Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Verano de hielo y nieves

Este verano de momento está transcurriendo con normalidad, llevar a los niños a la escuela de verano de la universidad ha sido todo un acierto, juegos, deportes, un nuevo entorno, nuevos compañeros nuevas formas de relacionarse… -Mira mamá esa es A.K. - Es del cole? -No de la universidad… ( me hace gracia  que mi hija “vaya a la universidad”  con 9 años) - Y esos son sus papás? - Si mamá..( se da cuenta del prqué se lo pregunto) -A.K. También fue adoptada…pero ya no. -¿Pero ya no? -No ya no, a ella la adoptaron pero ya tiene a su familia y va al colegio, ya no es adoptada.

Esta conversación es recurrente cada vez que nos cruzamos a alguna niña o familia multiétnica, mi hija lo tiene muy claro: YA NO ES ADOPTADA, mi hija es una niña que tiene familia, va al cole y tienen una vida normal, Diana es sencillamente una niña ( no una niña adoptada) es UNA HIJA. Diana por las tardes viene conmigo a la tienda,  le he comprado cuadernillos con juegos  y pasatiempos simples con dibujos bonitos, (uno de l…

Sumergidos en el verano

Este verano estamos algo más normalizados, a la fuerza! Yo trabajo todas las horas trabajables, o mejor dicho estoy más tiempo en la tienda y trabajo más a deshoras, a última hora de la mañana o de la tarde cuando ya tengo el bolso colgado en el hombro siempre entra alguien que quiere “echar un vistazo” y luego con un poco de suerte aprovechando las rebajas pues ese vistazo se materializa en compra, asi que termino cerrando tardísimo y llegando a las tantas a medio día y por la noche, lo justo para dar de comer o cenar y un poquito de descanso (siesta o nocturnidad).

Hemos estado todos pachuchos.
Empezó Diana, y yo creí que se trataba de un golpe de calor, una insolación por jugar a pleno sol sin la gorra, en día y medio se le pasó, luego le siguió Nacho, que empezó a quejarse de la barriga y yo pensé que como se traga toda el agua de la piscina, raro era que no le hubiera dado antes un buen retortijón.

Ya cuando le tocó a Eduardo y lo tumbó tres días en la cama hecho una piltrafilla,  …