Con calor y calentando motores


“La vida se me presenta como un quehacer ineludible; lo decisivo no es ni las cosas ni el yo, que son ingredientes parciales y abstractos de mi vida, sino lo que hago con ellas, el drama con personaje, argumento y escenario, que llamo mi vida”.
Julián Marías

Mis actores y sus argumentos

Se acaba el verano, nada tiene que ver con la estación, que por otro lado aquí, en esta ciudad que nos acoge apenas se distingue. En casa tratamos de mentalizarnos para el curso que asoma sus orejas amenazante en la hoja del calendario que mañana estrenamos.
Por esta razón hemos decidido ponernos las pilas, ir calentando motores, hacer un recordatorio de lo más básico del curso pasado… bueno, la verdad ha sido una decisión unilateral y poco secundada.
El plan es sencillo, de aquí a que comience el curso, cada mañana haremos un poquito de tarea y finalizada esta podremos disfrutar de playa y demás ofertas de ocio: tele, play statión, bici, jugar con los vecinos de la “urba”, etc… Algo que hasta ayer era gratuito y sin condiciones. 
Soy una optimista. Lo sé.

 La primera mañana de mi estratégico plan se desarrolla a duras penas, yo “en plan dura” y los niños cada uno con su pena en una tensión más que familiar… generacional. Hace poco leía sobre  la división tradicional de la vida en tres etapas: adolescencia, madurez y senectud, en esa división se dejaban a la infancia como si no tuviera importancia, ¡ya lo creo que la tiene!  y no solo para el infante sino para el resto de las generaciones que conviven con él  y cuyas vidas pone a prueba día tras día. De un tiempo a esta parte a poco que nos descuidemos de  la infancia parece depender el forjar el carácter de las generaciones y  no al revés. Esto que ahora reflexiono en voz alta, lo he descubierto hace bien poco. Lo difícil no es forjar una generación de –en mi caso- adolescente y párvulo, sino que estos dos individuos no acaben por forjarme a mí.
Y lo admito, desde que llegaron me están cambiando, son como las fuerzas de la naturaleza que van conformando y cambiando el paisaje de mi vida...dicho en plan bonito y filosófico, porque no es fácil que esto no suceda ya que no todos estamos preparados para resistir a sus, reconozcámoslas, mejores cualidades: la obstinación, la perseverancia y la tercera cualidad y no menos importante: su resistencia.

Las familias podrían definirse en un mundo ideal como grupos de personas que, aunque no piensen igual, participan más o menos  de la misma concepción del mundo, tienen conciencia de estar en la misma época y de compartir las mismas ventajas...
Para nada.Y ahí radica el problema. 
Que no, que al menos en casa somos un grupo de personas que no pensamos igual ni tenemos la misma concepción del mundo y las ventajas que compartimos, cuando se las hago notar a mis hijos les suena a ofertón de gran superficie...

Voy a tener que estudiar nuevas estrategias y hasta estrategias de mercado antes de que acabe sin remedio y para siempre convertida en una "drama mamá", porque en un alarde de intentar educar sin intransigencia, por mucho que les trate de vender las ventajas de hacer la tarea pronto para disfrutar de  ir a la playa y de tiempo libre, ellos han resuelto educarme a mí y convencerme de las ventajas de abandonar mis ideas peregrinas, hacerme desistir de mis pulsos matutinos y pasar directamente a disfrutar de las ventajas sin pasar por los inconvenientes que me acarrea tamaña contienda. ("Total para lo que queda de verano"...)
Su manera de pelar mis nervios son muchas y variadas y nunca debemos subestimar al contendiente…

El pequeño, en menos de cinco minutos y con sólo dar un vistazo a la hoja del cuaderno de ejercicios, ha decidido que lo que le pido es injusto y sobre humano ya que es del todo imposible que pueda completar  una serie  de números sumando de 25 en 25 porque no tiene tantos dedos… ¡y me muestra sus manos para acabar de convencerme!
Le miro fijamente y me doy cuenta de que habla en serio…(las neuronas están más atrofiadillas de lo que esperaba...)  le sugiero que pruebe a hacer la operación en una hoja aparte donde pone los números 625 y 650 aleatoriamente, -diría yo poniendme estupenda, "a huevo" que dirían otras voces más aguerridas-, según me cuenta para sumarlos… pero mi cara de perplejidad le ha debido de sonar a actitud disuasoria y acaba restándolos poniendo el menor por encima del mayor para acabar de minar mi fe en alguna sombra de razonamiento con lo que le sale una operación disparatada para cualquier propósito que no sea sacarme de quicio…lo miro de nuevo fijamente y se asombra  de mi asombro que se acerca más al estupor, ya que no encuentra nada extraño en lo que acaba de hacer. Le sugiero que lo repase antes de continuar con la serie y su expresión corporal y el sonido de la  libreta y el lápiz deslizándolos por los muebles de la habitación en dirección a su cuarto es como un misil justo al centro de mi paciencia. Sus comentarios en un intento más que acertado de desgastar mi entereza y mi moral están lejos de mostrar  una  predisposición al armisticio...

Suspiro en un intento de mantener intacto mi nivel de flotación.Y mientras lo veo alejarse en semejante actitud de pasiva provocación caigo en la cuenta de que quien no me ha interrumpido,  ni siquiera para protestar ni una sola vez, es mi hija adolescente… me asomo a su libreta y confirmo que tan sólo ha escrito el número de la pregunta que se supone tiene que  contestar de su cuaderno de verano aún por estrenar y esto le ha llevado más de tres cuartos de mañana.


A todo esto yo…. ¿había empezado a escribir un post sobre el verano que se acaba o sobre el curso que nos aguarda?

3 comentarios:

  1. Mercedes, me has hecho reir. Asi son con esta edad, (tengo otra por el estilo): obstinados, perseverantes y resistentes. Es lo que toca!!
    Saben "sacar la punta al lapiz" la mar de bien!!! para salirse con la suya y hasta consiguen sus propuesta algunas veces . Y nosotras, con un gran ingenio que a veces no nos da para mas, intentando no ceder a lo que se poponen, :-)

    ResponderEliminar
  2. Ja,ja,ja... genial. Vivimos en mundos paralelos? Creo que sí, pero con la posibilidad de poder pasarnos del uno a otro si hay suerte.
    Itsaso

    ResponderEliminar
  3. ¡Cómo me suena lo que cuentas!Un saludo

    ResponderEliminar

Me encanta que me cuentes lo que piensas