Ir al contenido principal

Madres que dan a luz y niños que dan luz a sus madres.


Hoy Día señalado recuerdo de manera especial y en letra alta a mi madre que ya no vive sino en mí y en quien la recuerda, a la madre que me dio la luz en un quirófano aunque no me pariera. La madre que siempre será aunque me falte ya media vida.

Hace unos días después de mucho tiempo, volví a ver, a oler, a tocar a una recién nacida, una estrenada vida a este lado del útero materno, una vida de apenas unas horas, tan poquito tiempo hacía que su madre  hubiera dado a luz, a la luz de este lado de la vida. De regreso de la clínica tuve la necesidad implacable de escribir lo que siento,  de dar forma a las emociones que esa nueva vida de ese ser diminuto me ha removido en unas entrañas que no han acuñado vida.

Tengo dos hijos a los que no les di la luz, ni la vida, pero son mis hijos de luz, niños capaces de salir adelante contraviento y marea, contratiempos y circunstancias. Mis hijos de luz iluminan senderos sinuosos si enfocas su pasado y sin embargo el halo de su sonrisa lo ilumina todo con una reverberación que asombra a todo aquel que observa sus ganas de vida, su fuerza y su intensidad. Los hace especiales incluso cuando parecen atenuarse cuando les asalta el oscuro pensamiento de creer haber nacido del vientre equivocado, (esas son sus sombras)…entonces, busco de nuevo el enfoque de su mirada y les explico que no es cierto, que no nacieron de mí pero es que para ser ellos,  su acuñación fue la única posible en el vientre de quien les dio a luz y les otorgó esos rasgos que tanto amo.
Esos rasgos …
Miro a mis hijos de luz y sonrío, y te propongo un juego: Descríbemelos, descríbeme a mi hija que tanto dices que se me parece y luego descríbeme a mí…. pero con la sorpresa, no me digas lo de siempre: “podría ser tuya!”, porque lo es, porque lo son. Pudieron ser míos… pero lo que no cabe duda es que lo son.
“Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece,” cuenta El Principito a su rosa. Esa frase se me clavó en el corazón cuando me planteaba ser madre por adopción…Ahora se que  no es posesión  y no pido disculpas por sentirlos míos, porque es una necesidad que como madre tengo, que como hijos tienen: la necesidad de pertenencia. Y los siento míos y me siento suya, incontestablemente… Pero  no excluyo en esa luz  de mis hijos a quien les dio a luz porque la veo en esos rasgos que compartimos.
Sin ser una versión de mi madre, tengo tanto de ella que nos confunden en las fotografías y ahora mi hija tiene mucho de mí y no solamente su sonrisa, infinitamente más bonita que la mía y seguro que yo tengo mucho de ella  y me paro a pensar que las dos tenemos algo de quien le dio a luz para iluminar mis días.

Ella vive en sus ojos, ella se refleja en mis hijos y rechazarla sería rechazarles a ellos. Reflexiono y pienso que mis hijos lo tienen todo de ella y yo tengo a mis hijos, mis hijos y su luz,  la luz que ella les dio con sus claros y sus sombras. Por eso hoy día de la madre en este pensamiento en letra alta le hago su sitio.




Comentarios

  1. Qué bonito, Mercedes, y qué bien escribes, joía (como decimos en el sur, como bien sabes), y qué guapa está tu hija, qué guapa es tu hija.
    Felicidades por esa maternidad.

    Elena

    ResponderEliminar
  2. Permítame en nombre del que jamás hubiera estado en desamparo si hubiera sido alguna vez legalmente mi hijo,y no de la Generalitat antes de nacer, que decline el cartel con la dedicatoria. Suerte

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…