Ir al contenido principal

Primeras vacaciones de verano juntos

Soy autónoma, lo cual es un contrasentido porque me siento el ser menos autónomo del mundo, este año con el mes que pasamos en kaz, la semana después para recogerlos, los casi cinco meses de baja maternal…total que este año aunque me lo he currado de lo lindo, desdoblándome y tresdoblándome incluso, no he “trabajado” practicamente nada en mi profesión, por lo que "mi jefa" ha optado por no darme vacaciones, me he quedado cubriendo al personal, a quien ¡por fin! le llegaron las merecidas vacaciones ya que en todo el año no ha podido tomarse ni un sólo día. Yo me he tomado tan sólo la semana de feria que aquí se cierra por las tardes y por las mañanas apenas hay movimiento, salvo para la feria de medio día.
Las mini vacaciones las hemos pasado en Zaragoza, en casa de Elena, mi hermana escogida, mi amiga de toda la vida, tutora de nuestros hijos a los que ya conoció en una visita que nos hizo pero a la que no habíamos vuelto a ver en casi seis meses salvo a través del Skype, ese programilla por el que puedes hablar y ver a quien está al otro lado del ordenador aunque esté en la otra punta del mapa.
El mero hecho de pensar en movilizar a toda la familia, equipaje, organizar la marcha y la vuelta…
...Me daba una pereza tremenda,pero he de reconocer que ha valido la pena, han sido días de relajación y convivencia de tener ocasión de observar a nuestros hijos a través de ojos ajenos, de ver cómo se portaban en “sociedad” a lo que no están acostumbrados: casa ajena, visitas, comidas familiares…
Se han portado de maravilla han colaborado mucho y además se lo han pasado fenomenal y nos lo han hecho pasar muy bien.
Todo era nuevo y todo se convertía en un parque temático ¡hasta montar en autobús urbano les parecía emocionante y divertido! tanto, que sólo cogimos el coche en dos ocasiones para hacer dos excursiones una a Pamplona y otra al Monasterio de Piedra.
Montamos en telecabina y superado el miedo inicial les pareció como “ir en avión”, visitamos el acuario, ese día hacía tal torrija de calor que no había apenas nadie y no pararon de ir de aquí para allá descubriendo, señalando y alucinando con las especies de animales que se exhibían, Nacho imitaba con la boca a los peces, ponía cara de cocodrilo, soltaba un ¡“que agco!” enfrente de unas ranas -verdaderamente desagradables- que viven en las copas de los árboles, o se tronchaba de risa con un pez unicornio que parecía tener nariz y que resultaba de lo más cómico.
Diana al principio me preguntaba si tal o cual especie acuática era comestible y si estaba buena de sabor si se comía o a qué sabía, pasado ese primer momento en que más que en un acuario parecía estar en el mercado o la lonja del pescado, empezó a disfrutar también de lo lindo.
Mi hija es una todo terreno, y su entusiasmo la lleva a no quejarse de cansancio si hay algo nuevo esperando un poquito más allá, no importa de qué se trate, estos niños tan impresionables y tan conformables son una gozada.

Estuvimos visitando Olite que está a 42 kilómetros de Pamplona y su precioso castillo-palacio, Diana mi aprendiz de princesa en seguida preguntó por las princesas y príncipes moradores de tamaño palacio, cuando le explicamos que si que hubo un tiempo en que lo habitaron reyes, príncipes y caballeros, reinas, princesas y damiselas, pero que ahora no vivían allí, ella no se conformó y seguía preguntando a cada rato en toda la visita por los dormitorios de sus admiradas princesas, especialmente le interesaba ver el de Blancanieves…
Cuando comprendió por fin que no iba a ver realeza alguna ni sus aposentos, tal y como ella los imaginaba y viendo decaer un poco su interés se me ocurrió comentarle que posiblemente quien si habitaba los rincones del castillo sin ninguna duda serían las hadas y los duendes, que pequeños como cabeza de alfiler, seguro que estarían trasteando por los rincones de palacio observando...
No dejó rincón sin mirar e incluso le pareció ver un hada y su vuelo dorado en el reflejo que el sol hizo de la esfera de mi reloj sobre una de las paredes del castillo, fue tan fugaz que ella quedó del todo convencida de que aquella era una hada y el de Olite un castillo encantado.
Nacho subió sin quejarse y con decisión todas y cada una de las escaleras de caracol que nos encontramos, hasta el último tramo, saludando y haciendo gentes a su paso, comentando con su lengua de trapo lo que veía y asomándose también por cada hueco, pidiendo aupa para asomarse por cada ventana.
El no entendía de hadas ni de duendes, ni de reyes ni de caballeros, para el era como un inmenso Chiquipark donde ensayar sus saltos y poner a prueba nuestra forma física. Incansable Nacho, imparable, ni siquiera la ola de calor-que nos persiguió por todo Navarra y Aragón implacable-, mermaron un ápice su entusiasmo en ningún momento!
Los ratitos en que nos trasladábamos, en coche o autobús dormía lo suficiente como para recuperar –si es que las perdía- fuerzas para volver a la carga con energías renovadas.

Zaragoza, Olite, Pamplona, el Monasterio de Piedra, Albarracin... son lugares ya para nuevos recuerdos, los del primer verano juntos, las primeras vacaciones, escenarios para siempre inolvidables que forman ya parte de nosotros y los que recordaremos de forma especial en el álbum llamado “verano del 2010,” nuestro primer verano juntos.











Comentarios

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…