¿No es acoso...? Es derribo.

Me gustaría empezar esta carta  diciendo queridos “compañeros” pero no puedo.

No sé cómo dirigirme a vosotros aunque si tengo claro a quienes me dirijo y porqué.

Escribo esta carta para darle voz a alguien que hoy está sufriendo lo que muchos niños en las escuelas, en los institutos, de forma silenciosa están padeciendo. Me lo ha pedido una madre, -de madre a madre-, para intentar parar lo que algunos dicen “son sólo cosas de niños”, pero que con las que día a día sin tregua, lastiman a su hija y que le están amargando la vida.

Con esta carta no voy a señalar a nadie,  pero si alguien se siente señalado que sepa que esa es exactamente mi intención y con ella espero hacer visible lo que parece que no se ve y que está a la orden del día, hasta le hemos puesto un nombre extranjero para actualizarlo, para disfrazarlo o encubrirlo más,porque parece invisible para muchos ojos adultos que están más cómodos mirando para otro lado o negándose lo que ven. La hipocresía es el velo de la malicia y puede dejar huellas muy profundas en unos ojos infantiles que a la fuerza están aprendiendo su significado. Luego más adelante ya nunca será invisible para ellos, incluso podrán olerla. Porque apesta.

Quiero en voz alta ponerme delante de todos esos niños que sienten el enemigo en quienes deberían llamar compañeros. Quiero creer, aunque ahora me cuesta, que entre esas paredes- las de la clase, las del colegio-, no hay nadie malo, malo de verdad, nadie que quiera hacer de verdad daño, pero no me explico las razones de ese aire viciado que a veces se respira. No llego a entender lo que provoca que niños y niñas esencialmente buenos cuando están fuera y solos, luego en el patio del colegio o en los pasillos o entre clases cuando están en grupo, se trasformen en personas… no, personas no, en seres hostiles que usan las palabras como afilados punzones atacando a quien menos lo merece, a quien debería estar más protegido, más incluido, al diferente, al que está triste, al que tiene un problema, o al que lo tiene por ir a la escuela. Porque cuando alguien se siente inseguro se vuelve vulnerable y basta que cualquiera que se hace fuerte parapetado entre otros, le señale su indefensión y desde esa artificial fortaleza, resalte lo que le aflige, lo que le preocupa, sus miedos o sus fantasmas, para que se vuelvan abrumadores, consiguiendo la dudosa hazaña de dañarle gravemente.

Reconozco que duele lo que decís, para eso lo hacéis, pero haciéndolo perdéis el epígrafe de de seres humanos, porque ser humano es tener la capacidad de pensar, amar, reflexionar, interactuar con otras personas y escoger la manera de hacerlo. Quien escoge la crueldad se deshumaniza.

Tal vez quienes haciendo esto se consideran normales tengan miedo a lo que ellos piensan que no es normal, que es diferente, da lo mismo que sea alguien de otra raza o de otro país o que vista o sienta de otra manera, que tenga una discapacidad o que su familia se haya roto o se haya formado de manera distinta a la suya. Cualquier cosa que no entiendan la rechazan y su forma de rechazarla es el desprecio y la ofensa. Esa incomprensión es en realidad ignorancia.

Los padres creemos que nuestros hijos están a salvo en el colegio. Pensamos que al colegio los niños van a remediar la ignorancia no la ingenuidad y para aprender a estar con los demás, a estar bien -se supone-, sean iguales o diferentes. Que se trata de formar personas, de edificar futuros, y en cambio parece que algunos sólo levantan muros desde los que arrojar palabras como piedras. Ojalá esta carta sirva para desmoronar alguno de esos muros.

Tal vez aún se esté a tiempo de conjurar algún valor arrinconado, de recordar aquello de “no hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti”  y transmitir el coraje para decir “se acabó”, “yo- -ya- no- más…y tu tampoco”. Se necesitan muy pocos valientes para parar a muchos cobardes.

Ojalá lleguen estas palabras a algunos de los que ponéis las cosas tan difíciles a otras niñas o niños porque no habéis aprendido a poneros en los zapatos de los demás. Pensad que un día necesitaréis -seguro- que alguien se ponga en vuestros zapatos, y sentiréis en vuestras propias carnes toda la incomprensión con la que ahora tratáis de dilapidarles, porque no podréis esperar otra cosa, porque cuando seáis el débil, el preocupado, el triste, otros como vosotros ahora, planearan con su sombra sobre vosotros, intentando asustaros más, debilitaros más, entristeceros hasta llegar al límite. Y si en vuestra osadía llegarais a empujar a alguien más allá, hasta donde no se vuelve, disimularéis ante todos y ante vosotros mismos, intentando no saberos culpables. Pero no podréis. Ya ha sucedido.

A lo peor pensáis que la crueldad es un juego, como esos juegos virtuales donde los personajes no son auténticos y que os entretiene el jugar a perseguir y acosar incluso probar a pasar de nivel y lo contempléis como un pasatiempo con el que sentiros valientes y fuertes, aunque sea mentira.

Lo mismo algunos de vosotros tenéis miedo a que si dejáis de hacerlo, si dejáis de apoyar a los que lo hacen, los demás se vuelvan contra vosotros, os miren y descubran que también tenéis diferencias o heridas que escondéis haciendo el eco a las burlas. O aún peor, que penséis que esto no va con vosotros, los que no habéis insultado pero que tampoco habéis parado los insultos. Mirar para otro lado no os hace distintos… Ah!, se me olvidaba! de eso se trata ¿no? De no ser diferente.


Pues si de eso se trata ser iguales, qué suerte, pese a vosotros, el ser diferente.







Piedra, Papel y Tijera
Todos somos diferentes, pero la amistad nos hace iguales.
Posted by Etapa Infantil on Miércoles, 2 de marzo de 2016

4 comentarios:

  1. Me parece una vivencia dura, (me angustia saber que existen esos comportamientos) y por la que ningún menor debería de pasar; aunque la sufre toda la familia. Mi apoyo y mi solidaridad.

    ResponderEliminar
  2. Muchas felicidades. Tu carta concentra lo que pensamos todos los padres de niños que, en algún momento, se han sentido mal en donde más protección y cariño deberían recibir, después de la familia: el colegio. Los padres adoptantes o no, somos iguales en cuanto a nuestro deseo de que nuestros hijos sean felices. No hay diferencia alguna. Y nuestro sufrimiento y dolor es el mismo, si vemos en ellos el miedo, el llanto o el temor. Ese dolor y sufrimiento se convierten en angustia acorralada, cuando vemos que prejuicios antiguos, y tabúes absurdos justifican comportamientos vergonzosos. Culpable es el que no corrige los atropellos que su hijo comete, pensando que su hijo nunca es responsable de nada malo. Pero también es culpable, y quizás más, quien viendo dichos atropellos, les resta importancia, los minimiza, mira a otro lado o los justifica diciendo "eso sirve para que nos hagamos callo y no seamos tan blandengues". Vergüenza me da.

    ResponderEliminar
  3. Le diría a esa madre que proteja a su hijo por encima de todo, que no espere nada de nadie del centro escolar, ni del profesorado, ni de los niños. Le diría que no pierda tiempo y que no crea que las cosas van a mejorar deun día para otro.Su hija sufre y ese sufrimiento daña y puede enfermarla. Hablo desde mi experiencia. Pienso que cuando formas parte de un grupo dejas de ser tu y eres grupo. Y el grupo tiene su ley y tu la cumples porque eres grupo. Las dinámicas que se crean en un centro, en el aula no se cambian tan fácilmente, aunque intervenga el profesor (cosa que no suele suceder)¡Ojala se empiecen a poner en marcha ya protocolos y actuaciones para detectar el acoso¡Pero una vez que han empezado, puede remitir temporalmente para volver con más fuerza.
    Itsaso
    Itsaso

    ResponderEliminar

Me encanta que me cuentes lo que piensas