Ir al contenido principal

Un mes de noviembre intenso

Esta siendo un mes de noviembre intenso…
De un tiempo a esta parte Noviembre es el mes que más recuerdos me mueve y este es además el aniversario de la muerte de mi hermano pequeño, al que no he dejado de extrañar ni un día sólo. Eso si,  me he revelado un poco contra tanto pesar y he tratado de evitar que el dolor de su pérdida, que las emociones que me embargan la alegría y las ganas de tirar hacia delante, no pudieran conmigo. Si existía una persona vital y resilente era él así que, aunque noviembre se haya presentado de nalgas, quiero ser capaz de darle la vuelta e impedir que me ahogue con el cordón umbilical que me conecta con esos momentos tan tristes por mis seres queridos que ya no están.


Por eso hemos celebrado el cumpleaños de nuestra hija Diana al más puro gypsy style: Como esas bodas raciales  estuvimos tres días celebrando el cumple de Diana, con su tita Ana y su tarta increíble para su clase, en plan íntimo en casa los cuatro con tarta más modesta y los regalos que con tanta ilusión esperaba, con sus más amigos de la clase, en uno de esos fast food que tanto les gustan a los niños y tan poco a los mayores y con tarta también en improvisada reunión vecinal.






¡Diana, mi chica excelente, día tras día venga a soplar velas! 4 tartas después conseguimos un fin de semana cargado con celebraciones felices y dolorosas, que las felices lo fueran a tope y las dolorosas no lo hayan sido tanto, celebrar la vida y la suerte de haber compartido la de un ser especial que 1 año atrás nos dejaba al mismo tiempo que mi hija celebraba su cumple, yo no pude estar en aquel cumpleaños y este año me he resarcido, a base de bien.

Unos días después, en seguida, en este mes tan cargado de fechas emotivas, recordábamos el aniversario de uno de los días más felices en la vida de mi hermano pequeño y de mi cuñada, Ana.
Hace tres años, compartimos un día maravilloso y feliz. Todo un acontecimiento familiar. Tras 24 años de novios casi toda una vida compartida, se dieron el sí quiero, en una ceremonia cargada de emoción y de cariño. Estuvimos todos  juntos y felices en el día más importante para ellos, ¡se le veía tan bien!, dejó al lado todo lo que pudiera ensombrecerlo y al verlos tan felices olvidamos la enfermedad, la lucha, y el futuro que sabíamos tan corto, pero ese día solo importaba el presente y conseguimos vivir un día mágico. Un día para recordar con el corazón repleto de emociones buenas...aunque se nos desborde.


Y hoy celebramos 8 años de casados Eduardo y yo.
Me asombra pensar en que estos últimos años, a la vez que corren que se las pelan, cuando me paro –como hoy- y me pongo a pensar me parecen pocos en cantidad y al mismo tiempo han sido tan densos, tan llenos de momentos cruciales, ha cambiado tanto mi vida en este tiempo, en todos los aspectos de mi vida con cambios tan rotundos que tal vez si me reencontrara con la Merche que fui...no me reconocería, ni por dentro ni por fuera, aunque mis afectos más incondicionales me digan para animarme que sigo estando igual..

Y aún queda otro cambio decisivo más…

Comentarios

  1. ¡qué mes tan intenso y tan agridulce¡ Eres una luchadora, hay que ser muy fuerte y vital para enfrentarse a tanto dolor como te ha tocado vivir. Felicidades para Diana y un fuerte abrazo para tí.
    Itsaso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias amiga, , menos mal que existen rincones virtuales en cuyas esquinas se pueden dar algunos hipiditos y en donde tambien te encuentras con personas que te "escuchan" y tienen un momento para darte esa palmadita en el hombro (o a veces an el moflete, si es becesario).un fuerte abrazo.

      Eliminar
  2. Ya me he suscrito a todos tus blogs! Preciosos! Te seguiré... Y mucho ANIMO, que "este noviembre" tiene ya los días contados ... BSS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy muy contenta de saberte ahí detrás, en el día a día casi no podemos pararnos a saber de las personas con las que tenemos más que simpatías, afinidades, seguro que virtualmente es más fácil. Un abrazo y gracias, por todo.

      Eliminar
  3. Ya me he suscrito a todos tus blogs! Preciosos!!! Te seguiré! MUCHO ANIMO, que "este noviembre" tiene ya los días contados ... BSS!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…