Ir al contenido principal

Celebrar las pequeñas muestras de apego.


Apego y vínculo son dos palabras estandarte en toda relación adoptiva….perdón, en toda relación, amar a alguien significa compromiso. 
Adoptar es  también un compromiso, un compromiso total.
Lo extraordinario de la adopción es que te comprometes con alguien para toda la vida... a cuidarle en las alegrías y en las tristezas, a amarle incondicionalmente... y desde luego antes de que esa persona te ame a ti.
 Cuando adoptamos la vinculación -que tan difícil nos había parecido durante años-, llega de la mano de un juez y es cuestión de papeles. Papeles mediante los cuales ese niño y tú estáis vinculados legalmente de por vida. Pero no es ese el vínculo del que tanto teorizamos. El vínculo, eso tan importante, que será lo que de verdad nos hará una FAMILIA con contenido, de profundas dimensiones, no en teoría, se hace de rogar y como todas las cosas importantes en la vida, -esas que piden atención y trabajo-, es cuestión de tiempo también.
El vínculo es conexión, unión, son lazos que se han de ir formando con nudos invisibles e irrompibles, algo muy muy delicado de tejer y depende de muchas cosas,y puede resultar complicado, como nos explicaba Charo Blanco en su artículo sobre los problemas de apego en niños adoptados 

Se me ocurre que es como un tallito de una planta, endeble con apenas cuatro pelillos que hacen las veces de raíz, que hay que plantarla y tarda mucho tiempo en echar raíces fuertes y luego la parte visible un día  cuando está bien asentado empieza a crecer y a desarrollarse. Aunque esta es  una cosecha extremadamente delicada que hay que cuidar y vigilar con extremo cuidado.

Hace cinco años que formamos una familia, en ese tiempo que parece mucho o poco según con que lo referencies tienes muy presente esas dos palabras del principio. Y al principio pese a que tratas de vivir como si todo fuera normal, yo,- que me lo cuestiono todo-,  trataba de ver apego  en donde sólo había necesidad y vínculo donde sólo había coyuntura. El día a día y la ausencia de problemas significativos van haciendo que pierdas los miedos y refuerces las posiciones. La de madre también. Y tal vez empiezas a recopilar indicios de que esa planta está arraigando.

Esta semana he tenido dos momentos para atesorar en nuestro jardín familiar, uno con cada uno de mis hijos y curiosamente muy seguidos, curiosamente muy sentidos.

El primero fue con Nacho, malito en la sala de urgencias por una inexplicable fiebre que se resistía a bajar. Esperando en mis brazos en la sala me preguntaba ¿mamá qué me van a hacer? Y yo le respondía que nada que le hiciera daño, sólo buscarle una explicación a su malestar, el rato fue largo y la pregunta se repetía a cada tanto. Cuando íbamos para la consulta donde nos esperaba el médico me dice mi hijo:

-“Mamá si tú estás conmigo nada me da miedo”.

Os juro que del latido que me produjo el oír esa frase se me hizo el corazón un poco más grande o yo lo sentí así. 
Mi hijo es muy zalamero, siempre me dice cosas bonitas, es un poeta del piropo, pero la frase de ayer, dicha con ese convencimiento… me hizo sentir tan importante para él que me costó un hondo suspiro recomponerme y no emocionarme. Lo hago ahora al recordarlo. Me encanta acariciar de nuevo los pétalos de ese momento.

El otro momento personal y maravilloso se produjo esta mañana: Diana temprano vino a  nuestra cama en la que estaba yo sola dormida, soplaba muy fuerte el viento y no me apetecía levantarme todavía, se me arrebujó y volvimos a dormirnos juntas otro ratito, luego al despertar mi hija me ha dicho:

-“Mamá durmiendo abrazadita a ti siempre tengo mis sueños más bonitos”.

Y yo hija y yo… cada vez que me decís algo así pienso que con vosotros se cumplieron mis mejores sueños.

Comentarios

  1. Hola: es muy tierno experiemntar las muestras de apego de nuestros hijos... y notar y sentir que somos esenciales en su día a día y que con nosotras se sienten seguros. Ya lo dice tu hijo en esa frase tan maravillosa: Mamá si tú estás conmigo nada me da miedo”. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
  2. Bueno, a mí me dicen eso y me derrito literalmente

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito!! Nada me hace sentir más grande y a la vez más humilde que percibir la absoluta confianza que mi hija tiene en mí, que su manita en mi mano simbolice su sentir de que unidas todo temor o dolor será superable. Les mando un beso grande familia hermosa!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…