia de mi madre y porque recordaba a la que hizo posible que mis hijos nacieran.

Y este año sin dejar de recordar a esas otras madres de mi vida, Y dando gracias al cielo, lo estoy viviendo no como hija huerfana ni madre principiante con el título recién estrenado, me doy cuenta de que antes prevalecían esas dos posiciones porque aún no sentía que ese título protagonista de este día el de madre, me pertenece por derecho.
Hoy sin sombra de duda, sin titubeo o inseguridad alguna me siento y me reconozco como madre verdadera, indiscutible.

Una madre se hace a fuerza de noches de insomnio,de profundas y genuinas preocupaciones, de renuncias, de dedicación exclusiva y a veces hasta excluyente, de la propia persona.
Es la que a golpe de vista u olfato sabe si sus hijos están pachuchos, resfriados, tienen fiebre o están a punto de tenerla.

Ser madre es pasar noches enteras sujetando una manita o curar una pupita con pomada de besito y hasta un dolor de barriga con masajes de bálsamo “mimosín”.
La que tiene que hacer todo en presencia de los niños y es capaz de hacer cuatro cosas de manera simultánea y con una sola mano y hasta con un solo ojo para no perderlos de vista.
Es la que es capaz de lavar y tender y recoger y planchar toneladas de ropa de niños para ponerlos guapos y ella se viste con un sueter y el vaquero de siempre que no necesita plancha. Es la que ha cambiado el baño relajante con música sales y espuma, por duchas precipitadas y sus sesiones de cremas y potingues por ratos de Cuentacuentos,y guiñoles.

Madre es un título que se obtiene por volver a estudiar para ayudar a hacer los deberes, y convertirse en traductora e intérprete de balbuceos o palabras inventadas… En fin, una lista interminable (personal e intransferible) de renuncias gustosamente hechas y de momentos memorables por mor de esos seres que nos llenan la vida y el corazón de emociones genuinas e insustituibles.Hoy es el día de la madre y he recibido de mis hijos los regalos más bonitos: “A medias” con su padre, me han dejado dormir una hora más esta mañana (tras las interrupciones de las 2 y tantas y las 4 y poco de la noche de Nacho que con su tos, o sus mocos… o su “susto” o sea lo que sea lo que le despierte cada noche) Diana me ha regalado un dibujo personalizado y “a medias” con su profesora, un diploma en inglés a la mejor madre del mundo que ha coloreado en tonos pasteles y que he corrido a plastificar para poder colgar en mi despacho.Recuerdo que de pequeña semanas antes de las fechas señaladas como “día del padre” o “día de la madre” dedicábamos las horas de “plástica” a fabricar el regalo para nuestros padres. ¿Quién no recuerda aquel juego de escritorio consistente en un cenicero y un cubilete para los bolígrafos hecho con palitos de pinzas de madera pegados en un cartón y barnizados, o aquel marco de cartón pintado y decorado con flores de miga de pan?
Ahora se lo que se siente en el otro lado de aquel gesto de ilusión, ahora se que ya más mayor cuando mi hermano 6 años más pequeño le regalaba aquellas manualidades hechas con palillos y plastilina que mis ojos preadolescentes venían como mal hechos pero graciosos detalles, los gestos y ademanes emocionados de mi madre eran reales y sentidos.
Nacho tanbien me ha hecho un doble regalo siempre a medias con su maestra, un precioso y personalizado imán en forma de flor con las palabras mas bonitas del mundo “ mamá te quiero mucho” en cada pétalo y … bueno Isabel -la maestra de mi hijo -ha trabajado mucho para que Nacho me regale una tarjeta preciosa fabricada en cartulina con un precioso corazón en el centro con su nombre.

No se si las maestras saben lo importante que son esos detalles -tan especiales- para las madres, creo que si, porque emanan cariño y son regalos hechos con su inspiración y su interés y tienen la capacidad de sorprender y emocionar. Felicidades maestras por que con el esfuerzo, la atención y dedicación a nuestros hijos haceis posible esos detalles que tanta ilusión nos hacen a las madres.
Y por último quiero felicitar a TODAS las madres "verdaderas",
a las que se sienten como tal, a las que tienen consigo a sus hijos y a las que no, aún no .

1 comentario:

  1. Gracias por vuestro comentario. Sólo alguien que haya tirado de esos maravillosos hilos, bien rojos, verdes o invisibles, sabe reconocerlos en una simple fotografía.
    Un abrazo.
    Yolanda.

    ResponderEliminar

Me encanta que me cuentes lo que piensas