Ir al contenido principal

"La Adopción". ¿Reviviré la nuestra?

-No abráis la puerta a nadie…
Nos dijeron al dejarnos solos en aquel pequeño –pero céntrico- apartamento de Ust Kamenogorsk
-¿Y si es la policía?- se me ocurrió preguntar.
.A ellos menos que a nadie…
No llevábamos ni tres cuartos de hora en aquel país y ya habíamos tenido que pagar 1600€ a aquellas tres personas en las que tendríamos que confiar para todo durante el mes siguiente.
500€al chofer ,500€ a la traductora,600€ por aquel espacio modesto  que sería nuestro hogar y refugio durante los 30 días que vivimos allí para conocer y visitar a los niños que nos habían asignado y que se convertirían en nuestro hijos para siempre.
Hubo momentos en que pasamos miedo, recuerdo un día –sólo un día- en que aprovechándonos de que estábamos en el centro, al terminar las visitas  en vez de regresar al apartamento nos quedamos, en una cafetería donde con la consumición te daban la clave para tener acceso a wifi. Sólo estuvimos una hora, eran sólo las siete y noche más que cerrada, el regreso por aquellas calles sin iluminación ninguna, sin aceras , sin asfalto, aquella entrada del edificio por aquel callejón siniestro… Nuestra ropa, nuestros zapatos eran tan diferentes…fuimos muy conscientes de que nos habíamos puesto en peligro. 
No lo volvimos a hacer y cada tarde desde las 6 de la tarde hasta las 9 del día siguiente permanecíamos en aquella casa nuestra casa. De la que no conocimos a ningún vecino, pese a ser un edificio de varias plantas nunca nos cruzamos con nadie, ni una sola persona.
Tengo una enorme expectación por ver mañana la película “La Adopción”, tengo ganas de asistir desde afuera a aquellos escenarios tan similares, a aquellas situaciones que ya he reconocido en los tráilers  de la película. Seguro que me identificaré con esa pareja que, como nosotros viajó miles de kilómetros a un país en busca de su sueño: ser padres.

Todos los que hemos perseguido de una u otra manera hemos superado obstáculos, enfrentado situaciones y pasado por aros difíciles de describir tanto como para escribir nuestra propia película o nuestro propio libro. Y pese a todo será nuestra historia única e irrepetible, por la que volveríamos a pasar si hiciera falta para llegar a nuestros hijos.

Comentarios

  1. En efecto, Mercedes, bien lo dices, podríamos escribir nuestra propia película o nuestro propio libro, y solo los que han vivido experiencias similares nos comprenderían. Muchas gracias por tus testimonios.

    ResponderEliminar
  2. Fantástico texto...fantásticos recuerdos!! Gracias!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…