¿La necesidad de un punto de encuentro?



Desde hace un tiempo no hago sino ver como cierran tiendas y negocios a mi alrededor, en nuestra calle, tan céntrica como es, han ido cerrando uno tras otro y los locales están quedando deshabitados, la calle entera se está quedando despoblada de abajo arriba, los soportales se van oscureciendo, la calle poco a poco se está quedando vacía de comercios y llenas de persianas y locales con señales de abandono, y hablo de mi barrio pero podíamos hablar de cualquier barrio, en cualquier ciudad.
Mi tienda está situada en la parte alta de la calle en donde aún hay actividad comercial, a mí aún no me ha llegado, pero cuando veas las barbas de tu vecino pelar… y en estos años yo las he visto y muchas!



La crisis, es una realidad que cada día se vuelve más cruda.
Estas preocupaciones, que todos tenemos en mayor o menor medida, no hacen sino darme vueltas en la cabeza y un día me desperté con la idea de que si yo tuviera que cerrar mi negocio, a demás de lo mucho que me iba a doler – dejar atrás casi 28 años duele mucho- ¿cómo lo haría…? Porque he visto cerrar negocios de muchas formas: unos han cerrado de repente, y otros de rentas más bajas, han esperado meses hasta que se han aburrido de esperar a liquidarlo todo y otros han tenido que dejar dentro del local los enseres y el mobiliario perdiéndole dinero y el que  ha venido después o los ha tirado o se ha aprovechado.

cierrolatienda.com, -que es como se me ocurrió llamarle a este proyecto-, nació de esa idea de que a lo mejor se necesitaba un sitio específico, ahora que hay tantísimo cierre, porque todos los días leíamos y leemos lo de los cierres y la cantidad de empresas que se van al garete y esa necesidad que a mí me parecía tangible, se la expuse a gente que podía entender del tema y les pareció interesante.
Como me gusta mucho,-no voy a decir la informática-, sino el ordenador, pues con la ayuda de una gran persona y un gran profesional como es Ramón Ortiz, informático y propietario de lamaneta.com que es un portal conocido por todo aquel que le interese el mundo del motor, razón por la que lo conocía Eduardo -mi marido-. Así que nos pusimos en contacto con él, le expuse el tema, le gustó y me dio muy buenos consejos, entre otras cosas me dijo “inténtalo, empieza con algo sencillo y mira a ver si es verdad que esa necesidad existe ..."

Y creamos el mercadillo, un "escaparate" o tablón de anuncios, donde de manera gratuita cualquiera que tenga que cerrar su negocio –del tipo que sea-, pueda liquidar tanto desde un stock o restos de mercancía a esos enseres que a alguien le pueden venir bien: objetos decorativos o de iluminación, bolsas, maquinas (por ejemplo …de etiquetado o alarmas), o herramientas, hasta programas informáticos, todo lo que haya quedado de un negocio que se desmonta, también anunciar un traspaso, demandar u ofrecer empleo, etc.
El mercadillo está por estrenar e iremos ampliándolo u organizándolo a medida que vayan perfilándose las necesidades reales.

Sé que no es una idea divertida, pero si puede ser práctica, conseguir un lugar que centralice las necesidades de un sector tan castigado y al que nadie ayuda. Un punto de encuentro donde la gente que cierra su negocio se sienta menos aislado y si cierran su negocio que puedan hacerlo más rápido y puedan hacerlo mejor.

Cómo es una web y no un blog, y aunque no son muchos,tiene sus gastos (hosting, mantenimiento, etc) que vamos a tratar de compensarlos con publicidad de Google, siempre y cuando la idea tenga aceptación.
Esa es la idea y en lo que estoy volcada ahora y de esta manera comparto con quien me lea, el proyecto en el que estoy inmersa, esperando que tenga una buena acogida.

La dirección es   www.cierrolatienda.com

Los que me conocéis un poco sabéis que tengo el corazón en penumbra y es por lo que me he volcado aún más en este proyecto, porque me permite levantar la cabeza y mirar más allá y en lo laboral ocupar mi mente e intentar plantarle cara a los problemas con soluciones. Sentirme un poco útil a la vez que ocupada y no sólo preocupada.

http://cierrolatienda.com/wp/la-necesidad-de-un-punto-de-encuentro/

http://cierrolatienda.com



La segunda hoja del calendario

Hoy ha caído la segunda hoja del calendario de la vida sin Carlos. Ayer su mujer y yo, intercambiamos recuerdos y tribulaciones, que las hay, siempre las hay .



Lo mejor de todo es que inevitablemente siempre  prevalecen los buenos  recuerdos y la admiración que a ambas nos producía su manera de ser frente a la enfermedad.


 Compartimos, como quienes se intercambian preciosos cromos, estampas e imágenes de su valentía y su genialidad y renovamos juntas nuestro amor por él.
Ayer cuando regresaba a casa, tras dejar a mi cuñada  en la suya, en la que compartió con mi hermano, en la que fue de los dos, por fin entendí, tras nuestra conversación la frase de “el rey a muerto…¡viva el rey!”