Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2011

Desde el otro lado

Este tiempo, este camino que hemos recorrido hasta aquí juntos se me asemeja como un saco lleno de sorpresas que metes la mano y sale algo maravilloso y otra vez la metes y cambia y es un disgusto o un susto, otra vez bueno, dos y medio regular, ahora uno mejor y ahora una ceja rota, ahora un me he caído y ahora un no quiero, ahora un ¿mamá me quieres? Y ahora un ya-no-soy-tu-amigo….y así cada día salen del saco trescientas situaciones distintas de media…dependiendo del tiempo que estemos juntos, entre semana la media baja bastante y los fines de semana puede ser un torbellino… como torbellino es Nacho, que cada vez se parece más a bebé TAZ ese simpático diablillo de Tasmania de la Warner que se hace un remolino y cambia en un segundo.
Diana tiene un saquito más liviano, pero tampoco está exenta de sorpresas, sus cambios de humor no son tan drásticos y la verdad es que trata por todos los medios de compensar sus bataholas y pone tanto empeño en hacer y en aprender que es muy fácil baj…

Dos años desde que nos conocimos

Yo creo en la memoria histórica, pero no en esa con la que nos martillean por televisiones y medios de comunicación, tal vez porque a tanto no me alcanza, ni tan siquiera recuerdo que mis padres hicieran mención a la guerra y mis abuelos si acaso, contaban anécdotas referentes a carencias y a ingeniosas maneras de superarlas. En mi casa, por suerte, no hubo caidos de ningún color, ni perdidas ni rencillas ni rencores. Por eso para mí la memoria histórica es aquella que cómplice 
de mi inconsciente me manda teletipos, flashes de imágenes o un estado de ánimo raro que me hace preguntarme sobre lo que me sucede. Muchas veces el calendario me da la respuesta. En estos días he estado especialmente nerviosa(tutoría incluida) con la sensación constante de que se me olvidaba algo o que algo importante me dejaba por hacer o se me estaba pasando…
Llevo todo al día y he resuelto con días de antelación cosas que podía haber dejado para más adelante, que siempre dejo para después y aun así he seguido …

Esta semana tiene dos lunes.

Lunes otra vez…-aunque sea jueves- pero mi yo autómata, maquinal se siente y se mueve como lunes,me repito que queda menos para el sábado, que se me va a hacer corto, pero que va… las obligaciones y los horarios enlatados –las horas como sardinas- me dicen al oído que no me engañe, que da igual lunes o jueves que las obligaciones son iguales y que lo que me pasa es que estos días de fiesta me saben a gloria y a poco a muy poco, sobre todo si como este he conseguido desconectar en mi particular paraíso, cuando esto sucede  retomar la semana me cuesta horrores.
Hablando de lunes,el ya pasado superamos la prueba de la tutoría con Nacho, tan nerviosa como iba por puro miedo a lo desconocido, a llevarme una desagradable sorpresa o aún peor el terror a enterarme de algo  crucial en la vida cotidiana de mi hijo que a mi se me hubiera pasado por alto, algún rasgo inédito en el carácter de Nacho que me dejara descolocada y con esa sensación de “que no te enteras” que ya he visto en  otras madre…

El maestro de Nacho quiere hablarnos....

Estoy preocupada, el lunes pasado Nacho al parecer tuvo en clase un estallido de genio totalmente desproporcionado, al parecer no le gustaba la actividad propuesta por su maestro... Cuando a medio día lo recogí en el colegio Joaquín -su maestro-, con palabras tranquilizadoras me contó el episodio : “todo bien pero….” Y brevemente me puso en antecedentes, también me indicó la necesidad de que el niño viera que padres y educador estaban en la misma onda de lo que estaba bien y lo que no era admisible. Algo de lo que no cabe duda, también me citó sin falta el próximo lunes en tutoría e incluso tuvo la amabilidad de amoldarse a mi horario –siempre canalla-. Parecerá algo exagerado pero esa cita es algo que toda la semana me tiene preocupada. Tengo que adelantar que tenemos como maestro una persona altamente cualificada, con la que desde que le conocimos el año pasado como profesor de apoyo, tenemos, tanto nosotros –Eduardo y yo- como Nacho, un gran feeling, particularmente a mi me parece u…