El punto...y aparte.


A veces un empujoncito es suficiente para franquear un obstáculo.
A  veces una actitud  a lo mejor no es otra cosa que miedo  al ridículo, frustración o confusión o tal vez sólo retraimiento o ganas de llamar la atención  y no tomar en cuenta esa pose hacer cómo que no te das cuenta, “ignorarla”, provoca en un niño un cambio decisivo.




Exponer a tu hijo, a tu alumno al éxito mediante un pequeño empujoncito, tan leve que ni siquiera él pueda percibirlo, y se volcará en una tarea o una actividad a la que antes se negaba aún sabiendo que podría resultarle divertida. 
¿Qué habría sido distinto si la maestra de Vashti no hubiera tenido ese gesto?




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas