Mi Superhéroe cumple 6 años

A falta de terminar una entrada sobre el fin de curso de los niños no quiero dejar de escribir sobre el día tan especial que es para nosotros hoy.
Hoy Nacho, mi tesorete pequeño cumple 6 años, hace seis años que nació…y aquí podríamos escribir sobre todo lo que supone su nacimiento y sus circunstancias y acontecimientos hasta llegar aquí, hasta llegar a mí... 
Lleva toda la semana contando…mejor dicho descontando los días para “hacerse mayor”, y llegar a hacerse un “Suprehéroe”y es que seis años entiende que es un numero importante. Anoche no había forma de que se durmiera ni metiéndome en la cama con él,  -algo que resulta infalible, sobre todo para dormirme yo-. Esta mañana ha sido el primero en despertarse y todo el día está siendo un polvorilla, se siente protagonista de un día tan importante y especial que sabe que es sólo suyo.

Esta mañana desde bien temprano suena una sola melodía: 
-Mamí cántamelo otra vez...¿cómo es?
-en Inglés?
-si, también!
-Happy birthday to you....!
Y antes de que acabe...
-y la otra!
- Cumpleaños feliz! cumpleaños feliz! te desean tus amigos desde aquí....!( versión personalizada de la canción de "Parchís")
-Y la otra en español!
-Venga!Pero tu conmigo! (cómo si hiciera falta animarle!)Cumpleaños, felizzzz.....!


Hemos celebrado con comida especial los cuatro tamaña fecha y a los postres la supermegasorpresa ¡¡Una tarta de su “suprehéroe” favorito Spiderman!! Y además echa por nuestra “tita Ana” con la colaboración y ayuda de Diana, con lo que aún todo cobraba más fuerza y valor.


Con la tarta, los regalos y les espera a Nacho y Diana una tarde de juegos y tele… 
Este año vamos a posponer la celebración oficial de cumpleaños, seguramente al próximo fin de semana , fecha en que nuestros amigos y vecinos cuyos hijos pequeños también nacieron tal día como hoy regresaran de su largo exilio laboral y lo celebraremos con juegos y piñatas con ellos y algunos amiguitos que quieran acompañarnos así dará más tiempo a que  la reciente operación de Eduardo  cicatrice del todo y yo me recupere de mi falta de entusiasmo -espero que transitoria-.  No hemos tenido mucho tirón para organizar nada fuera del ámbito familiar.

Eso sí, mañana por la tarde iremos al cine a ver la de Mounstruos  en la Universidad y a algún sitio de merienda de niños, donde Nacho quiera, se lo he prometido y se lo debo,porque esta tarde que hubiera sido lo suyo, me la estoy pasando de inventario, y hasta las nueve no salgo… me salen los códigos ya por las orejas.




Madre ¿se nace o se hace?

Partamos de la base que cada persona es un mundo. De acuerdo. Y cada maternidad una aventura distinta de emprender, la misma madre con dos o más hijos podrá contar lo distinto o no que le resulta cada hijo y las circunstancias que rodean a ese todo que engloba la maternidad, da lo mismo si le vienen de uno en uno que de dos en dos... o mas…

A veces cuando observo  a esas madres primerizas manejarse con tanta soltura no puedo por menos que hacerme una pregunta: el instinto maternal, se despierta y se agudiza cuando te conviertes en madre o ya lo llevamos puesto en estado latente o es algo inherente…o cómo demonios funciona?
 Yo me convertí en madre primeriza de dos niños de 7 y 2 años y medio, lo que para mí fue como si  hubiera ingresado en una carrera universitaria en un curso superior… en la de medicina por ejemplo, y pasara a tener que operar sin saber lo que son los puntos de sutura.
Pues lo mismo y no exagero nada.

Quien haya seguido este blog, sabe cuál fue mi proceso, cómo me preparé , las incidencias  de la pre-adopción, la espera y el mismo proceso de adopción, a mi me ayudó mucho en todo aquel camino seguir los pasos de quien había caminado antes por los senderos que conducían a lo que yo perseguía. Madres que compartían su trayectoria y con ellas aprendí a moverme  por las tortuosas galerías burocráticas, aprendí  sobre el país y las costumbres donde tenía puestas mis esperanzas, me leí todo lo que me recomendaron y lo que yo misma encontré por redes y librerías. Sobre maternidad, sobre adopción, sobre maternidad y adopción.

El caso es que cuando nace un niño, madre y niño aprenden a la par, se aprenden a la par y no sé si será igual de difícil o no, pero ese tramo de 7 y de casi tres años que te falta de la vida de tus hijos son lagunas que difíciles de llenar.
Luego aprendes a conocerles, te los vas aprendiendo, pero a un ritmo y bajo una tensión que hace que te pierdas un montón de cosas que sumadas a las que te has perdido ya conforman tu propia mochila.

Al principio, durante los primeros dos años era –aunque procuraba hacerlo de forma encubierta-, una de esas madres dramáticas que hacen de cualquier cosa una montaña...rusa, para lo bueno y para lo malo.
 Luego estaba el tema de las capacidades, de las de mis hijos y de las mías, desconocidas ambas por todos.

Nos creemos cuando soñamos con ser madres que el amor mueve montañas, y es posible que las mueva, pero no siempre  hacia el sitio acertado… Creemos que vamos a poder superar miedos ancestrales porque somos personas preparadas y de mente abierta, pero todo un abismo se nos abre ante nosotras la primera vez que te tropiezas con un tema de salud, que no tiene porqué ser trascendente (aún es peor si resulta serlo) y te preguntan por unos antecedentes que en tu libro de familia recién estrenado aparecen en blanco, hojas y hojas  años de vida que ignoras y todas las vidas anteriores que corren por la sangre y las células que hacen que mis hijos sean ellos…y tu, su madre, no sabes nada.
Ese miedo asoma las orejas por los rincones en más ocasiones de las que yo quisiera y por supuesto en infinitas más de las que yo creía que iban a existir. ¡Me consideraba tan preparada!
Pues no. por mucho que te prepares, que leas o que preguntes, que observes o que consultes nunca será bastante. Puede servirte para familiarizarte con temas que son de manual, pero que cuando entran todas las variables  a formar parte de la ecuación de tu vida resulta que lo mismo te pasas –sí una puede pasarse y presuponer -que no llegas en tus conocimientos   y  cuando entre esas variables  se encuentran el miedo y la inexperiencia  - y son variables constantes- y la absoluta ignorancia de ti misma ante una situación que seguro te desborda …entonces …

Entonces te das cuenta de que ni lo que sabes ni lo que ignoras sirve de nada y tras muchos  entonces de estos (y pasaran muchos meses de entonces) empiezas a relajarte y a escuchar a tu intuición  que has tenido encorsetada con teorías, doctrinas y consejos bien intencionados y es cuando empiezas a relajarte…la verdad es que no sé muy bien qué es lo primero si el que te relajas y aparece la intuición o el que aparece la intuición –funciona- y te empiezas a relajar…aunque sea por pequeños intervalos de tiempo.
Y te das cuenta de que has perdido mucho tiempo tratando de aplicar esos manuales, o aplicando consejos intransferibles… de todo el mundo… porque todo el mundo parece tener derecho a opinar y sabe lo que tú no te atreverías a aventurar….
Cuando eres consciente de todo esto y decides tomar las riendas y asumir que los niños que se convirtieron en tus hijos  por amor -y no sólo por adopción- no lo son de la madre que creías ibas a ser, entonces llegas a la conclusión de que el único consejo válido, el único que debí de escuchar, fue el de "relájate y disfruta" que entre risas me dijo una amiga sabia que sabía por lo que estaba pasando.

Relájate y disfruta porque tampoco importa que no lo seas, que no seas esa madre perfecta, porque no hay otra y la que hay pone todo su empeño en hacerlo lo mejor posible, aunque no se parezca para nada a la madre sublime que creías ibas a ser.
Además tus hijos tampoco son los niños idílicos que soñabas (a los que casi no les olía la caca) y que te preparaste para cuidar, pero son sabios...Más sabios que tú y por eso, día a día, son los que te enseñan a ser su madre, ni manuales, ni doctrinas ni consejos. Ellos son los que te adiestran.

Y yo toda ignorante, sigo aprendiendo.

Cuéntame mi vida, mamá.

En estos días me estoy encontrando muy a menudo con el tema de la revelación, con "el problema"de cómo contarles a nuestros hijos porqué no estuvieron en la barriga de mamá y porqué hubo otra ..."mamá, señora, madre biológica..." o como cada uno quiera llamarle a la mujer que dio a luz a la luz de nuestras vidas.
Incluso sé de varios casos de madres que  no les han dicho a sus hijos que no nacieron  de ellas porque no "se atreven"…Podemos pensar lo que queramos pero nadie puede -podemos-, juzgar a nadie, empezando por la persona que llevó en su vientre a nuestros hijos.

Nosotros le llamamos por su nombre. Nuestra hija mayor estaba cercana a los 6 años cuando entró en el programa de adopción.


Nuestra hija Diana vino al mundo, a nuestro mundo con 7 años, así que sabe todo lo referente a su adopción, aunque ella lo tiene muy claro.
Un día nos señaló a una niña con la que nos cruzamos, nos explicó que esa niña “antes” era adoptada, yo le pregunté

-¿Antes...?¿Ya no...?

Y ella me contestó que ya no, porque ahora tenía a sus padres, a su familia, sus amigos y que iba al colegio...

-“...Por eso ahora ya es una niña "normal", como yo.”

Nacho me preguntaba a menudo si él "chupó de mi tetita”  y otras veces si alguna vez tendré un bebé en la barriga. Ya sabe que él no estuvo  en mi barriga  pero le costó asimilarlo. Ayudó mucho a que entendiera que no estuvo dentro de mí y porqué fuimos a buscarlo a Kazajistán la manera en que  una amiga nuestra que también es madre por adopción y que de manera profesional se dedica a hacer “libros a medida”, supo explicar su historia.  
http://www.tulibroamedida.com/
Saberse protagonista de un libro, uno de verdad, les hace amar ese cuento, esa historia, su historia y facilita mucho las cosas.
Los cuentos, escritos para ellos, cuidan de sus miedos y sus anhelos...Se convierten en una herramienta que ellos manejan a su gusto, que les da respuestas una y otra vez, en la que se sumergen cuando quieren o lo necesitan y con el pueden explorar su propia historia "a solas". Aunque yo se lo leo a menudo, es curioso cómo lo manejan a su aire y cómo les gusta. 
Mi hijo Nacho está  más tranquilo desde que sabe que el no nació de un huevo, algo que le preocupaba bastante desde que visitara con el colegio una granja escuela. Pero quizá el caso más significativo que conozco de lo útil  que pueden llegar a ser estos libros sea el de una niña muy lista, muy sensible, a la que una rara enfermedad le arrebató a su hermana siendo las dos muy pequeñitas. Para esta niña, el libro que habla con una enorme sensibilidad de esa tremenda pérdida, con palabras e imágenes hechas a su medida es como un tesoro para ella que enseña a todas las personas que apreciaCon él ha podido entender mejor lo que pasó. 
Son libros muy especiales, personales y muy emotivos sobre la vida, sobre las cosas que necesitamos expresar, porque son sobre todo sentimentales.
La adopción, todos lo sabemos, no es posible sin pérdida, y creo que todos los recursos son pocos a la hora de que nuestros hijos  conozcan, entiendan y asuman su pérdida,  y hay que buscar la manera de ayudarles y sobre todo de acompañarles.

Os dejo el enlace por si os gusta la idea.