El libro ahora es vuestro


El pasado viernes se hizo la presentación de nuestro libro Mariposasen el corazón: la adopción desde dentro”. La sala estaba llena, llena de muchas caras que nos miraban con cariño, la sala estaba llena a rebosar de él, las personas que estaban allí fueron a apoyarnos y a mostrarnos su cariño y a respaldar nuestro trabajo, un proyecto que al fin se hacía realidad. Eso no pasa todos los días.

Todas estábamos nerviosas por la responsabilidad, queríamos que nos saliera bien ¡claro! pero es que además estaban allí las personas a las que más queríamos y que son protagonistas de nuestro libro y de nuestra vida. Sentirlos allí: sentir que todos estaban dentro de nuestro equipo, las familias, nuestros compañeros de vida, nuestros  hijos …Fue algo muy intenso.

Hablar sobre el libro, compartir de viva voz con todas las personas que se acercaron (o vinieron desde lejos para estar allí) lo que en el libro compartimos, fue algo de lo más especial, conocer en persona a personas que ya forman parte de nuestra vida y de nuestro libro, abrazar a amigos y amigos de los amigos resultó algo muy especial.
Entre nosotras había nervios, en la mesa donde estábamos sentadas había mucha emoción contenida pero también había mucha complicidad, mucha cercanía y emoción. El tema no era fácil, no es un libro fácil de escribir ni de describir. El libro está lleno de momentos emocionantes que hemos querido trasmitir y las cinco los hemos compartido.
Antes  de escribirlo cada una desconocía en profundidad la historia de las demás y después de este libro nos conocemos, nos admiramos y nos queremos. Somos un equipo, todas para una y una para todas y fue muy emocionante reunir en esa sala a todos nuestros hijos, a nuestras familias y darnos cuenta de que todos estábamos muy a gusto juntos. Tras los nervios hubo risas y confidencias. 
Fue un día emocionante que cuando acabó no había sensación de cansancio y si mucha alegría, serena alegría… nos despedimos como se despiden las familias, con la tranquilidad de que pronto nos volveríamos a ver.

Estoy orgullosa de mi nueva familia por adopción, porque ha sido el tema de la adopción quien me la aportado y como las historias de nuestro libro, somos cinco familias tan distintas entre ellas como para que quien nos vea puede hacerse una idea realista de lo que supone formar una familia por esta vía…
Y bueno... el libro ya no nos pertenece, ahora es de quien lo lea y espero que quien lo haga se sienta un poco también parte de esta familia, comprendido, identificado, respaldado… y sería fantástico que también motivado a compartir su experiencia para así conseguir entre todos una nueva percepción de la adopción donde quede claro que pese a todo, los padres y madres “No cambiamos un instante de lo vivido si eso supusiera no llegar hasta nuestros hijos”.
Y ha sido duro y el día a día a veces también lo es,  cada uno de nuestros pequeños grandes héroes es un reto para el que necesitamos estrategias, estrategias que se nos acaban y tenemos que buscar algunas nuevas. Nosotras hemos aportado las nuestras, ojalá sirvan de ayuda.

Yo quiero ser el bueno

Cada vez más en la televisión, en los medios de comunicación, en muchas series y en muchas películas señalan al hecho de ser adoptado como justificación o motivo para la malignidad de los personajes.

Mi hijo pequeño no es ajeno a esto y hace poco al hilo de la película "Los Vengadores" donde la maldad del villano Loki es justificada por su hermano diciendo “"es adoptado", me comentaba:

-Mamá porqué los adoptados siempre son los malos?¿Si “naces” adoptado vas a ser siempre el malo?

¿Cómo se lo explicamos para que lo entiendan?

En el colegio hay un niño algo mayor que es cojito, no sabemos  que le habrá sucedido pero de más pequeñito no lo era, de pequeño jugaba y saltaba mucho a la comba.
Ese niño se ha vuelto travieso y anda todo el día dando patadas a otros niños y niñas a los que hace daño.

-¿Crees que tiene "la culpa" de portarse así el haber saltado a la comba de pequeñito?

-No-me dice muy convencido.

-Claro, que no.¡No tiene nada que ver! Yo misma he saltado mucho a la comba y no ando  a patadas con la gente ¿verdad?

-¿Y crees que es por culpa de que es cojito por lo que le da patadas a todos?

-No, el año pasado “también” era cojito y no hacía eso…-me responde pensativo.

-Bien, pues  ya vesque su mal comportamiento de ahora no tiene que ver con que jugara a la comba ni con que sea cojito… seguro que es por otra causa.

-¿Mamá tú crees que será adoptado?

-¡…!

-No. El ser adoptado es una circunstancia como la de saltar a la comba, no tiene nada que ver con que luego la gente se porte mal.

-Vale, pues el próximo día les digo a mis amigos que yo quiero ser el bueno.



La vuelta al mundo en 2190 días

Hoy se cumple el aniversario del día más importante de nuestra vida: El nacimiento de nuestra familia.
Los recuerdos afloran con fuerza, las emociones, la intensidad de todas ellas, el miedo, aquel día junto con la ilusión,la más fuerte era el miedo, la tremenda responsabilidad de convertirte en madre, de convertirnos en padres de dos niños de los que nada sabíamos ni siquiera teníamos sus fotos, ni la edad, a ciencia cierta nada sabíamos de su pasado, de sus vivencias ni de cómo eran.

Desde entonces la vida ha sido distinta, el mundo ha cambiado mucho,  muchas de nuestras circunstancias, de nuestras realidades son distintas y todos hemos tenido que adaptarnos a  esos cambios, aprendiendo a fijarnos en el color del cristal por el que la vida  se mira  e incluso he aprendido a mirar el mundo a través de sus ojos, sus profundos ojos rasgados que son capaces de acelerar los latidos del mundo y parar los de mi corazón.
Hace seis años que estamos juntos y a veces, como hoy, parece que fue ayer cuando nos conocimos y otras que llevamos toda la vida juntos. 
Aquellas emociones y sentimientos que vivimos en el aniversario que hoy celebramos, permanecen vivas en el recuerdo y refuerzan lazos que han tenido que crearse partiendo de mucho más adelante que cero, fuertes lazos de unión que hemos tenido que aprender a crear como los marinos,  tejiendo afectos inventando mil maneras de afianzar vínculos, estando alerta a los golpes de viento, atando cabos, sujetando fuerte el timón cuando surgen  tempestades, incluso aprendiendo a relajarnos y a mirar el paisaje cuando las aguas están en calma.

Hace 6 años el barco de nuestra familia zarpó desde la ciudad que está más lejos del mar y seguimos navegando  e inventando día a día nuevas rutas.
Surcando la vida juntos para siempre.



El punto...y aparte.


A veces un empujoncito es suficiente para franquear un obstáculo.
A  veces una actitud  a lo mejor no es otra cosa que miedo  al ridículo, frustración o confusión o tal vez sólo retraimiento o ganas de llamar la atención  y no tomar en cuenta esa pose hacer cómo que no te das cuenta, “ignorarla”, provoca en un niño un cambio decisivo.




Exponer a tu hijo, a tu alumno al éxito mediante un pequeño empujoncito, tan leve que ni siquiera él pueda percibirlo, y se volcará en una tarea o una actividad a la que antes se negaba aún sabiendo que podría resultarle divertida. 
¿Qué habría sido distinto si la maestra de Vashti no hubiera tenido ese gesto?