La genética no es tan importante


Resumen  de la charla que impartió por video-conferencia desde San Sebastián y dentro del Programa de Charlas-Coloquio organizados por el Instituto Familia y Adopción de Barcelona el doctor Rafael Benito Licenciado en Medicina y Cirugía. Especialista en Psiquiatría. Terapeuta familiar y de pareja. Formación especializada en evaluación y tratamiento del trauma infantil. Ejerce la práctica clínica de la psiquiatría desde el año 1992.



Esta conferencia por su complejidad y su gran cantidad de datos la he escrito de forma que la información sustancial está en color negrita y la más compleja, la científica, se encuentra en color marrón, de forma que ambas se complementan pero cualquier persona que se pierda en la complejidad de la neurobiología -aunque el doctor la explicó de forma muy accesible- pueda obviar esa parte más científica y centrarse en la parte más esencial.

¿Por qué la genética no es tan importante como creemos?

El doctor Benito, empezó la charla hablándonos de genética y trauma explicando que los genes inician, mantienen y modifican el funcionamiento cerebral y que pueden influir en hacer que se sea más proclive al trauma. Pero desde el principio de la charla este psiquiatra nos transmitió grandes esperanzas al explicarnos que nacemos con una dotación genética limitada que puede ser fuente de problemas pero también de resilencia, porque cuando se habla de genética parece que es algo para toda la vida y encima es algo que va a ser trasmitido a los hijos, generación tras generación: los problemas, los vicios, las enfermedades…
Pues la buena noticia es que no es exactamente así. La genética no determina lo que somos. Hay factores ambientales que pueden modificar esto: “lo que yo vivo durante mi vida puede modificar mis genes”

La epigenética estudia cómo las condiciones o circunstancias ambientales cambian nuestros cromosomas y varían nuestros genes.

En el niño adoptado:

Los niños adoptados generalmente  tienen problemas psíquicos (Los problemas psíquicos son problemas cerebrales.) Trastornos de conducta, problemas de aprendizaje, TDAH…

Los problemas pueden depender de sus genes heredados o de lo que les ha ocurrido (que hayan sido prematuros, que hayan sufrido en el parto, la deprivación etc.)
No conocemos sus antecedentes familiares: no sabemos qué es lo genético y qué es lo adquirido.

¿Qué posibilidades hay de la reversibilidad del problema?

Lo que han vivido puede arreglarse y según el doctor Benito los problemas aunque tengan origen genético pueden ser modificados también a través de lo que vivan y cómo lo vivan después de haber sido adoptados.
Los genes ayudan a que el cerebro se desarrolle, pero es el cerebro y su funcionamiento el que determina los problemas, porque todo es fruto del funcionamiento cerebral.

Pero…
¿Cómo funciona el cerebro?

Según nos explicó, el cerebro es un órgano que arranca en el útero (a los dos o tres meses de gestación) y no deja de funcionar jamás, ni siquiera mientras dormimos, no podemos pararlo aunque queramos.

Un ejemplo de funcionamiento: ver una serpiente desencadena una respuesta inmediata de huida que emite de manera instantánea la amígdala. Pero además una onda recorre nuestro cerebro por la corteza cerebral que nos ayuda a tomar decisiones más serenas (¿Era de verdad una serpiente, o sólo nos lo ha parecido?).
Nuestro cerebro utiliza todas las zonas a la vez (memoria, oído, vista, habla etc.) Y todo es coordinado por el cortex cerebral, que está en la parte frontal del cerebro.
Además hay cerebros dentro del cerebro, como la memoria implícita, que son como programas que se encargan de las tareas a nivel consciente, las que se realizan automáticamente, beber agua, montar en bici, conducir, etc.
También el lóbulo límbico o cerebro emocional, encargado de los procesos emocionales, o el hipocampo que se encarga de la memoria.
El cerebro tiene una serie de áreas que  se coordinan entre sí y que se comunican constantemente. Sin dejar nunca de funcionar.

Las neuronas: forman el tejido cerebral y funcionan por impulso eléctrico están interconectadas entre sí pero no están unidas.  El funcionamiento cerebral no es sólo eléctrico sino que también es químico (intervienen sales minerales)

Las conexiones entre neuronas se llaman sinapsis.

Las neuronas se activan con Los neurotransmisores que son substancias químicas -como por ejemplo la serotonina-, que se encargan de la trasmisión de las señales entre neuronas. En el cerebro hay decenas de neurotransmisores y para cada uno existe un receptor determinado con el que funcionar.

Esta explicación del funcionamiento cerebral nos sirvió para poder entender cómo influye la genética:

Todos los cerebros parten de un mismo tipo de célula, antes de ser humanos somos una “mórula” y todas son absolutamente iguales, la de Einstein, la del propio doctor o la nuestra.

¿Cómo las células de un protoembrión dan lugar a personas tan diferentes?


El secreto está en los genes.
El código genético es como un lenguaje cifrado.


“El material genético es el libro de instrucciones para construir un ser humano.”
Los genes son unidades mínimas de información. El ser humano contiene entre 30.000 y 40.000 genes, 
Cada gen sirve para hacer una proteína y tiene dos copias llamadas alelos (Un alelo es cada una de las dos versiones de un gen) una heredada del padre y otra de la madre: los cromosomas. Pueden existir diferencias entre ambos por ejemplo, el grupo sanguíneo, si el padre tiene el gen que hace la proteína del grupo sanguíneo A y la madre B, el hijo tendrá el grupo AB.

La herencia genetica también tiene importancia en los aspectos emocionales de la personalidad y de la conducta, por ejemplo con respecto a cómo reacciona una persona a la ansiedad según la  combinación de los alelos en sus cromosomas. Lo que quiere decir que desde el nacimiento nuestra información genética contiene la información que va a determinar nuestra capacidad para remodelar el funcionamiento cerebral, lo que significa que desde que nacemos disponemos de un “programa” que nos hace más o menos vulnerables o resilentes.

¿Qué cambios son o no genéticos?
No son genéticos los que no son persistentes y los que no trasmitiremos a nuestra descendencia.
Por ejemplo, si una persona tras mucho ejercicio físico y  operaciones de cirugía se convierte en Míster universo, ninguna de las características nuevas: musculoso, con la nariz perfecta, los pómulos altos o los dientes perfectos, se las trasmitirá a los hijos .
Pero las hijas de las ratas que son más rápidas en el laberinto suelen ser más rápidas también en el laberinto, quiere esto decir que si uno se prepara, estudia y ejercita su inteligencia es posible que trasmita a sus hijos genes con una mayor inteligencia.

La epigenética
Las circunstancias ambientales modifican la manera en que las células leen el libro de instrucciones del código genético y lo hacen dejando de usar unos genes y empezando a expresar otros.
El estudio de todos los factores no genéticos que intervienen en el desarrollo de un organismo es una rama de la genética que se llama epigenética.

Todo ser humano tiene capacidad para resistir y superar la adversidad. La infancia es un periodo especialmente importante porque es una fase de neurodesarrollo donde hay  muchos genes expuestos. El buen trato es reparador porque esos niños podrán trasmitir a su descendencia esa personalidad más resilente y será posible que trasmitan genes mejorados.
Si mi madre ha sido cariñosa conmigo las neuronas de mi cerebro habrán producido ciertas sustancias que al unirse van a abrir genes y estos van a estar más rato expuestos a sustancias como la dopamina y la oxitocina que hacen que mejoren. Pero a la inversa puede ser perjudicial si a consecuencia del maltrato quedan expuestos los genes a sustancias como la noradrenalina y el cortisol que potencian la respuesta al estrés y a la ansiedad.

Conclusiones:

Todo ser humano es capaz de superar la adversidad y continuar adelante con capacidad para ser feliz y hacer felices a los demás.
Aunque las consecuencias del trauma dañan el cerebro, este maravilloso órgano posee también la capacidad para resistir y superar la adversidad.
Las modificaciones que produce el buen trato logran reparar de modo profundo y persistente el daño cerebral a través de mecanismos epigenéticos.
Los cambios epigenéticos hacen pensar que los chicos y chicas resilientes transmitirán esta capacidad a sus hijos e hijas.

En el tiempo de preguntas me parecen interesantes destacar algunas cómo:

¿Hay diferencias en la capacidad resilente por cultura o raza? ¿Alguna tiene más capacidad resilente?

"Hay estructuras sociales que pueden favorecer la resilencia o al revés que pueden entorpecerla.
No hay datos por cultura etnia o raza, pero sí que el tipo de sociedad de donde proceda o se desarrolle el niño va a ser relevante. Hay muchas circunstancias que hacen pensar que determinados entornos culturales pueden promover capacidades que emergen en determinados momentos."

¿Los niños y niñas adoptados van a tener siempre problemas?
"Los factores ambientales influyen en los genes y el cerebro se desarrolla en distintas etapas. Los genes pueden ir activándose en distintas etapas de la vida. Los genes pueden permanecer en estado latente y en determinados momentos pueden ponerse en marcha en el cerebro de manera que aparezcan rasgos nuevos del carácter por ejemplo en la adolescencia.
Las situaciones de deprivación o mal trato influyen en el desarrollo cerebral, los problemas derivados de estas situaciones dependen mucho de la resilencia.
Antes se creía que los niños muy pequeñitos, de meses, no tendrían problemas –no es así-, y los mayores pueden tener también problemas genéticos o no y pueden haber tenido vivencias desfavorables. 
De cualquier modo los niños suelen tener padres biológicos que ya tienen problemas y el ambiente en el que nacen también influye. Pero tanto en unos como en otros la posibilidad de reparación permanente es muy alta con la calidad de relación y ambiente que podemos ofrecerles, con las que no sólo podemos mejorar sus genes para reparar daños sino que estos niños trasmitirán mejores genes a su descendencia."



También cabe destacar las preguntas que se hicieron sobre los análisis genéticos, cómo se hacen y para qué sirven.
Nos informó de que el test genético se hace recogiendo saliva del niño en un tubito (en la saliva hay ADN suficiente) y que se trata de estudios muy complejos hechos por laboratorios especializados.
De que son interesantes en casos con enfermedades de tipo esquizofrenia u otros problemas psíquicos en los que estos test puedan arrojar luz. Pero que hay otros casos en los que su utilidad es relativa porque puede que de alguno de los  genes que salieran en el test a lo largo del tiempo se haya producido otro gen que lo module o compense.
¿Medicamentos sí o no?
"Al buen funcionamiento psíquico se puede  ayudar tanto por psicoterapia como con medicamentos tanto la medicación como la psicoterapia como el efecto placebo pueden producir cambios epigenéticos favorables.
Los medicamentos ayudan y favorecen en la mayoría de los casos
Hay actividades (ejercicios meditación) que ayudan a y desarrollan la parte emocional y trabajando la parte emocional de los padres también se puede modificar la epigenética de sus hijos."
El doctor Benit es partidario de combinar terapia y medicación en tratamientos muy personalizados y muy seguidos por especialistas, comentó que hay chicos que no pueden hacer terapia si no están medicados ( por su alto grado de ansiedad, por sus traumas etc)

¿La medicación es de por vida?
Contó  que hay personas que han tenido tantos problemas y traumas que la medicación puede ser una muleta que ayude y que tenga que ser suministrada a largo plazo (en casos de esquizofrenia, por ejemplo)


http://www.familiayadopcion.com/


Una vez más tengo que agradecer al Instituto Familia y Adopción cuyos esfuerzos e iniciativa me han permitido aprender y aclarar muchas dudas sobre un tema tan difícil y apasionante como es  este.



De todo me quedo con la idea esperanzadora de que ...
"El carácter reparador de nuestra conducta con  nuestros hijos y el ambiente en el que los criemos puede modificar sus genes."










No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas