Ir al contenido principal

CUANTO CUENTAN LOS CUENTOS

Los cuentos son cómo un idioma especial que entienden todos los niños, de hecho cuando no logro llegar a mis hijos, cuando mis explicaciones son atendidas como si "recitara" jeroglíficos en un idioma extranjero, recurro a los cuentos y noto como los jeroglíficos hablados se vuelven palabras y los sonidos tomaran el ritmo y cadencia de la música del flautista de Hamelín, me siguen y me escuchan.

Me encantan los cuentos, leerlos y escribirlos. Desde pequeña me inventaba cuentos que
leía a mis muñecas –y a mi oso polar de peluche- a la hora de acostarles igual que mi
madre hacía conmigo, ella también se inventaba cuentos, o hacía versiones divertidas de
otros que anduvieron por su infancia, ”La ratita presumida y el pobre ratoncito Pérez” era uno de mis favoritos, uno de esos cuentos que van sumando pasos y personajes a cada movimiento que la resolutiva ratita tenía que hacer para conseguir el cucharón de su vecina para salvar al pobre ratoncito Pérez que estaba “metidito y cocidito” en su olla…
Escribir es una gozada, darle forma a una idea, observar por donde empieza y acaba, cómo va tomando forma y vida propia una historia y luego exponer lo escrito a oídos de mis hijos supone un reto que me hace cosquillas cada vez que sucede. La hora de la verdad, los dos en la cama mirándome y prestándome  toda la atención. Ese momento es una primera vez y cómo todas las primeras veces tiene el brillo de lo nuevo y las sombras de la duda de si gustará o no. Los niños son implacables pero también los espectadores más agradecidos, sus reacciones la mejor medida y la prueba del algodón del calado de la nueva historia. A veces se duermen, a veces no pueden ni quieren hacerlo y me demandan que lo relea una y otra vez. Jueces y parte…

Me gusta escribir cuentos, leérselos a mis hijos y verlos ilustrados es una sensación indescriptible. Tengo la suerte de contar para ello con dos ilustradoras que me conocen y a las que me unen lazos invisibles de amistad admiración y cariño.

María José Sánchez Megía me empujó a publicar de su mano y por sus dibujos “¿Yo tengo dos mamás?”, una historia muy íntima que ha llegado a la casa de muchas familias para dar color y palabras a situaciones complicadas de recuerdos o de explicaciones necesarias.

Y  “¿De qué color es mi mariposa?” con sus preciosas ilustraciones y una historia mágica escrita para facilitar recursos, a los padres, al colegio y  a los propios niños, para entender y explicar esa maravillosa y necesaria experiencia de ser queridos su autoría la comparto con María Martín Titos (con la que también comparto el libro coral Mariposas en el corazón. La adopción desde dentro”) y con el prólogo de Iraxte Serrano.
Un cuento que nació por que necesitábamos ayudar a los niños a explicar su historia de
adopción y a poner en valor su historia. 

Y mi otra ilustradora Esperanza Noguera, artista y perfeccionista que da a luz y atesora
cada ilustración como una obra de arte, que nunca ve acabada su obra porque siempre
tiene una nueva idea, una nueva inspiración que hará que sus acuarelas aporten más vida
y más sentido a mis personajes. Me habla de ellos como de seres vivos, como de mis seres queridos –y lo son-.

Yo le doy tiempo y ella me devuelve arte, emoción en cada línea de su pincel, cada trazo, cada mancha tiene un porqué cada vacío está lleno de argumentos. Su versión de Tatiana (que en realidad es mi hija Diana) es una maravilla, ha captado su esencia, su carácter, su delicada forma de habitar este mundo.

Hoy es el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil y mis hijos  se encuadran en los dos conceptos, mi pequeño que espero que siga con ese lado tierno e infantil durante todo el tiempo que los nuevos tiempos lo permitan y mi Princesa de las uñas de fresa con bambas y leggins que en mis historias se pregunta por el sentido de la vida de las matemáticas o reflexiona sobre su particular relación con la comida…



Comentarios

  1. Tomaré nota de los cuentos que has escrito. Me apetece incluir ¿Yo tengo dos mamás? en nuestra biblioteca particular en breve. Bicos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

ESE DUELO QUE NO CESA. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…