Un año más, desde el recuerdo...de cada día.

No se si a alguien más le pasa o soy un bicho raro pero llevo en mi interior una especie de reloj cuya alarma de aviso suena en una fecha determinada, mi humor se amohína, me pongo triste y enfadada a la vez, casi intratable, rompería a llorar por cada esquina y sobre todo me siento la persona más sola y desvalida del universo. Cada día siento mi orfandad un poquito y añoro a mi madre desde el mismo instante en que murió-tal día como hoy - con la misma fuerza y siento el mismo vacío, un vacío que nada ni nadie podrá llenar nunca porque ese es su espacio, su sitio y por lleno que esté mi corazón de amor por mis demás seres queridos ese hueco sigue ahí imposible de llenar.

La eché de menos en cada duda y en cada celebración, en cada problema y en cada alegría, en los días mas felices de mi vida y en los mas duros, aunque siempre acaricio la idea de que ella está ahí a mi lado,acariciándome el corazón, sujetándome para que no me rinda, quitando escollos de mi camino…


Antes de convertirme en madre tenía de ella una imagen y unos recuerdos, millones de recuerdos, pero siempre había alguno recurrente: Algún gesto muy suyo, su tacto, su olor, el calor que me trasmitía, la seguridad y el sentimiento de refugio.


Ahora ya madre yo, es como si la viera desde otro ángulo con otros ojos y a veces esto me acerca mucho más a ella y otras me aleja y me enfada. Si, reconozco que desde que soy madre he tenido una época en la que casi no “me hablaba con ella”, he llegado incluso a estar enfadada y molesta con su recuerdo, pero siempre hay algo que me la devuelve y me hace que la entienda y me demuestra lo difícil que debió de ser para ella también, por su forma de ser y por sus propias circunstancias y me doy cuenta de que antes la miraba desde la altura de mi niñez y ahora además de haber crecido e ir acercándome a la edad en la que enfermó, en la que murió, la miro desde otra perspectiva, desde otros enfoques y la comprendo más, y entonces me vuelvo pequeña otra vez y le echo la culpa a la vida, a sus zancadillas y en vez de enfadarme con ella me enfado con el mundo en general y...es cuando me doy cuenta de que ha vuelto a sonar el reloj de mi memoria histórica, ese que por ocupada o enfrascada en otros temas que esté me recuerda que tal día como hoy cuando las dos éramos demasiado jóvenes para separarnos. Mi madre tuvo que marcharse para siempre, ella que me lo procuró enseñar todo pero lo que no pudo enseñarme es cómo vivir sin ella.


"Una noche de verano
—estaba abierto el balcón
y la puerta de mi casa—
la muerte en mi casa entró.
Se fue acercando a su lecho
—ni siquiera me miró—,
con unos dedos muy finos,
algo muy tenue rompió.
Silenciosa y sin mirarme,
la muerte otra vez pasó
delante de mí. ¿Qué has hecho?
La muerte no respondió.
Mi madre* quedó tranquila,
dolido mi corazón,
¡Ay, lo que la muerte ha roto
era un hilo entre los dos!."
Antonio Machado.

(*niña en el poema original)

Primeras vacaciones de verano juntos

Soy autónoma, lo cual es un contrasentido porque me siento el ser menos autónomo del mundo, este año con el mes que pasamos en kaz, la semana después para recogerlos, los casi cinco meses de baja maternal…total que este año aunque me lo he currado de lo lindo, desdoblándome y tresdoblándome incluso, no he “trabajado” practicamente nada en mi profesión, por lo que "mi jefa" ha optado por no darme vacaciones, me he quedado cubriendo al personal, a quien ¡por fin! le llegaron las merecidas vacaciones ya que en todo el año no ha podido tomarse ni un sólo día. Yo me he tomado tan sólo la semana de feria que aquí se cierra por las tardes y por las mañanas apenas hay movimiento, salvo para la feria de medio día.
Las mini vacaciones las hemos pasado en Zaragoza, en casa de Elena, mi hermana escogida, mi amiga de toda la vida, tutora de nuestros hijos a los que ya conoció en una visita que nos hizo pero a la que no habíamos vuelto a ver en casi seis meses salvo a través del Skype, ese programilla por el que puedes hablar y ver a quien está al otro lado del ordenador aunque esté en la otra punta del mapa.
El mero hecho de pensar en movilizar a toda la familia, equipaje, organizar la marcha y la vuelta…
...Me daba una pereza tremenda,pero he de reconocer que ha valido la pena, han sido días de relajación y convivencia de tener ocasión de observar a nuestros hijos a través de ojos ajenos, de ver cómo se portaban en “sociedad” a lo que no están acostumbrados: casa ajena, visitas, comidas familiares…
Se han portado de maravilla han colaborado mucho y además se lo han pasado fenomenal y nos lo han hecho pasar muy bien.
Todo era nuevo y todo se convertía en un parque temático ¡hasta montar en autobús urbano les parecía emocionante y divertido! tanto, que sólo cogimos el coche en dos ocasiones para hacer dos excursiones una a Pamplona y otra al Monasterio de Piedra.
Montamos en telecabina y superado el miedo inicial les pareció como “ir en avión”, visitamos el acuario, ese día hacía tal torrija de calor que no había apenas nadie y no pararon de ir de aquí para allá descubriendo, señalando y alucinando con las especies de animales que se exhibían, Nacho imitaba con la boca a los peces, ponía cara de cocodrilo, soltaba un ¡“que agco!” enfrente de unas ranas -verdaderamente desagradables- que viven en las copas de los árboles, o se tronchaba de risa con un pez unicornio que parecía tener nariz y que resultaba de lo más cómico.
Diana al principio me preguntaba si tal o cual especie acuática era comestible y si estaba buena de sabor si se comía o a qué sabía, pasado ese primer momento en que más que en un acuario parecía estar en el mercado o la lonja del pescado, empezó a disfrutar también de lo lindo.
Mi hija es una todo terreno, y su entusiasmo la lleva a no quejarse de cansancio si hay algo nuevo esperando un poquito más allá, no importa de qué se trate, estos niños tan impresionables y tan conformables son una gozada.

Estuvimos visitando Olite que está a 42 kilómetros de Pamplona y su precioso castillo-palacio, Diana mi aprendiz de princesa en seguida preguntó por las princesas y príncipes moradores de tamaño palacio, cuando le explicamos que si que hubo un tiempo en que lo habitaron reyes, príncipes y caballeros, reinas, princesas y damiselas, pero que ahora no vivían allí, ella no se conformó y seguía preguntando a cada rato en toda la visita por los dormitorios de sus admiradas princesas, especialmente le interesaba ver el de Blancanieves…
Cuando comprendió por fin que no iba a ver realeza alguna ni sus aposentos, tal y como ella los imaginaba y viendo decaer un poco su interés se me ocurrió comentarle que posiblemente quien si habitaba los rincones del castillo sin ninguna duda serían las hadas y los duendes, que pequeños como cabeza de alfiler, seguro que estarían trasteando por los rincones de palacio observando...
No dejó rincón sin mirar e incluso le pareció ver un hada y su vuelo dorado en el reflejo que el sol hizo de la esfera de mi reloj sobre una de las paredes del castillo, fue tan fugaz que ella quedó del todo convencida de que aquella era una hada y el de Olite un castillo encantado.
Nacho subió sin quejarse y con decisión todas y cada una de las escaleras de caracol que nos encontramos, hasta el último tramo, saludando y haciendo gentes a su paso, comentando con su lengua de trapo lo que veía y asomándose también por cada hueco, pidiendo aupa para asomarse por cada ventana.
El no entendía de hadas ni de duendes, ni de reyes ni de caballeros, para el era como un inmenso Chiquipark donde ensayar sus saltos y poner a prueba nuestra forma física. Incansable Nacho, imparable, ni siquiera la ola de calor-que nos persiguió por todo Navarra y Aragón implacable-, mermaron un ápice su entusiasmo en ningún momento!
Los ratitos en que nos trasladábamos, en coche o autobús dormía lo suficiente como para recuperar –si es que las perdía- fuerzas para volver a la carga con energías renovadas.

Zaragoza, Olite, Pamplona, el Monasterio de Piedra, Albarracin... son lugares ya para nuevos recuerdos, los del primer verano juntos, las primeras vacaciones, escenarios para siempre inolvidables que forman ya parte de nosotros y los que recordaremos de forma especial en el álbum llamado “verano del 2010,” nuestro primer verano juntos.