“El éxito o fracaso de una adopción tiene mucho que ver con la historia previa del niño”

Resumen de la charla impartida por la Psicóloga y psicoterapeuta infantil Charo Blanco:
Hacer un resumen de temas tan densos y tan interesantes cuando todo te parece importante resulta muy difícil, porque no quieres omitir nada que pueda resultar útil  a quien lo lea.
Las notas que tomé de la charla rellenaron un montón de folios con datos interesantes y lo más difícil ha sido condensarlos en este resumen.


AFAM en coordinación con el Centro Concilia  que dirige Charo Blanco organizó La charla por la demanda de los padres debido a los problemas que tienen con sus hijos,  pese a que estos aún no son niños grandes, por lo que esta psicóloga  decidió estructurar en su charla la información necesaria para ayudar a esos padres a entender lo que les pasa a sus hijos dada la experiencia que le avala.
Empezó la charla hablándonos con mucha franqueza de la realidad  de la adopción frente a la idea idílica que se tenía antes, diciéndonos que pese a las dificultades que conlleva sigue siendo una buena medida de protección para niños con historias de adversidad que encuentran en una familia nueva un entorno de protección y de afecto que les ayuda a reorientar sus vidas.
Desde 1999 hasta ahora el perfil de los niños ha cambiado, hay mayor diversidad de países de procedencia de estos niños y por lo tanto hay mayor diversidad de problemas que vienen emparejados con la adopción, esos problemas van en detrimento del desarrollo de los niños porque son niños que vienen de condiciones muy adversas por la situación de los países de los que proceden y por estar mucho tiempo en instituciones.
Comentó que desde hace tiempo los profesionales se han dado cuenta al trabajar con ellos que en los niños cada vez hay más dificultades y que en un principio, se relacionaba siempre adopción con hiperactividad y déficit de atención en el contexto escolar, pero van observando que estos comportamientos van muy relacionados con los trastornos de apego, con el miedo y la desconfianza de los niños.

¿Qué sucede en la etapa previa a la adopción? ¿Qué siente y vive un niño adoptado?

Para ponernos en situación sobre todo lo que había sido la historia previa de los niños y nos hiciéramos idea de manera lo más gráfica posible de la historia previa de adversidad común a todos los niños nos puso un reciente y conocido vídeo sobre adopción y nos pidió que después le contáramos si nos sentíamos identificados con algunas de los hechos que aparecían en él.



Tras el vídeo nos explicó que ella se había preguntado el porqué si la adopción es una medida eficaz...
¿Por qué presenta tantas dificultades  entre padres e hijos  y por qué había tantas adopciones truncadas y que salen mal? ¿Es la adopción un elemento de riesgo?

Si una adopción se trunca el niño cuya adopción sale mal tiene pocas posibilidades de rehacerse.

Su conclusión es  "que el éxito o el fracaso de la adopción tiene mucho que ver con la historia previa a esta y no solo en el daño que haya podido hacer la familia biológica sino también por el tiempo en el que el niño está institucionalizado.

Los niños adoptados tienen una experiencia traumática de la familia biológica y esto sumado a la institucionalización tiene consecuencias muy graves para ellos. Esta suma da como resultado todas las limitaciones, circunstancias y vivencias que trae consigo el niño y con la que los padres adoptivos se encuentran y tienen que lidiar cuando el niño llega, además la edad no tiene que ver con los problemas que presentan los niños en su desarrollo y en el aprendizaje".


Secuelas de la adversidad temprana:

  • Retraso en desarrollo físico
  • Retraso en el desarrollo psicológico
  • Retraso en el desarrollo emocional
  • Problemas de comportamiento
Aunque los datos que daba eran realmente alarmantes, en todo momento nos hablaba de resilencia, de la capacidad de recuperación de los niños y de la gran plasticidad de su cerebro y sobre todo de la importancia de que conociéramos todos estos datos para poder entender a nuestros hijos.

Nos dijo que lo primero que todo padre adoptivo tiene que asumir  es que los malos tratos y las negligencias en los niños causan desorganización en el cerebro infantil y en los casos más severos atrofia y nos habló del estrés y sus consecuencias en el cerebro y las neuronas de los niños.  Sabemos que el estrés crónico al que pueden estar sometidos hacen que su cerebro se invada de sustancias tóxicas que acaban dañándolo y hacen que su desarrollo se haga de forma anormal, partes de su cerebro se desarrollan de manera normal pero hay partes que no.
(Para más información  en el tema del daño neurológico pinchar aquí)
En esas circunstancias adversas, el instinto de supervivencia les hace desarrollar los instintos más básicos, sobre todo el de la alimentación. Los niños vienen con un apetito voraz y gran ansiedad por la comida por que han sufrido carencias. Esas carencias y esas vivencias hacen que todas las funciones cerebrales se desregulen.
Quería con ello subrayar que los padres allí presentes tuviéramos muy en cuenta las secuelas que la historia previa podían causar en el cerebro de nuestros hijos.

Los niños pequeños que no han podido explorar su entorno desde la seguridad ni la confianza en un adulto sufren trastornos en una función tan importante como es la función ejecutiva.
La función ejecutiva es el conjunto de habilidades cognitivas que permiten desarrollar el pensamiento de forma estructurada.

La función ejecutiva: 

Es en la que se produce el lenguaje interno que son las instrucciones que seguimos para nuestra conducta diaria.

Cuando  el desarrollo del cerebro se hace en las etapas adecuadas, el desarrollo del niño se va realizando de acuerdo a su edad.

Cuando el niño no está en un entorno adecuado o protegido esas funciones se desregulan. La organización cerebral es la que modula nuestras emociones y nos ayuda a saber controlarnos y a pensar antes de actuar, mediante ese lenguaje interno un niño aprende a regularse y a saber lo que puede y no puede hacer.

¿Cómo se desarrolla la función ejecutiva en los bebés?

Desde que nace el niño tiene una serie de necesidades, si el niño está protegido y se siente seguro, y la figura de la madre es la que atiende todas esas necesidades, el niño percibe que cada vez que siente una necesidad esa necesidad es atendida, y así se va  autoregulando. 
Cuando el niño va creciendo, por los gestos de las personas en las que confía, la voz, la sonrisa de sus padres, las caricias y los abrazos el niño además se siente querido y sus emociones se van regulando, porque quien le atiende le ayuda a regularse y esa seguridad le va a dar las pautas para desarrollar ese lenguaje, y  aprende lo que debe o no debe hacer .
Por el contrario si el niño cuando sufre o tiene hambre, cuando llora nadie le atiende, el niño desconecta de esas emociones para no sufrir no tienen ese lenguaje interno porque nadie se ha hecho cargo de enseñarle a regular lo que sentía, nadie le ha enseñado a desarrollarlo.

Ese proceso de aprendizaje, el ayudarle al niño a desarrollar su lenguaje interno, nos toca hacerlo a los padres adoptivos y es una tarea muy difícil. Los niños suelen evolucionar bien, pero estructurar el pensamiento, desarrollar la empatía y el lenguaje interno es una de las tareas más difíciles para los padres. Porque se trata de que el niño tenga la modulación conductual y emocional que necesita para actuar en el día a día.

Nos habló de las principales dificultades en la función ejecutiva:

  • Tendencia a pasar al acto sin pensar
  • Dificultad para mantener la atención y la motivación, no solo estar sentados, o mantener la mirada, les cuesta estar atento a los estímulos y recibir incluso el contacto físico de manera adecuada.
  • Trastornos de la modulación emocional: No tienen modulación de sus emociones, no tienen bien identificadas las emociones,
  • Dificultad de aprender de las experiencias.
  • Alteración de las capacidades de pensar reflexionar hacer proyectos y verbalizar la experiencia.(Niños más  mayores) presentan problemas para organizarse y también para el autocontrol.
  • Trastornos de la vinculación. Todos tienen miedo a ser abandonados y les lleva tiempo vincularse..
  • Dificultades para manejar las frustraciones.
 El colegio es un punto de conflicto para muchos niños.

Porque en el colegio tienen que competir en una terrible desigualdad de oportunidades y dependerá de la empatía y la implicación de los profesores que sea menos angustioso o resulte ser un muro infranqueable.
Muchos profesores creen que cuando los niños ya llevan un tiempo en la familia tienen que haberse equiparado al resto de niños y eso, lamentablemente no es así. Porque hay habilidades que si que las realizan en muchos casos al mismo tiempo que otros niños pero hay habilidades en las que no se equiparan.

Previno para que se evitara etiquetar a los niños con etiquetas como “es hiperactivo o es TDH”, porque el TDH -nos dijo-, no es una enfermedad, sino que es un conjunto de síntomas del comportamiento que el niño manifiesta. Que puede ser un referente o un punto de partida pero no es algo estático puesto que el niño está en constante evolución.

Expuso que hay muchos padres excesivamente preocupados con el aprendizaje y el rendimiento escolar y sugirió que lo más importante era encontrar el colegio que mejor se adapte a las necesidades del niño, en el que lo entiendan y lo ayuden dejando en un segundo plano el nivel académico y el rendimiento escolar.
Nos instó para que a medida de que los padres vamos teniendo más información tenemos que tener asumido e interiorizado que hay algunos comportamientos y determinados retrasos en su desarrollo que se manifiestan de manera clara en el día a día, que son producto de la adopción y que tienen que ver con su función ejecutiva.

El cerebro emocional

Para que un niño  se desarrolle de forma optima tiene que tener un buen desarrollo motor, cognitivo y afectivo y relacional desarrollando una personalidad capaz de responder a los desafíos del entorno.
Pero si el desarrollo no es el adecuado no pueden responder a los desafíos del colegio, o por ejemplo, si no entienden las reglas del juego no pueden interactuar con otros niños y no pueden sentirse integrados.

La memoria implícita o emocional

Es la que guarda toda la información y las vivencias internas, las percepciones y emociones vividas en las etapas primarias de desarrollo incluso antes de que el niño pueda verbalizarlas y que tienen que ver con sensaciones (frío, hambre, dolor) olores etc. (trauma temprano) Hechos que no pueden ser verbalizados y que el cerebro almacena pero no está listo para  expresarlos mediante la palabra y se manifiestan mediante la conducta.

Pueden haber momentos en la vida diaria que le recuerde al niño algo de lo que tiene guardado en esa memoria y le produzca una reacción física, emocional y desencadene una serie de comportamientos que tienen que ver con lo que le pasó en otro momento y en otras circunstancias y que nada tienen que ver con las actuales pero que el niño no puede controlar (“flash back”)

Los padres tenemos que ser capaces de entender que  a veces las reacciones de nuestros hijos tienen que ver con algo que pasó en el pasado y que el niño ni siquiera recuerda, que esa reacción imprevista e inesperada tiene que ver con aquello y que esa rabia o esas reacciones nerviosas no tienen que ver con nosotros.

El modelo interno de trabajo

Es cómo el niño (adoptado o no) se percibe así mismo y como percibe la relación con los demás y como percibe el contexto en que se está desarrollando

La autoestima es uno de los elementos que conforman el modelo interno de trabajo
La baja autoestima tiene mucho que ver con la poca tolerancia a la frustración, con la imagen que tienen de sí mismos.
Son niños que no se sienten queridos, aunque sus padres le digan todos los días mil veces lo que le quieren y que eso es para siempre. Un niño adoptado tiene muy interiorizado que él no fue querido, que no fue deseado ni protegido y piensa que el no es merecedor del cariño que ahora esta recibiendo.


¿Cómo se construye el modelo interno de trabajo?

 Cada uno lo construimos a partir de nuestras figuras de apego, normalmente son los padres, los adultos que han estado disponibles para nosotros, que han comprendido nuestras necesidades y nos han proporcionado protección, contribuyendo con ello a que nuestro modelo interno sea positivo, tenemos una imagen positiva de nosotros mismos y de los demás y de las relaciones con los demás.

¿Qué sucede con los niños adoptados? 

En la mayoría de los casos, no han sido atendidos desde que estaban en el vientre materno y al llegar al mundo han sido abandonados y desatendidos hasta que han llegado a nuestras vidas. Por lo que no han podido construir un modelo apropiado o positivo.
En este punto nos dió una explicación bastante gráfica sobre la forma de vincularse los niños con respecto al cariño que nosotros le damos  "es como si ese cariño lo metiéramos en un saco muy grande todo lleno de agujeros, nosotros lo rellenamos todos los días pero todos los días tiene pérdidas, como si nunca terminaran de creer que nosotros realmente les queremos o que nosotros vamos a estar ahí". Porque ellos no se sienten queridos ni merecedores de ese cariño poniendo  a prueba  constantemente a quienes les quieren para que terminen confirmándoles que ellos realmente no son dignos de su cariño.

"Los niños tienen mucha rabia y mucho miedo sobre todo a ser abandonados de nuevo, su rabia siempre viene del miedo y necesitan comprobar que no les van a abandonar de nuevo. No es fácil soportar esas pruebas continuas pero hay que entenderlas porque nacen del sufrimiento y de no poder o no saber expresar su sufrimiento de una manera apropiada."


¿Cuándo el niño es capaz de vincularse y desarrollar un apego seguro?

Su desconfianza viene de que en su vida anterior los adultos y los padres no han estado ni disponibles ni han sido accesibles, ni lo han atendido por lo que ha desarrollado un modelo interno negativo.
Cuando empieza a verse a sí mismo como una persona querida y deseada establece con los demás una relación de confianza. Cuando tiene unos padres estables, accesibles y disponibles que atienden sus necesidades, empieza a verse a sí mismo como una persona querida y merecedora de ese cariño y pueden desarrollar un modelo de trabajo interno positivo.

Nos animó a trabajar mucho las emociones para que ellos entiendan lo que les pasa y ayudarles a desarrollar la empatía, porque  carecen de ella porque no han demostrado empatía con ellos, sienten que no les han importado a los mayores.

 Tras todo esto, Charo Blanco nos dio una serie de pautas y directrices a seguir que podéis leerlas aquí y antes de dar paso a las dudas y preguntas nos puso un vídeo sobre la autoestima, que os animo a que compartáis así como este resumen si os ha parecido útil.



Algunas directrices para padres adoptivos


Por Charo Blanco Guerrero fundadora del Centro Concilia, psicóloga y psicoterapeuta infantil, experta en mediación y orientación familiar y en intervención con menores adoptados.
Estas son las pautas que Charo Blanco nos proporcionó en la charla organizada por AFAM y el CENTRO CONCILIA . El resumen de su taller lo podéis leer aquí.


-Entender que la historia previa a la adopción condiciona a nuestros hijos y su conducta.

Historia previa que está presente porque le causa dolor.
Su comportamiento o sus a veces, reacciones explosivas, no tienen que ver con nuestra capacidad como padres, el que lo estemos haciendo más o menos bien. Los padres tenemos que acompañarlos y tenemos que entenderlos pero sobre todo que en esos momentos en los que se produce el conflicto debemos tener presente que tiene que ver con el daño que ellos han sufrido, con los recuerdos, con lo que han vivido, con su historia de adversidad. Una historia que no está resuelta y que no comprenden.

-Debemos satisfacer las necesidades reales del niño y modular los deseos de los niños.

No obsesionarnos con el aprendizaje y el rendimiento.
Las necesidades reales de los niños no tienen que ver con las matemáticas ni con los idiomas, sino con las emociones, con cómo se siente, con aprender a manejar su tristeza y con manejar su miedo a ser abandonados de nuevo.

-Los niños necesitan ser acariciados, mecidos, abrazados, escuchados.

Los niños a veces sufren retrocesos y piden ser mecidos, se hacen pipí…quieren sentirse y que los trates como bebés, debemos permitírselo.

-Pero también tienen que sentir  a sus padres con dominancia, consistentes, predecibles y repetitivos

Los niños necesitan unos adultos de referencia que los quieran yes muy importante que el criterio que sigan con ellos sea siempre el mismo.
Eduquémosles con cariño y con determinación, que las reglas sean siempre las mismas. Tenemos que ser coherentes con los mensajes que les trasmitimos.

-Educar en función de la edad emocional y no de la cronológica.

Casi siempre la edad cronológica no coincide con la emocional.
Muchos niños  han desarrollado de forma irregular las capacidades que tienen.
Hay niños que desarrollan unas habilidades sociales buenísimas, que son muy complacientes que se comportan estupendamente con los mayores y luego en otro contexto son niños muy frágiles y muy necesitados de cariño.

-Enseñar a través de nuestra propia conducta  y en voz alta, la anticipación de lo que vamos a hacer les ayuda a su  modelo interno de trabajo.

Porque eso les da estructura, los niños no tienen organizado el pensamiento, no tienen regulada la acción ni la conducta, su mente es un caos.
Vivir de forma estructurada comentándole lo que vamos a hacer en cada momento o ellos ya conociendo las pautas –sobre todo en niños muy movidos-, les resta angustia, provocada por lo desconocido y les da tranquilidad.
No toleran bien los cambios y esto les ayuda a no angustiarse.

- Comunicar, escuchar, mirar a los ojos, conversar en un tiempo sólo dedicado al niño (mami o papi time)

Hay una norma muy básica a seguir: que cada vez que nos dirijamos a ellos y ellos se dirijan a nosotros recalquemos una y otra vez que nos miren y hagamos que nos miren. El fijar la mirada les ayuda a entender las emociones,  a través de la mirada él te está sintiendo a ti y tú le estás sintiendo a él.

- Tener paciencia, mucha paciencia: ¡PERSEVERANCIA!

No desfallecer ni transigir con las pequeñas cosas, si hay que repetirle 50 veces que se lave los dientes y cuando ya parece que se lo ha aprendido se le olvida, no pasa nada , hay que volver a repetírselo tantas veces como haga falta.
Los niños van aprendiendo, adquiriendo habilidades y conocimiento y van  “soltando y perdiendo y cogiendo”, y con ello le ayudamos a que el niño se vaya estructurando a nivel interno. Es esta una tarea lenta difícil y costosa pero imprescindible.

- Cuidase y cuidar a la pareja y a las amistades: tiempo de descanso y de apoyo.

No es sano que todo gire alrededor del niño.
 Hay muchos padres muy desbordados. A veces los niños  no se quieren quedar con nadie, o son niños muy movidos o tienen dificultades con la conducta y los padres no se atreven a dejarlos con otras personas y acaban agotándose.

-Confiar en profesionales que entiendan los problemas adoptivos

Y en instituciones que tengan formación en terapia familiar, traumas infantiles, trastornos de apego, que sean capaces de reconocer nuestras dificultades y asociarse a nuestros recursos, sobre todo que respeten a nuestros hijos.
Las dificultades que tienen los niños adoptados se pueden llamar igual que las que sufran otros niños, pero los antecedentes y el origen que tienen las dificultades de los niños adoptados no tienen nada que ver, con niños que no han tenido una historia previa de adversidad.Si los profesionales a los que acudimos no entienden el mundo adoptivo pueden incluso hacer más daño que reparar el que ya exista.

Tutores de resilencia:

La resilencia es la capacidad de salir adelante superando las dificultades
La resilencia es la garantía de futuro del niño adoptado, todos los niños adoptados son resilenetes y los padres además tenemos que ayudarles a que desarrollen esa resilencia.
Tenemos que ser tutores de resilencia. Ellos necesitan unos padres en los que confiar pero sobre todo necesitan unos padres que confíen en ellos.




Integra Interadopción "Generación Mei-Ming" (Por José Jiménez)


El sábado pasado, organizado por La Asociación Cultural de Familias Adoptantes de Jaén Integra Interadopción, se proyecto en la sala Cajasur  “Generación Mei-Ming. Miradas desde la adolescencia” de David Gómez.


Como se puede apreciar en la foto la convocatoria fue un éxito, éxito que se debe a la labor de las personas que trabajan en Integra  y  a las que desde aquí queremos agradecer su empeño  y en especial a su presidente, José Jiménez que ha tenido la amabilidad de hacernos un resumen del documental para darlo a conocer y que otras muchas personas se animen a asistir a la proyección del documental cuando pase por su ciudad. 
Adelantamos que en Granada AFAM tiene prevista la proyección el día 9 de Mayo.

Gracias Pepe por el resumen, pero también y sobre todo por tu labor y enhorabuena porque ese trabajo está cosechando sus frutos, haciéndose vuestra asociación cada vez más numerosa.


Resumen del documental GENERACIÓN MEI-MING, la generación sin nombre. 

“El documental está muy bien. Muy bien planteado, muy bien hecho, muy bien estructurado. La naturalidad con la que las niñas plantean sus experiencias, dudas, miedos, proyectos de futuro, etc.... hacen que la película tenga buen ritmo y no se haga larga a pesar de su metraje... 83 minutos. 
Queda clarísimo que no hay un guión preestablecido sino unas pautas que el director tiene muy claras a la hora de realizar la película como no entrar en temas en los que otras personas tuviesen que opinar por ellas como el escolar. Tampoco hay un diálogo marcado y, según el director, casi se hizo del tirón. 
Queda muy claro que existe cierto rencor por parte de las niñas, e imagino por parte de todos los niños y niñas adoptados, hacia su país de origen, hacia su familia biológica hasta el punto de que ninguna de ellas desea volver al país por ser su país de origen sino hacer una visita por curiosidad, como si visitasen otro país. Llegan a decir que les llama más la atención otro país, pero creo que en lo más profundo de su ser están mintiendo debido a ese rencor oculto que tienen hacia sus orígenes. 
Otro tema es el de su aceptación en la sociedad: dependiendo de la zona en la que se hayan viviendo las condiciones cambian pues no es lo mismo estar en una gran ciudad en la que desde que comienzas tu edad escolar prácticamente estás con los mismos compañeros que a la vez son tus amigos que en un pueblo pequeño o aldea donde cada ciclo escolar se van desgajando tus amistades por motivos escolares. 
Todas tenían desarrollados métodos de defensa frente al insulto. A ninguna les importaba que le llamasen china, pero sí que lo hiciesen despectivamente, como un insulto y ahí es donde cada una reaccionaba de diferente forma,[...] La verdad es que todo esto se puede extrapolar a cualquier niño adolescente adoptado, sea de la nacionalidad que sea en origen. “

José Jiménez.
Presidente de Integra Interadopción Jaén

El diario de Jaén se hizo eco de la convocatoria:


Muy bien Afam y Charo Blanco

Cada día más los padres tenemos la oportunidad de informarnos en temas adoptivos y postadoptivos,  gracias al esfuerzo de las asociaciones como Afam, la Asociación de Familias Multiétnicas de Granada,  cuyo trabajo da como resultado un programa  de actividades muy interesante cuya respuesta va en aumento. 

Así el sábado pude, pudimos, muchas familias asistir en Granada, a donde me desplacé para asistir a la charla sobre adopción, apego y vinculación, impartida por Charo Blanco Guerrero, Psicóloga y Psicoterapeuta infantil, que AFAM y el CENTRO CONCILIA  organizaron para todos los padres, madres y profesionales que quisieron asistir y que tuvo una estupenda acogida, a juzgar por la asistencia y participación en las preguntas, lo interesante y ameno de la charla, en la que Charo Blanco no tuvo reparo en ir contestando a las preguntas que de forma espontánea los asistentes le iban haciendo, como si de una conversación de tú a tú se tratara, haciéndonos sentir a todos cómodos y con opción a participar, con lo que si cabe aún se nos hizo más amena y cercana su charla, ya que no sólo ella y su exposición nos pareció que abordaba de forma clara y accesible los problemas y dificultades que a casi todos nos afectan sino que con su actitud daba pie a las consultas de los asistentes todos ellos, todos nosotros, implicados en la conferencia que se enriqueció aún más si cabe con las consultas directas y con las respuestas que de manera profesional y accesible iba dando esta psicóloga venida desde Málaga, cuya formación y experiencia profesional está orientada a la intervención con familias y menores que estén en situación de conflicto.

Estoy preparando un resumen de la charla para que quien quiera pueda no sólo leerla sino divulgarla, para que padres o docentes estemos informados y seamos conscientes de las vicisitudes que acompañan a la adopción para así poder entender mejor y ayudar a nuestros niños.

http://www.centroconcilia.es/nosotros/

El impacto del abandono

http://www.ateliermagique.com/uploads/thumbnails/uploads/drawing/075900/075804/pied-de-bebe_500x500.jpg

Hay muchos padres por adopción que piensan que porque sus hijos estuvieron en un "buen" orfanato, o porque tuvieron la oportunidad de adoptarlos con meses, no les incumbe la palabra "maltrato". 
Ha salido a la luz de la mano de  Hilo Rojo Ediciones una interesante publicación que nos ayuda a entender, entre otras muchas cosas porqué maltrato y adopción van tantas veces unidos, porqué en adopción internacional -sobre todo-, son términos que desgraciadamente van emparejados.
https://byeink.com/b/WE
"Neuropsicología del Abandono y Maltrato Infantil", es un libro colectivo que cuenta con la colaboración de 15 autores de reconocida trayectoria en el mundo de la adopción: Assumpta Roqueta, Beatriz G. Luna, Rosa Mª Fernández García,Eduardo Pásaro, Eduardo Barca, Josep Cornellà, Cristina Torres, Mª Elena Borrajo, Natalia Barcons, Mireia Sala, Ignasi Ivern, Rosa Mora, Josep Ramón Juarez, Esther Grau y Marga Muñiz, coordinados por Rosa Mª Fernández. Doctora en Biología y profesora del departamento de Piscología (área de Psicobiología) de la Universidad de A Coruña y madre  adoptiva de tres hijos, y que además de la coordinación del libro  aporta  sus investigaciones en dos capítulos en  colaboración  con Eduardo Pásaro Méndez, y se encarga del prólogo, del que subrayo estas palabras: “Los médicos a veces se encuentran con pacientes con necesidades médicas complejas con historias clínicas poco fiables o inexistentes”… y aunque entre los autores haya un pediatra y psiquiatra (Josep Cornellà i Canals) no es un libro de medicina y aunque es un libro orientado a profesionales, su contenido es entedible para padres que ya han abordado temas neurológicos, o problemas derivados de las experiencias prenatales  y/o preadoptivas de los niños.

Cada día más los padres estamos por formarnos  e informarnos sobre la adopción y sus cuestiones, las que afectan o pueden afectar a nuestros hijos, y este es un libro que arroja luz, que nace de la investigación  y viene  a ayudar a padres y madres, maestros, médicos, psicólogos y psicoterapeutas a entender y manejar el complejo mundo de la postadopción internacional, porque ha sido escrito por médicos, maestros, psicólogos y psicoterapeutas que conocen bien el universo adoptivo, investigan y trabajan para ayudar a conocer y desvelar circunstancias e incidencias derivadas de la adopción: los problemas prenatales, los problemas  generados por el abandono y lo que conlleva la institucionalización,  la falta de estímulos y la inexistencia de un vínculo afectivo estable en los comienzos de la vida de los niños adoptados  internacionalmente que hasta hace poco se desconocían y que repercuten en el aprendizaje y en el desarrollo de los niños. 

Por poner un par de ejemplos nombraré los capítulos:
Desde el maltrato en el principio de la vida hasta las dificultades en el hogar y el aula” escrito por  Elena R. Borrajo, a la que conocí  por iniciativa del Instituto familia y adopción en una interesante charla virtual a la que os remito -por si tenéis interés-, en este enlace:

“El desarrollo del lenguaje de los niños adoptados internacionalmente y su repercusión en el aprendizaje" De Mireia Sala Ignasi Ivern
Porque como sus autores exponen,  en adopción se han investigado mucho más temas como la separación y la pérdida, los orígenes, el apego etc.  y se ha profundizado poco en el estudio de la importancia del lenguaje siendo este como es uno de los principales vehículos para la adaptación, el aprendizaje y el establecimiento de vínculos.

He señalado esos dos como ejemplos, pero cada uno de los capítulos del libro ofrece claves e información que tanto perseguimos quienes pretendemos entender actuaciones y circunstancias que desconocemos en la vida de nuestros hijos y que pudieron afectarles  y que intuimos día a día en sus conductas, en sus dificultades.

Para más información y si os queréis descargar  el primer capítulo gratis os adjunto el enlace.


Profecía de obligado cumplimiento

El lunes nos entregaron las notas de los niños, como cada vez fuimos su padre y yo al cole a recogerlas en una mini-turoría con cada tutora.
La última que tuvimos con la de Nacho fue tan estresante que en cuanto me enteré de que tendríamos que ir de nuevo empecé a ponerme nerviosa y no abandoné ese estado de nervios hasta después de salir de la clase con las notas.
Mi hijo empezó mal el curso, varios factores hicieron que su comportamiento pasara por ser el de un niño trasto a un niño con un comportamiento disruptivo en clase.

Un poco antes de empezar el curso mediante una conversación de mascotas con su hermana, se enteró de que nuestra perrita era su segunda mascota y yo "su segunda madre" ( así se lo dijo su hermana)…por fin acababa de interpretar lo que significaba no haber estado en mi barriga. Había comprendido que había tenido  otra madre y necesitaba saber y preguntaba. Durante semanas  el tema dio vueltas en su cabeza de manera continuada, yo lo miraba y casi le oía pensar, sabía cuando iba a venir a consultarme o a decirme algo sobre ello, ahora es un tema que  viene y va, hablamos hasta donde él quiere y hasta otra. Ahora mismo está más tranquilo, pero semejante noticia hizo tambalear muchas cosas en él y eso se tradujo en su comportamiento justo empezando el colegio.Un nuevo curso...¡y qué curso!
Mi hijo este año ha empezado primaria. Tras estar dos años  con el mismo profesor con el que la sintonía era estupenda y que lo sabía conducir fenomenal  y todo se aprendía jugando a, de pronto, tutora nueva, distintos maestros para distintas asignaturas y había que “aprender sentado” –como él me contaba y "mamá hay que trabajar sin rincones"(los rincones eran los juegos), además pasamos de “el niño no tiene que saber leer” en el último curso de infantil, a tener que saber leer y escribir en el primer trimestre de primero, con lo que hubo un vacío en el salto de infantil a secundaria que fue como un salto al vacío que originó algunos problemas en su conducta. 
Al principio a Nacho su profe no le gustaba –ahora la quiere mucho-, pero así me lo decía cuando lo recogía en el colegio y siempre traía notas de lo mal que se había portado y de haber tenido castigos en clase por malas contestaciones y mal comportamiento. Creo que era algo mutuo, llegó un punto en que mi hijo empezó incluso a creerse que era malo, como la mayoría de sus compañeros empezaron a creerlo también. A todo ello se sumaba  la vergüenza y frustración que sentía por no saber leer ni escribir bien y no soportaba que se rieran de él  lo que hacía que en clase se portara mal, no hiciera los ejercicios e interrumpiera la clase. 
De pronto me encontraba como siguiendo con el dedo índice aquel enunciado de los manuales de adopción “la profecía de obligado cumplimiento”: si todos tratan a un niño como si fuera malo acabará siendo malo,  y no, Nacho no lo es, como nosotros le decíamos a él y le dijimos a la tutora (cansados de que Nacho empezara a “ser famoso” más allá de su clase y de que niños y padres nos informaran de lo que  había hecho o dejado de hacer) ”Nacho no es malo, Nacho se está portando mal,” la diferencia es abismal y así lo entendieron los dos, la tutora y mi hijo.
No lo estoy disculpando ni justificando. A la maestra tampoco. Creo que lo sucedido está dentro de "la normalidad", todo lo acontecido puede pasar, pueden darse este cúmulo de circunstancias que hagan nuestra vida más difícil, la de todos: la de mi hijo, la de la maestra, la de mi familia. 
En aquella amarga y larga tutoría hablamos con la maestra y acordamos que se acababan los recados malos, que nos comunicaríamos haciendo refuerzo positivo: si Nacho traía una cara sonriente dibujada en la agenda es que se había portado bien y si no…pues algo habría sucedido y lo indagaríamos con él, pero mientras que no fuera grave no usaríamos la agenda. Pronto Nacho trató de recopilar esos risueños dibujitos al final de clase y las sonrisas y los para bienes de su padre o míos cuando lo recogíamos.
En Navidades Nacho y yo nos propusimos aprender a leer y entender lo que leíamos y aunque  parecía un robot leyendo sílaba a sílaba, al menos era capaz de seguir los párrafos,  y entender un trocito del cuento leído, y poco a poco distinguimos mejor la b de la d y “el” y “le”…
La seño fue capaz de darle la vuelta a la “fama” que sobre mi hijo empezaba a pesar y se acabaron los murmullos y chivatazos de los niños cuando se encontraban conmigo, con su padre o con su hermana. Volvieron también las invitaciones a los cumpleaños y el lunes, este lunes, el que con tantos nervios esperaba,  Su tutora, nos habló con ilusión y satisfacción de mi hijo. 
Esta vez casi lloro también , pero de alegría.

Charla taller sobre adopción en Granada

Dentro  de las interesantes actividades programadas para este trimestre y de la muy que pronto os informaremos, la Asociación de Familias Multietnicas, AFAM y el CENTRO CONCILIA   han organizado una charla sobre adopción, impartida por Charo Blanco Guerrero, Psicóloga y Psicoterapeuta infantil.

Tendrá lugar en Granada el Sábado 26 de abril de 11:00 A 13:30 aprox. En el Colegio Público Profesor Tierno Galván,  Calle Agustina de Aragón, 2, 18005 Granada. (frente Hotel San Antón)



Según cuenta la propia psicóloga y psicoterapeuta Charo Blanco :


"Nuestra intención es hacer llegar a las familias adoptivas información relevante para que sepan identificar 
determinados comportamientos, que puedan encuadrarse dentro de los trastornos de apego y por tanto 
necesarios de una intervención terapéutica especializada. 
En concreto, se verán temas como:
Relaciones interpersonales. 
Control de impulsos. 
Autorregulación de las emociones" 

La entrada para participar en el taller es de 3€ para los no socios y gratuito para los socios
Cuentan con cuidadoras para divertir a nuestros hijos mientras dure el taller.
Precio cuidadoras: 
 - Socios Afam: 3 euros por niño.  
 - No socios: 5 euros por niño.

Para más información  AFAMGRANADA@GMAIL.COM 


La genética no es tan importante


Resumen  de la charla que impartió por video-conferencia desde San Sebastián y dentro del Programa de Charlas-Coloquio organizados por el Instituto Familia y Adopción de Barcelona el doctor Rafael Benito Licenciado en Medicina y Cirugía. Especialista en Psiquiatría. Terapeuta familiar y de pareja. Formación especializada en evaluación y tratamiento del trauma infantil. Ejerce la práctica clínica de la psiquiatría desde el año 1992.



Esta conferencia por su complejidad y su gran cantidad de datos la he escrito de forma que la información sustancial está en color negrita y la más compleja, la científica, se encuentra en color marrón, de forma que ambas se complementan pero cualquier persona que se pierda en la complejidad de la neurobiología -aunque el doctor la explicó de forma muy accesible- pueda obviar esa parte más científica y centrarse en la parte más esencial.

¿Por qué la genética no es tan importante como creemos?

El doctor Benito, empezó la charla hablándonos de genética y trauma explicando que los genes inician, mantienen y modifican el funcionamiento cerebral y que pueden influir en hacer que se sea más proclive al trauma. Pero desde el principio de la charla este psiquiatra nos transmitió grandes esperanzas al explicarnos que nacemos con una dotación genética limitada que puede ser fuente de problemas pero también de resilencia, porque cuando se habla de genética parece que es algo para toda la vida y encima es algo que va a ser trasmitido a los hijos, generación tras generación: los problemas, los vicios, las enfermedades…
Pues la buena noticia es que no es exactamente así. La genética no determina lo que somos. Hay factores ambientales que pueden modificar esto: “lo que yo vivo durante mi vida puede modificar mis genes”

La epigenética estudia cómo las condiciones o circunstancias ambientales cambian nuestros cromosomas y varían nuestros genes.

En el niño adoptado:

Los niños adoptados generalmente  tienen problemas psíquicos (Los problemas psíquicos son problemas cerebrales.) Trastornos de conducta, problemas de aprendizaje, TDAH…

Los problemas pueden depender de sus genes heredados o de lo que les ha ocurrido (que hayan sido prematuros, que hayan sufrido en el parto, la deprivación etc.)
No conocemos sus antecedentes familiares: no sabemos qué es lo genético y qué es lo adquirido.

¿Qué posibilidades hay de la reversibilidad del problema?

Lo que han vivido puede arreglarse y según el doctor Benito los problemas aunque tengan origen genético pueden ser modificados también a través de lo que vivan y cómo lo vivan después de haber sido adoptados.
Los genes ayudan a que el cerebro se desarrolle, pero es el cerebro y su funcionamiento el que determina los problemas, porque todo es fruto del funcionamiento cerebral.

Pero…
¿Cómo funciona el cerebro?

Según nos explicó, el cerebro es un órgano que arranca en el útero (a los dos o tres meses de gestación) y no deja de funcionar jamás, ni siquiera mientras dormimos, no podemos pararlo aunque queramos.

Un ejemplo de funcionamiento: ver una serpiente desencadena una respuesta inmediata de huida que emite de manera instantánea la amígdala. Pero además una onda recorre nuestro cerebro por la corteza cerebral que nos ayuda a tomar decisiones más serenas (¿Era de verdad una serpiente, o sólo nos lo ha parecido?).
Nuestro cerebro utiliza todas las zonas a la vez (memoria, oído, vista, habla etc.) Y todo es coordinado por el cortex cerebral, que está en la parte frontal del cerebro.
Además hay cerebros dentro del cerebro, como la memoria implícita, que son como programas que se encargan de las tareas a nivel consciente, las que se realizan automáticamente, beber agua, montar en bici, conducir, etc.
También el lóbulo límbico o cerebro emocional, encargado de los procesos emocionales, o el hipocampo que se encarga de la memoria.
El cerebro tiene una serie de áreas que  se coordinan entre sí y que se comunican constantemente. Sin dejar nunca de funcionar.

Las neuronas: forman el tejido cerebral y funcionan por impulso eléctrico están interconectadas entre sí pero no están unidas.  El funcionamiento cerebral no es sólo eléctrico sino que también es químico (intervienen sales minerales)

Las conexiones entre neuronas se llaman sinapsis.

Las neuronas se activan con Los neurotransmisores que son substancias químicas -como por ejemplo la serotonina-, que se encargan de la trasmisión de las señales entre neuronas. En el cerebro hay decenas de neurotransmisores y para cada uno existe un receptor determinado con el que funcionar.

Esta explicación del funcionamiento cerebral nos sirvió para poder entender cómo influye la genética:

Todos los cerebros parten de un mismo tipo de célula, antes de ser humanos somos una “mórula” y todas son absolutamente iguales, la de Einstein, la del propio doctor o la nuestra.

¿Cómo las células de un protoembrión dan lugar a personas tan diferentes?


El secreto está en los genes.
El código genético es como un lenguaje cifrado.


“El material genético es el libro de instrucciones para construir un ser humano.”
Los genes son unidades mínimas de información. El ser humano contiene entre 30.000 y 40.000 genes, 
Cada gen sirve para hacer una proteína y tiene dos copias llamadas alelos (Un alelo es cada una de las dos versiones de un gen) una heredada del padre y otra de la madre: los cromosomas. Pueden existir diferencias entre ambos por ejemplo, el grupo sanguíneo, si el padre tiene el gen que hace la proteína del grupo sanguíneo A y la madre B, el hijo tendrá el grupo AB.

La herencia genetica también tiene importancia en los aspectos emocionales de la personalidad y de la conducta, por ejemplo con respecto a cómo reacciona una persona a la ansiedad según la  combinación de los alelos en sus cromosomas. Lo que quiere decir que desde el nacimiento nuestra información genética contiene la información que va a determinar nuestra capacidad para remodelar el funcionamiento cerebral, lo que significa que desde que nacemos disponemos de un “programa” que nos hace más o menos vulnerables o resilentes.

¿Qué cambios son o no genéticos?
No son genéticos los que no son persistentes y los que no trasmitiremos a nuestra descendencia.
Por ejemplo, si una persona tras mucho ejercicio físico y  operaciones de cirugía se convierte en Míster universo, ninguna de las características nuevas: musculoso, con la nariz perfecta, los pómulos altos o los dientes perfectos, se las trasmitirá a los hijos .
Pero las hijas de las ratas que son más rápidas en el laberinto suelen ser más rápidas también en el laberinto, quiere esto decir que si uno se prepara, estudia y ejercita su inteligencia es posible que trasmita a sus hijos genes con una mayor inteligencia.

La epigenética
Las circunstancias ambientales modifican la manera en que las células leen el libro de instrucciones del código genético y lo hacen dejando de usar unos genes y empezando a expresar otros.
El estudio de todos los factores no genéticos que intervienen en el desarrollo de un organismo es una rama de la genética que se llama epigenética.

Todo ser humano tiene capacidad para resistir y superar la adversidad. La infancia es un periodo especialmente importante porque es una fase de neurodesarrollo donde hay  muchos genes expuestos. El buen trato es reparador porque esos niños podrán trasmitir a su descendencia esa personalidad más resilente y será posible que trasmitan genes mejorados.
Si mi madre ha sido cariñosa conmigo las neuronas de mi cerebro habrán producido ciertas sustancias que al unirse van a abrir genes y estos van a estar más rato expuestos a sustancias como la dopamina y la oxitocina que hacen que mejoren. Pero a la inversa puede ser perjudicial si a consecuencia del maltrato quedan expuestos los genes a sustancias como la noradrenalina y el cortisol que potencian la respuesta al estrés y a la ansiedad.

Conclusiones:

Todo ser humano es capaz de superar la adversidad y continuar adelante con capacidad para ser feliz y hacer felices a los demás.
Aunque las consecuencias del trauma dañan el cerebro, este maravilloso órgano posee también la capacidad para resistir y superar la adversidad.
Las modificaciones que produce el buen trato logran reparar de modo profundo y persistente el daño cerebral a través de mecanismos epigenéticos.
Los cambios epigenéticos hacen pensar que los chicos y chicas resilientes transmitirán esta capacidad a sus hijos e hijas.

En el tiempo de preguntas me parecen interesantes destacar algunas cómo:

¿Hay diferencias en la capacidad resilente por cultura o raza? ¿Alguna tiene más capacidad resilente?

"Hay estructuras sociales que pueden favorecer la resilencia o al revés que pueden entorpecerla.
No hay datos por cultura etnia o raza, pero sí que el tipo de sociedad de donde proceda o se desarrolle el niño va a ser relevante. Hay muchas circunstancias que hacen pensar que determinados entornos culturales pueden promover capacidades que emergen en determinados momentos."

¿Los niños y niñas adoptados van a tener siempre problemas?
"Los factores ambientales influyen en los genes y el cerebro se desarrolla en distintas etapas. Los genes pueden ir activándose en distintas etapas de la vida. Los genes pueden permanecer en estado latente y en determinados momentos pueden ponerse en marcha en el cerebro de manera que aparezcan rasgos nuevos del carácter por ejemplo en la adolescencia.
Las situaciones de deprivación o mal trato influyen en el desarrollo cerebral, los problemas derivados de estas situaciones dependen mucho de la resilencia.
Antes se creía que los niños muy pequeñitos, de meses, no tendrían problemas –no es así-, y los mayores pueden tener también problemas genéticos o no y pueden haber tenido vivencias desfavorables. 
De cualquier modo los niños suelen tener padres biológicos que ya tienen problemas y el ambiente en el que nacen también influye. Pero tanto en unos como en otros la posibilidad de reparación permanente es muy alta con la calidad de relación y ambiente que podemos ofrecerles, con las que no sólo podemos mejorar sus genes para reparar daños sino que estos niños trasmitirán mejores genes a su descendencia."



También cabe destacar las preguntas que se hicieron sobre los análisis genéticos, cómo se hacen y para qué sirven.
Nos informó de que el test genético se hace recogiendo saliva del niño en un tubito (en la saliva hay ADN suficiente) y que se trata de estudios muy complejos hechos por laboratorios especializados.
De que son interesantes en casos con enfermedades de tipo esquizofrenia u otros problemas psíquicos en los que estos test puedan arrojar luz. Pero que hay otros casos en los que su utilidad es relativa porque puede que de alguno de los  genes que salieran en el test a lo largo del tiempo se haya producido otro gen que lo module o compense.
¿Medicamentos sí o no?
"Al buen funcionamiento psíquico se puede  ayudar tanto por psicoterapia como con medicamentos tanto la medicación como la psicoterapia como el efecto placebo pueden producir cambios epigenéticos favorables.
Los medicamentos ayudan y favorecen en la mayoría de los casos
Hay actividades (ejercicios meditación) que ayudan a y desarrollan la parte emocional y trabajando la parte emocional de los padres también se puede modificar la epigenética de sus hijos."
El doctor Benit es partidario de combinar terapia y medicación en tratamientos muy personalizados y muy seguidos por especialistas, comentó que hay chicos que no pueden hacer terapia si no están medicados ( por su alto grado de ansiedad, por sus traumas etc)

¿La medicación es de por vida?
Contó  que hay personas que han tenido tantos problemas y traumas que la medicación puede ser una muleta que ayude y que tenga que ser suministrada a largo plazo (en casos de esquizofrenia, por ejemplo)


http://www.familiayadopcion.com/


Una vez más tengo que agradecer al Instituto Familia y Adopción cuyos esfuerzos e iniciativa me han permitido aprender y aclarar muchas dudas sobre un tema tan difícil y apasionante como es  este.



De todo me quedo con la idea esperanzadora de que ...
"El carácter reparador de nuestra conducta con  nuestros hijos y el ambiente en el que los criemos puede modificar sus genes."