Ir al contenido principal

El verano ya llegó


Con una divertida noche de San Juan entre amigos y vecinos, dimos la bienvenida al verano y despedimos el curso escolar, llegó el verano y se acabó el cole, llegaron las notas, este año menos generosas, más realistas, pero menos compensatorias del trabajo que nos ha costado sacar el curso. 
Todo aprobado,  con bien y como destacable la lengua con notable y la educación física con sobresaliente. Estoy contenta, pero no tengo la sensación del trabajo cumplido porque tenemos tanto retraso, tanta falta de conocimientos y experiencias cotidianas que mi sensación es la de escalar una montaña de la que apenas hemos alcanzado un repecho muy bajo. Pero como decía Confucio "Hasta la más larga caminata empieza por un pequeño paso". Y alguno hemos dado.
Estoy agotada, ha sido un largo curso de tiras y aflojas, de una oposición pasiva, con una resistencia pertinaz a cualquier requerimiento, una postura absolutamente frustrante que chocaba de frente con la oposición abierta y provocadora de Nacho. Si me preguntan no sé cual es peor.
La conducta de Diana es como una estrategia de desgaste, posponiendo hasta el extremo las tareas sean cuales sean, haciéndolas mal, pero sin malicia, termina por darte la sensación de que le estás exigiendo lo que no puede. Algo que queda desmontado cuando la motivación es fuerte –ir o no a un cumpleaños, por ejemplo-,e idéntica antes ardua tarea se convierte en algo solucionado en tiempo record. Entonces la imposibilidad  se convierte en eficacia…y encima tienes que dar saltos de alegría!
Para poder acabar el curso, y que no se nos fuera todo al garete, hemos tenido que recurrir a todas las tácticas de manual y creo que alguna más hemos añadido de nuestra cosecha. La que me dio resultado en las dos últimas semanas (justo para los últimos exámenes) fue el llevarme a Diana de compras y comprarle ropa tipo Hanna Montana (eso si light, sin hombros descubiertos, ni escotes inapropiados) y llegar a un acuerdo con ella para desmontarle esa oposición tan firme que no había manera de suavizar, ni con otros incentivos ni con castigos.
El acuerdo era que cada tarde cada una de las dos escogía un conjunto de ropa para llevar al cole el día siguiente, ella escogía pantaloncitos mini short, y camisetas de lycra y yo pantalones bermudas tipo deportivo y camisetas “normales”, amplias de cuello caja y manga corta mas bien unisex. Escogía yo con mucho cuidado lo menos parecido a Hanna Montana, antes de ponerse a estudiar yo le colocaba encima del sofá del estudio ambos modelitos… el primer día no surtió el efecto deseado, tal vez porque no se creía que cumpliría mi parte del trato y que no la mandaría al cole con esa ropa, ropa que por otro lado estaba nueva, aunque no era desde luego muy coqueta, ella sabe que me gusta que siempre vaya guapa. El segundo y el tercer día si que surtió efecto y Diana hizo sin demora las tareas e incluso adelanto algo de un examen de cono. Tira y afloja, el cuarto volvió a fallar mi estrtegia y de nuevo se fue al cole con ropa deportiva… y con un enfado monumental. Como le diría a una buena amiga mía, mamá de otra kazajita: “mi mamá cuando no hago las tareas me castiga a ir al cole con la ropa vieja”…
Así ve ella mi estrategia, la ropa desde luego no es vieja (no puede serlo por el tiempo que llevan aquí y por los estirones que pega la condenada que ya no le encuentro ropa de niña para su talla…pero si lo es para ella en contraposición a su ropa nueva a la moda como van sus amigas, la ropa que le hace sentirse pertenecer al clan y que ha sido mi aliada para aprobar los últimos exámenes.
 Con sus más y sus menos a fuerza de “negociar” con la imagen, hemos conseguido acabar el curso, con todo un poquito mejor que aprobado, pero con mucho agotamiento.
A toro pasado y con el curso aprobado, empieza la escuela de verano, este año los apuntamos a los que se imparten en la universidad, todo deportes mucho juego, algo de inglés y lo más importante: cursos de natación, que Nacho en cuanto pilla un descuido se tira al agua y le da lo mismo en el lado de la piscina en el que esté, o como de picado esté el mar.

No tengo la sensación de haber llegado a ninguna meta, ni siquiera de haber superado una etapa en lo académico, porque me temo que los conocimientos adquiridos con tanto esfuerzo se han borrado en los cuatro días de vacaciones que llevamos, como si hubieran estado escritos todos en la arena y los hubieran borrado las olas, en un golpe de mar, Cada día Diana tendra que leer un poquito o hacer un par de cuentas y pasar un ratito con los acertijos y jeroglíficos del método Apdi, para que su mente no se cierre, para que sus neuronas encuentren nuevas conexiones que nos ayuden a seguir avanzando.
 Qué difícil es recuperar siete años de practicamente nula actividad cerebral y el desorden de su mochila sentimental, pero confío en que llegará un día en el que de alguna manera todas las cosas que ahora está aprendiendo, todas las experiencias que nunca ha tenido, conformen el puzle que la normalicen y pueda florecer también todo lo bonita que  es desde dentro afuera. 


Mi niña… Mi niña que desde hace un tiempo ha empezado a incluirse en los dibujos que me hace, antes sólo me pintaba a mi, mamá princesa, mamá hada, mamá vestida de fiesta, barbie-mamá… ahora en sus dibujos se pinta a mi lado, cerquita o de la mano, las dos sonriendo… y sus dibujos me hablan de que entre nosotras, pese a mis enfados y mis estrategias...todo va bien.  

Comentarios

  1. Enhorabuena¡¡¡¡ El progreso de tu hija es de admirar. Creo que todos acabamos exhaustos al final del curso, tanto ellos como nosotros.


    Pero sea como sea se acabó durante dos meses. Todos nos merecemos un descanso.
    Os deseo un féliz verano

    ResponderEliminar
  2. Merchita, qué gracia. Hemos escrito un post el mismo día con el mismo título. Hay que ver cómo el tema académica nos lleva a todas embarcadas en la misma travesía. Animo que las notas están bien cuando se han luchado, aunque sea a base de modelitos ;-). Ese ingenio de madre, qué bien te funciona.

    besitosss

    montse


    pd. a ver si quitas las letras esas, qué rolloooo, debo tener algo de robot porque la mitad de las veces no las entiendo.

    montse

    ResponderEliminar
  3. Pues de este lado del charco me uno a la misma travesía del tema académico. También nos ha costado horrores sacar el curso, y digo nos porque si no lo hacemos mi hija y yo en equipo no habrá manera de lograrlo.

    A ustedes que están en España les recomiendo un libro que acabo de descubrir y que sólo se consigue en Madrid, veánlo en este post:

    http://chiquitaadorada.blogspot.mx/2012/06/por-que-yo-no-puedo.html

    Besos, felices vacaciones!!

    Alejandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu recomendación, te seguire en tu blog con 5 años de andadura tines mucho que aportarnos! Un abrazo enorme.

      Eliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…