Ir al contenido principal

Madres que dan a luz y niños que dan luz a sus madres.


Hoy Día señalado recuerdo de manera especial y en letra alta a mi madre que ya no vive sino en mí y en quien la recuerda, a la madre que me dio la luz en un quirófano aunque no me pariera. La madre que siempre será aunque me falte ya media vida.

Hace unos días después de mucho tiempo, volví a ver, a oler, a tocar a una recién nacida, una estrenada vida a este lado del útero materno, una vida de apenas unas horas, tan poquito tiempo hacía que su madre  hubiera dado a luz, a la luz de este lado de la vida. De regreso de la clínica tuve la necesidad implacable de escribir lo que siento,  de dar forma a las emociones que esa nueva vida de ese ser diminuto me ha removido en unas entrañas que no han acuñado vida.

Tengo dos hijos a los que no les di la luz, ni la vida, pero son mis hijos de luz, niños capaces de salir adelante contraviento y marea, contratiempos y circunstancias. Mis hijos de luz iluminan senderos sinuosos si enfocas su pasado y sin embargo el halo de su sonrisa lo ilumina todo con una reverberación que asombra a todo aquel que observa sus ganas de vida, su fuerza y su intensidad. Los hace especiales incluso cuando parecen atenuarse cuando les asalta el oscuro pensamiento de creer haber nacido del vientre equivocado, (esas son sus sombras)…entonces, busco de nuevo el enfoque de su mirada y les explico que no es cierto, que no nacieron de mí pero es que para ser ellos,  su acuñación fue la única posible en el vientre de quien les dio a luz y les otorgó esos rasgos que tanto amo.
Esos rasgos …
Miro a mis hijos de luz y sonrío, y te propongo un juego: Descríbemelos, descríbeme a mi hija que tanto dices que se me parece y luego descríbeme a mí…. pero con la sorpresa, no me digas lo de siempre: “podría ser tuya!”, porque lo es, porque lo son. Pudieron ser míos… pero lo que no cabe duda es que lo son.
“Querer es hacer nuestro lo que no nos pertenece,” cuenta El Principito a su rosa. Esa frase se me clavó en el corazón cuando me planteaba ser madre por adopción…Ahora se que  no es posesión  y no pido disculpas por sentirlos míos, porque es una necesidad que como madre tengo, que como hijos tienen: la necesidad de pertenencia. Y los siento míos y me siento suya, incontestablemente… Pero  no excluyo en esa luz  de mis hijos a quien les dio a luz porque la veo en esos rasgos que compartimos.
Sin ser una versión de mi madre, tengo tanto de ella que nos confunden en las fotografías y ahora mi hija tiene mucho de mí y no solamente su sonrisa, infinitamente más bonita que la mía y seguro que yo tengo mucho de ella  y me paro a pensar que las dos tenemos algo de quien le dio a luz para iluminar mis días.

Ella vive en sus ojos, ella se refleja en mis hijos y rechazarla sería rechazarles a ellos. Reflexiono y pienso que mis hijos lo tienen todo de ella y yo tengo a mis hijos, mis hijos y su luz,  la luz que ella les dio con sus claros y sus sombras. Por eso hoy día de la madre en este pensamiento en letra alta le hago su sitio.




Comentarios

  1. Qué bonito, Mercedes, y qué bien escribes, joía (como decimos en el sur, como bien sabes), y qué guapa está tu hija, qué guapa es tu hija.
    Felicidades por esa maternidad.

    Elena

    ResponderEliminar
  2. Permítame en nombre del que jamás hubiera estado en desamparo si hubiera sido alguna vez legalmente mi hijo,y no de la Generalitat antes de nacer, que decline el cartel con la dedicatoria. Suerte

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

La capacidad de amar

Lunes por la mañanaconversaciones de desayuno.
-Mamá eres la mejor madre del mundo…. Incluyendo a mi madre biológica.Primero te quiero a ti y luego a ella… Y yo le explico que esto no es un podio o una carrera, que no hay que dar puestos ni conquistar medallas. -Pero yo te quiero más a ti –me dice-. Entonces le lanzo la pregunta trampa: -         - ¿A quién quieres más a papá o a mamá? -          -.... ¡Eso no se pregunta!(Ahí le he dado) -          -Si quiero hasta mil os quiero quinientos a cada uno – me dice tras un rato en silencio.Y  añade al momento-Pero si os quiero tanto no me va a quedar  suficiente para querer a X.
Y yo le explico que no es así, que la capacidad de amar es la que uno tiene para querer, que no resta, ni divide, que si uno tiene una capacidad de amar de mil, será capaz de amar mil a su padre, a su madre biológica, a mí a su hermana y por supuesto a su amada X. Parece que se ha quedado más tranquilo.
No soy una santa, por supuesto que una parte de mí se sentiría alg…

El pájaro Moscón.

En donde vivo hay muchas clases de pájaros, tengo la suerte de vivir al borde del Parque Natural Cabo de Gata y durante todo el año escucho distintos sonidos de pájaros y hay uno que me desconcierta. Es un sonido peculiar, un silbar hacia adentro, una especie de estertor, un silbido aspirado como cuando alguien tiene problemas respiratorios…antes de escuchar el video, prueba a hacerlo y sabrás a qué me refiero.
La otra mañana muy temprano tendida en la cama con las primeras luces del recién estrenado verano lo escuchaba. Parecía como si sólo ese pajarillo y yo estuviéramos despiertos porque no había ningún ruido más, ni sonido alguno producido por humanos ni animales. Sólo ese pajarillo y me inquietaba oírlo, me molestaba…si no lo oyera ya tantas mañanas pensaría que algún polluelo estaba agonizando.Se me había quedado tan fijado en la mente que ya lo distinguía claramente aunque hubiera otros muchos pájaros piando con él y sobre el ruido del viento y de los coches. El caso es que lo…

LA HISTORIA DE ERNESTO

Autor: MERCE COMPANY Editorial: SM ISBN:84-348-1929-5 AÑO: 1986 1ª edición (yo tengo la 25ª)

La historia esta bien desarrollada y bien planteada transcurre a lo largo de un día: el quinto aniversario de la llegada de Ernesto. Sus padres y él lo celebran todos los años. Ernesto es un niño adoptado de seis años y cada aniversario pide que le vuelvan a contar los detalles de todo lo hicieron sus padres para adoptarlo. Le cuentan por qué sus padres biológicos no pudieron criarlo, por qué ellos lo adoptaron y qué es lo que significa ser padres. El niño cada año pregunta cosas nuevas y los padres le dicen la verdad en la medida que es capaz de comprenderla. Este año lo celebran, además, con un regalo muy especial: le regalan una gatita a la cual Ernesto decide adoptar.
La salvedad que para mi tiene este libro y que me parece injustificable es cómo alguien que parece conocer el mundo de la adopción tan bien, permite que en su contraportada, en la 25 edición (no ya en las primeras) en la reseña …