Ir al contenido principal

Adiós mi pequeña china, adiós.


Nos devolvieron ya definitivamente el sueño chino hecho añicos,  el expediente que por tantas razones no llegó a feliz término ya está de vuelta. Se acabó.


No es una locura que me de tanta pena, con aquel expediente  viajaron a China mis deseos y mis esperanzas de ser madre, tantas ilusiones que puse en aquel país que tanto se ralentizó. Siete años.
Los caprichos del destino y de ese hilo rojo nos desviaron en la larga espera hacía Kazajistán que tras una espera de más de dos años era el país donde esperaban nuestros hijos, los que iban a serlo de verdad, los que lo son hace poco más de tres años (que poco me parece...)
Pero aquella niñita de nuestros primeros sueños adoptivos tenía un nombre :Ailín, escogido por su padre y por mí y que fue creciendo con cada certificado de idoneidad renovado, primero de 0 a 2 años luego de  3 a 5  y hoy si hubiéramos seguido esperando ya tendría 8 años.

¿Un sueño que se  cambió por otro?

Al principio no, antes de la crisis, antes de asumir  las limitaciones de capacidad , de la edad y la economía, aún creía, aún acariciaba la idea de que Ailín algún día se haría realidad en mis brazos.
Tantas veces viajé  a China en mi fantasía y viví la  asignación y el momento de la adopción, tan real me parecía que a fuerza de visualizarlo pensé que se haría realidad.
Pero la vida  va forjando caminos que tu ni te puedes imaginar. Va quitando de tu vida personas y personajes y creando una nueva historia a fuerza de seres nuevos y capítulos intensos que, con colores distintos rectifican el boceto que tu ideaste.
La vida nunca resulta como la imaginas. A veces es mejor o... no se sabe.
Tengo a mis hijos de ojos de media luna, tengo a mi princesa oriental, a la que no le puse aquel nombre porque cuando conocía a mi Diana tenía 7 años y un nombre al que respondía y con el que se identificaba, lo único que tenía suyo y para siempre. Entonces yo aún creía que Ailín existía para nosotros también en otro país, que me esperaba en China.
No sé si algún día iré a aquel país cuya cultura tanto me atrae, pero las razones serán muy distintas y sé que lo disfrutaré mucho viendo su paisaje reflejado en los ojos de mis hijos. Porque desde que Kazajistán me los dio la vida es mucho más bonita reflejada en sus pupilas.
Adiós China, ya no tendré un hij@ tuyo. Pero te sigo añorando y tal vez un día pueda conocerte y presentarte a mis hijos, que me esperaban justo al lado de tu frontera.



Si queréis la letra de la canción y la traducción de esta preciosa canción de cuna , visitad el precioso blog  “Mi peque vino de China”:

Comentarios

  1. Con el corazón encogido me faltan palabras para expresar lo que siento en estos momentos. Fuerza y ánimo, fáciles palabras para un proceso con final amargo. No se ni puedo decir más...

    ResponderEliminar
  2. Hola Merche,

    ¡¡¡¡¡ HE PERDIDO TU TELEFONO¡¡¡¡¡ Y yo he cambiado el mío¡¡¡¡¡¡

    Por favor, mánadme un email a : p.rodriguez@interlex-spain.com
    que tengo muchíiiiiiiiiiiiiiiiiiisimas ganas de hablar contigo.

    Besos mil

    Pilar (Marbella)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…