Ir al contenido principal

En adopción ¿Importan los niños?

Llevo un finde semana que no salgo de mi asombro y eso que me paso la vida entre datos e informes leyendo y rebuscando y creía que estaba fuera del alcance de estupores y sorpresas,  aunque nunca me resultan los hallazgos indiferentes. 
Según y de donde vengan los datos a veces
 -cómo es ahora- no se me cierra la boca del pasmo. O sí… y me siento como un besugo abriéndola y cerrándola a cada dato que me tropiezo.¿Qué ha cambiado?  Porque estos datos no son nada "vagos", son actuales, son fehacientes y son tremendos.
Los pasados 16 y 17 de abril asistí in streaming - gracias a las nuevas tecnologías y sobre todo al trabajo del fantástico equipo organizador- al I CONGRESOINTERNACIONAL INFANCIA Y ADOLESCENCIA  organizado´´ por la facultad de Trabajo Social y Servicios Sociales de la Universidad de Granada.
Allí, en la mesa que trataba el tema  La búsqueda de los orígenes de los adoptados, Diana Marre nos facilitó unos datos tan actualizados como descomunales: En Nuestro país actualmente hay 23.800 certificados de idoneidad concedidos no resueltos, es decir que “no han sido satisfechos con una adopción “ fueron sus palabras textuales.Así comentó que hay una media de 1080 adopciones internacionales resueltas al año y se siguen aceptando solicitudes de adopción…

Seguro que quienes estén en este mundo angosto de la adopción  estará tan atónito como yo. Porque todos sabemos qué los procesos son tortuosos,dilatados y enmarañados pero estos datos contrastados son cuando menos para pasmarse. Aunque quien más quien menos dirá…ya lo sabía, ya me lo imaginaba…
Pues yo me acabo de caer del guindo, y no por esos datos solamente –que también- al sumar dos y dos, me salen 20 años… no… sino porque para mayor estupefacción leo a Susanna Tamaro (conocida escritora por su “Donde el corazón me lleve”) en un artículo de la revista digital Mujeres Hoy titulado “Niños abandonados”( aquíos dejo el enlace) y me encuentro con el tercer dato abrumador…en el mundo hay 165 millones de niños abandonados
Desde ese renglón del artículo ya tengo la mandíbula desencajada.  Y a los padres adoptantes les piden paciencia porque “no hay niños adoptables”…

 Puestos a dar datos sigo con los datos que compartió Diana Marre en su charla  de Granada en la que nos contó que cada niño tutelado por el estado español viene a salir por la friolera de 4000 € MENSUALES de media, en claro contraste a los 250€ que se destinan a la recuperación de la familia biológica.
¿Y cómo esta diferencia? Porque todos los servicios de tutela están externalizados con lo cual Diana Marre lo sugirió y yo lo pienso en voz alta..¿Interesa que esos niños encuentren una familia?...Si.. ¡Qué fuerte! -que diría mi hija-.
 Más datos para la horchatalización de la sangre:
desde 1997 en nuestro país se han producido 52.800 adopciones internacionales (las adopciones en otros países comenzaron a principios de los 90) 
En la actualidad en centros de nuestro país hay 35.000 niños bajo alguna clase de tutela.

Creo que las cuentas no salen, creo que tenemos un suspenso garrafal, no ya en matemáticas sino con los niños, en esta delicada asignatura que es la justicia social. ¡Porque encima con esos 4000€ no estamos consiguiendo niños felices! Los niños institucionalizados son niños que sufren y lo hacen sostenidamente.


 No acabo de encajar ni los datos ni la mandíbula. Y lo peor es que con tanto estudios antropológicos, tanta convención de la Haya y tanto aparato burocrático, no puedo sino darle la razón a una madre cuya hija adoptiva tiene un serio problema de discapacidad que no se cura con el mucho amor que ella le pone. Hace dos días en una conversación telefónica me decía  -Y lo que hablaba lo hacía con conocimiento de causa- al hilo de los seguimientos postadoptivos, que había pedido al país de origen de su hija unos informes médicos que allí el leyeron y que  le eran de gran necesidad y había obtenido …Nada. No se me olvidan sus palabras:


 “No les importan los niños, en realidad todos son unos tecnócratas que lo único que hacen es su trabajo y además mal hecho, porque no trabajan con niños, trabajan con estadísticas.”M.

Comentarios

  1. Eso está claro, así es.
    Nosotros hemos dejado el segundo proceso de adopción que comenzamos. Tras seis años esperando entre trámites españoles y trámites extranjeros, se te hace ya cuesta arriba volver a empezar con un niño pequeño, con una edad y con otro hijo ya en los límites de la adolescencia. Y claro que hay niños, muchos, pero la burocracia es excesiva, necesarios una serie de controles pero excesiva la dilatación en el tiempo que ello conlleva, y ya no para los padres que al fin y al cabo están viviendo sus vidas en el sitio donde han querido o podido por su trabajo, sino para esos niños institucionalizados en los que cada mes que pasa se añade una secuela más...


    Elena

    ResponderEliminar
  2. tengo cara de idiota ahora mismo y el estómago del revés

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…