Ir al contenido principal

Cuentos que ayudan a los padres.

No lo voy a negar, mi hija me preocupa y mucho.
Es la niña más dulce del mundo, extraordinariamente buena y cariñosa con una importante carencia de experiencias y esto es un problema que se acrecienta día a día porque tiene grandes huecos y lagunas y le faltan datos básicos del corriente día a día y lo malo es que le falta curiosidad por rellenarlos, al mismo tiempo se está haciendo mayor muy deprisa pero su inmadurez es tanta que la mayoría de las veces cuando una u otra faceta se pone de manifiesto resulta igual de chocante la una que la otra. Es una niña muy especial (¿qué niña no lo es?) pero sus circunstancias, pasadas y presentes hacen que mi preocupación por ella sea enorme y eso me lleva a romperme la cabeza pensando en mil maneras de –a veces- hacerla comprender o simplemente hacerla reaccionar, que pregunte, que se interese...


Tenemos frentes abiertos en muchos campos: la alimentación, los conocimientos básicos, y una personalidad de libro en blanco donde ir acumulando los recortes de personalidades ajenas o vecinas que le van llamando la atención, y esto tan literariamente escrito es una bomba de relojería por la que hay que estar alerta y muy pendiente porque, por nombrar algunas lo mismo se trata de imitar la letra de una amiga –empeorando una caligrafía que nos ha costado Dios y ayuda conseguir- que una costumbre tan fea como la de morderse las uñas –cuando ya habíamos desterrado la suya de chuparse el dedo sin parar-. ¿Nonadas? ¿Signos de alarma? Día a día intentamos llegar a ella por el camino del diálogo o de la laboriosa tenacidad y hasta recurriendo a la antipática y fastidiosa severidad. Buscamos refuerzo y apoyo en maestros y tutores, orientadores y profesionales, cuando sentimos que nuestras palabras huecas de significado para Diana acaban rebotando en unas paredes impermeables y perdiéndose en un abismo de indolencia y displicente conformidad donde las emociones a veces se desbordan por un goteo continuo mezcla de apatía, ignorancia, confusión e ingenuidad.
El caso de Diana no es un problema de comportamiento -en absoluto-, sino de actitud ante la vida, probablemente la misma actitud que le ha permitido seguir siendo tan infantil e inocente. Los escudos de los que cada cual somos capaces de servirnos para protegernos de las cosas que no entendemos o de las situaciones que no podemos eludir -cada cual teme a sus particulares dragones-, y muchos de nuestros niños los han tenido que blandir desde prácticamente el minuto cero de su consciencia ¿Cómo sino sobrevivir a carencias y a situaciones de desamor inimaginables aún para los adultos?
Pero entre tanto escudo alzado y tanto laberinto emocional creo haber encontrado en mi hija una puertecita en la parte de atrás de su “jardín extranjero”, la encontré -como siempre pasa- por ” casualidad” mientras buscaba sin parar una rendija donde colarme a su mundo interior, un mundo exclusivo de hadas y princesas, donde la luna tiene ojos y sonrisa y los animales son capaces de hablar, donde los peces y los patos de los estanques vienen siempre a saludarnos porque saben que nos gustan y que no les haríamos daño y donde los hechos que acontecen son más lentos y sencillos que esta vida nuestra tan estresante y agitada.



"-¿Dónde se ha visto que un conejo llegue tarde? ¡Entonces no es un conejo es una persona y ya no tiene gracia...!" me comentó una vez.

He encontrado en los cuentos, en las historias lineales y sencillas con las que Diana se identifica el vehículo perfecto para comunicarme con ella. Pero no todos los cuentos le llegan, como no encontraba lo que necesitaba acabé por escribir yo misma las historias.


"Casi siempre se hallan en nuestras manos los recursos que pedimos al cielo" W. Shakespeare

Comentarios

  1. Para nosotras los cuentos son fundamentales.¡No se que hubiera hecho sin ellos¡

    Tanto los que inventamos como los que ya están escritos.
    Y también las películas (bien seleccionadas) son un instrumento de gran valor para llegar a mi hija.

    un abrazo
    ¿El cuento es tuyo? Me ha encantado.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…