Ir al contenido principal

Entradas

Una guía para las dificultades de aprendizaje en la escuela…Ya ¿para qué?

  Hace 15 años comenzaba la larga travesía de un proceso de adopción que duró casi 4 años hasta llegar a nuestros hijos. Debido a la larga espera como muchas otras madres decidí abrir este blog que empezó siendo, como casi todos los blogs de adopción, un Cuaderno de bitácora en el que compartir todo lo referente a esa espera, el proceso previo, el viaje, el encuentro y luego los avatares de nuestra adaptación, mis anhelos e inquietudes como madre primeriza de dos niños de 2 y 7 años, todas las novedades y las primeras veces y sobre todo un tema recurrente que, como a muchas de las madres y familias adoptivas nos ha dado -y nos sigue dando- muchos quebraderos de cabeza: La escuela. Esa escuela ajena a la realidad pasada y presente de nuestros hijos, tan cerrada a la hora de entender el  porqué nuestros niños son desorganizados, dispersos, olvidadizos, impulsivos, y todo lo que se pueda derivar de unas funciones ejecutivas alteradas… …” Funciones ejecutivas  ”… es este un c
Entradas recientes

Se cierra y se abre una nueva puerta

  Este año termina y toca hacer inventario de las cosas que hemos hecho y de las quedaron por hacer. Pararse y reflexionar, hacer balance y memoria y si procede, cuadrar resultados.  Este año tan difícil también.  Este año que se agota, que tanto queremos dejar atrás, ha estado lleno de retos, algunos impuestos a la fuerza, otros sin más remedio. De obstáculos de diferentes alturas y profundidades que no por globales y colectivos han sido más llevaderos. Un año virtualmente intenso en el que he escuchado y leído mucho y con mucha atención, verdades verdaderas y otras que lo parecen y no lo son, o al menos no son mi verdad. Y he estado más en silencio de palabras propias que nunca. A fuerza de encierro me cuesta mucho exteriorizar. He visto muchos amaneceres y he querido compartirlos. Ese despertar del sol casi cada mañana ha sido el aliciente para empezar tantos días tan iguales, que se me ha borrado hasta el calendario. He intentado mantener mi barco a flote, con mi tripulació

TAL DÍA COMO HOY A 11 AÑOS LUZ

  Han pasado once años en un suspiro, que parece mucho y poco a la vez   El momento intenso de la espera final, sentada en un sofá ante el despacho de la directora y los instantes   que vivimos después… El encuentro con Nacho, un encuentro difícil, angustioso y conmovedor. Pudo ser el día más feliz de nuestra vida pero no lo fue. Aquel niño adormilado, casi paralizado… qué distinto al que vivimos horas después, tan despierto y pizpireto.  Pasado aquel primer encuentro donde se habían pasado con el brebaje tranquilizador, para presentarnos a un niño tranquilo. Todo discurrió de otra manera. Hoy con   la tranquilidad de saberlos sanos y cómo están progresando, todo se ve de otra manera, pero aunque toca el recuerdo de aquel día, tengo que admitir que son momentos difíciles en los te asaltan miedos,  dudas, incertidumbre... no es para contarlo...tampoco para vivirlo.  Fue un mes lleno de días intensos de muchas emociones y experiencias condensadas en unas pocas horas, días de pr

A las puertas de Magisterio

Queridos profesores y maestros, Todos los que habéis pasado por la vida de mi hija y la habéis aupado hasta aquí. Gracias por lo que le habéis transmitido. Sé que ella también os ha dejado huella, porque es una persona muy muy especial. Hace 10 años una niña abandonaba un orfanato, su conocida realidad, para entrar en una dimensión absolutamente distinta y desconocida. Cambios de vida colosales aparte y centrándome en lo escolar, recién llegada de Kazajistán por ley tuvo que incorporarse en mitad de segundo de primaria, en un nuevo entorno, con una lengua totalmente diferente y extraña y carente de muchos aprendizajes básicos y no sólo curriculares. Es muy cruel el obligar a los niños y niñas recién llegados a acoplarse inmediatamente en los complicados procesos del aprendizaje escolar y a ella le tocó hacerlo en mitad de un curso avanzado sólo teniendo en cuenta su edad, haciendo una analogía automovilística sería como si en una competición ella se tuvo que incorporar en mitad

El cuento ¿Yo tengo dos mamás? en vídeo. Un regalo para todos los niños del mundo.

Son estos unos momentos difíciles y pensamos en cómo contribuir a hacerlos más llevaderos. Aunque seguimos trabajando por y para las familias, en Adopción Punto de Encuentro  queríamos hacer un regalo especial a los niños y niñas, nuestros pequeños grandes héroes hoy si cabe, todavía más. Por eso y junto con Mª José Sánchez Megía ilustradora e impulsora de la publicación del cuento que escribí para mi hijo Nacho ¿Yo tengo dos mamás?” y que tanto ha ayudado a muchas familias, hemos querido regalaros el cuento en vídeo. La voz es la de Nacho, cuando escribí el cuento tenía seis años. Es mi hijo pequeño, el protagonista del cuento. Esperamos que os guste.    Mi hijo en una conversación infantil, se enteró de que “yo era su segunda madre” y aunque él sabía que no había nacido de mi barriga, y que fuimos a buscarlo a un orfanato muy muy lejos,  la noticia le produjo un gran impacto, fue cómo un cataclismo, removió sus cimientos, se cargó sus seguridades y hasta su manera de relacion

Aniversario de la llegada al hogar

Es nuestro aniversario. Hoy celebramos que hace exactamente 10 años regresábamos del viaje más importante, largo y cansado de nuestra vida, cansados pero felices, felices pero asustados, todos, Eduardo, Diana, Nacho y la que escribe llegábamos a casa, emprendíamos la vida en familia por la que tanto habíamos cada uno. Llegamos de noche y dormimos de tirón 16 horas los cuatro, y desde entonces cuatro para todo y todo para cuatro. Miro hacia atrás y veo el recorrido y los obstáculos y los logros. La vida que te imaginas tiene metas, pero la real es una carrera de fondo con etapas indefinidas que se van cubriendo... sin cronómetros, sin trayectos fijos, cuando se supera una en seguida estás inmersa en otra y a veces sin saber qué te dejas y casi siempre sin saber qué te espera en la carrera. La vida tiene su ritmo,con suerte armonioso, y con niños, seguro frenético, y ellos son los que marcan el compás para siempre, desde hace diez años. Hoy f estejamos el aniversario del nacimi

Se llama calma. Poema de Dalai Lama

Se llama calma y me costó muchas tormentas.  Se llama calma y cuando desaparece…. salgo otra vez a su búsqueda.  Se llama calma y me enseña a respirar, a pensar y repensar.  Se llama calma y cuando la locura la tienta se desatan vientos bravos que cuestan dominar.  Se llama calma y llega con los años cuando la ambición de joven, la lengua suelta y la panza fría dan lugar a más silencios y más sabiduría.  Se llama calma cuando se aprende bien a amar, cuando el egoísmo da lugar al dar y el inconformismo se desvanece para abrir corazón y alma entregándose enteros a quien quiera recibir y dar.  Se llama calma cuando la amistad es tan sincera que se caen todas las máscaras y todo se puede contar.  Se llama calma y el mundo la evade, la ignora, inventando guerras que nunca nadie va a ganar. Se llama calma cuando el silencio se disfruta, cuando los ruidos no son solo música y locura sino el viento, los pájaros, la buena compañía o el ruido del mar.  Se llama calma y con

Un cuento para aprender a mirarse con otros ojos.

Milán es Milán es un niño con baja autoestima, con un concepto pobre de su persona, y que suele decirse a sí mismo cosas que lejos de ayudarle le hunden más y le alteran mucho.  Aunque trata de portarse bien y de hacer lo que cree que los demás quieren que haga, a fuerza de aguantar, algunas veces estalla y entonces ahuyenta a todo el mundo y se siente muy solo.  Un día Milán conoce a alguien muy especial que, entre otras cosas, le enseñará a mirarse de otra manera y a fijarse en las miradas que trasmiten amor y con ella aprenderá a hablarse de otra forma, a cambiar su destructivo diálogo interior, a aplacar su demonio interno, ese que le dice cosas feas que le hacen sentir peor, reemplazándolo por un ángel que le hable de forma amable incluso cuando se equivoque. Un cuento que enseña a redescubrirse y a mirarse con otros ojos    He leído atentamente este cuento, con ojos de Milán, de los "Milanes" que pueblan el mundo, y  con esos ojos, he percibido una historia e

La Educación es un asunto urgente.

Cada vez que un proceso electoral se acerca, todas las fuerzas políticas pregonan su modelo educativo. Lo revisten de moderno, lo adornan, le sacan el dobladillo, si lo creen conveniente, y emperifollado de promesas de futuro y escote palabra de honor lo exhiben allí donde creen que más va a gustar.  En esta ocasión y por lo que se les oye a unos y a otros el tema no es preferente. Es evidente que los únicos colegios que tienen en mente, que les preocupa y les importa son los colegios electorales. Pero es que en las encuestas del centro de investigaciones sociológicas, si es que sirven de referente, tampoco aparece la educación entre las principales preocupaciones de los españoles. “ No habrá mejora de la escuela hasta que durante unos meses no aparezca la educación en el primer lugar de las preocupaciones ciudadanas ” decía al respecto   José Antonio Marina filósofo y pedagogo.  Pero va a  hacer falta un profundo cambio en muchos de los aspectos que ocupan nuestras preocupac

Adopción aprendizaje y escuela.Compartiendo lo aprendido: Una alianza con esperanza de futuro.

 Desde que me decidí a ser madre por la vía adoptiva, he leído libros, artículos, trabajos, tesis y tesinas, post y todo lo que en mis manos caía primero para prepararme para ese gran reto que sabía iba a ser para mí el criar y educar a un niño y aún más cuando la vida me hizo el regalo de que no fuera uno sino dos y a la vez los que íbamos a criar. Dos niños, dos edades, dos vivencias tan diferentes a pesar de que sus destinos partieran del mismo sitio y arribaran a la misma familia. La nuestra. Cada uno con sus cosas y los dos con sus dificultades en el cole, algunos comunes y otros originales, problemas insólitos a veces para los que tienes que prepararte, al menos para aprender a reconocer las señales. Y son esas señales, identificables, reconocibles, coincidentes muchas veces, las que en muchas charlas con muchas otras madres nos hicieron pensar en la necesidad de describirlas y escribirlas para que pudieran ayudar a las personas que trabajasen con nuestros hijos. Además en m

Las primeras veces

Me tropiezo con este vídeo en las redes (abajo), una niña pequeñita en la playa que descubre por primera vez su sombra y lejos de asustarse la observa,trata de tocarla, de cogerla, toca la arena oscura y le habla.  Me fascina, miro el vídeo embelesada, sonriendo, me llena de ternura...  y me escuece. Me escuece en el alma no haberlo vivido con ninguno de mis hijos. Tengo que reconocerlo hemos vivido muchas primeras veces, y atesoro cada una de ellas. Pero a nosotros nos tocó despejar sus miedos a las sombras y a las brujas (babaikas) sus primeras palabras en español, sus primeros pasos en la arena, su primera vez en el mar. La primera vez que subieron a un ascensor. La primera vez que chuparon un limón... Aprender a atarse los zapatos, a montar en bicicleta, en patín o monopatin. Sus primeros Reyes Magos, sus primeros dientes caídos y el ratoncito Pérez. Los primeros tacones de Diana, los primeros amores de los dos y creo que el tesoro más valioso de todos: sus primeros besos. No

10 años ya. Mucho y poco a la vez.

Tras algo más de cuatro años de espera e incertidumbre tal día como hoy, hace diez años, aterrizamos en el país de nuestros hijos que aún no eran nuestros. No sabíamos a ciencia cierta nada, ni las edades ni cómo eran ni habíamos visto en foto sus caritas, tan sólo una vaga idea de que sus ojos tendrían forma de media luna y poco más. Pudo ser el día más feliz de nuestra vida aunque, para que mentir, no lo fue. El miedo, la preocupación y la angustia se apoderó de nosotros en el primer encuentro. Algo que no se puede olvidar ni siquiera en un día como hoy en el que podemos celebrar la dicha de tenerlos. O tal vez por eso, para brindar por aquel mal trago que no fue precursor de nada. Han pasado diez años en un suspiro, veloces, a veces como en estampida, poniendo el contrapunto el querer, que se coció a fuego lento como el mejor de los manjares. ”La forma de querer tú es dejarme que te quiera...” que decía Salinas. Pero ya no importa, porque despacito como ese bamb

Treinta y un 23 de septiembre

Una madre no es una brújula que al perderla pierdas el norte, porque si el tiempo se lo permite ella te dotará de la herramienta para no desorientarte: el sentido común. Treinta y un 23 de septiembre señalados en mi calendario. 31 años sin mi madre. Hace ya tiempo que puedo recordarla sin llorar, cuando les hablo de ella a mis hijos, cuando en conversaciones y reuniones de antiguos conocidos la nombran y dibujan recuerdos, anécdotas o enseñanzas (era una mujer muy culta, sabia y especial), o la miro enfrente de mí en el espejo, en mi reflejo,   en los rasgos físicos que compartió conmigo y que el tiempo dibuja cada día más parejos. La descubro en mis propias fotos, sonriendo en   mi sonrisa, en la comisura de mis ojos en muchos de los gestos y mis posturas… pero cuando, como ahora, en este preciso instante, mi agenda interior me remueve y me trasporta a ese día, a esa noche en que se fue y como se fue... Entonces el dolor aparece intacto, tan intenso y agudo y emerge desde e

El pájaro Moscón.

En donde vivo hay muchas clases de pájaros, tengo la suerte de vivir al borde del Parque Natural Cabo de Gata y durante todo el año escucho distintos sonidos de pájaros y hay uno que me desconcierta. Es un sonido peculiar, un silbar hacia adentro, una especie de estertor, un silbido aspirado como cuando alguien tiene problemas respiratorios…antes de escuchar el video, prueba a hacerlo y sabrás a qué me refiero. La otra mañana muy temprano tendida en la cama con las primeras luces del recién estrenado verano lo escuchaba. Parecía como si sólo ese pajarillo y yo estuviéramos despiertos porque no había ningún ruido más, ni sonido alguno producido por humanos ni animales. Sólo ese pajarillo y me inquietaba oírlo, me molestaba…si no lo oyera ya tantas mañanas pensaría que algún polluelo estaba agonizando.   Se me había quedado tan fijado en la mente que ya lo distinguía claramente aunque hubiera otros muchos pájaros piando con él y sobre el ruido del viento y de los coches. El cas

La mejor madre del mundo

Hoy recibo de regalo dos tarjetas hechas con mucho mimo y mucho arte, que rezuman amor y en las que nunca falta una frase: "eres la mejor madre del mundo". No es una frase hecha. No son sólo palabras ni reconocimiento lo que encierra esa frase. Yo lo sé, ellos también. Abrazos y sentimientos a flor de piel.  Un día delicadamente especial para nuestros hijos y para quien haya perdido a su madre. La mía murió hace más de treinta años. La llevo necesitando todo ese tiempo. Nunca se es lo suficientemente mayor para no necesitar a tu madre. Mi madre, -seguro que como todas y para cada uno-, era una persona especial, era mi persona favorita. Hoy es un día de evocación especial también para ella. Cuando la pienso de esta manera, me surgen  muchas preguntas sobre cosas íntimas propias y familiares que sólo podría contestarme ella. Por eso no me resulta complicado ponerme en la piel de mis hijos. Esas preguntas que germinan con más fuerza a medida que el tiempo pasa y esos pre