Ir al contenido principal

Lecciones o bendiciones

“Hay personas que llegan a tu vida como una bendición y otras que llegan como una lección”Leo en algún sitio de esos muchos a los que por error o acierto me asomo clicando en las recomendaciones de nombres ajenos con los que a menudo me tropiezo en las redes sociales. 
Se me clava la frase, no así a quien pertenece ni a qué venía el argumento... Desde que la he leído mi mente no deja de etiquetar a las distintas personas con las que comparto el cotidiano en una especie de manía clasificatoria: en lo laboral, en lo social y hasta en lo familiar...las voy catalogando una a una hasta que llego a mis hijos y, como tantas veces, ellos me rompen los esquemas, me lo ponen todo patas arriba, me revuelven las creencias, me desbaratan los cajones de las certezas y me revocan los permisos y las pautas de vidas pasadas de quererme más y por delante de quien fuera...

Desde que están yo ya no soy la misma, y cada día intento dejar de ser aquella, -aquella que creí que iba a ser- y adaptarme más a la que he descubierto que soy con ellos y por ellos y acomodarme.

Amor con amor se paga y por eso no es necesario reconocer que no es fácil enfrentarme cada día, ya no a esa señora que en estos últimos años vive en mi espejo, sino a la madre que me devuelven las pupilas de mis hijos, esos hijos que si bien "no tienen mis ojos si que tienen mi sonrisa..." 

...Y entonces pienso que tal vez esas frases lapidarias que decoran mi vida y mi memoria, que un día casi quise hacer de algunas de ellas mi bandera, no sirvan para nada en este mundo tan cambiante, en esta vida tan menguante…y tengo que reinventarme frases nuevas y replantearme las que me creí a pies juntillas porque aún necesito pensamientos enlatados que mantengan la ilusión de lo perfecto en esa incesante búsqueda desde niña de ya no recuerdo qué verdad, o tal vez lo que hayamos de encontrar sea el cristal con que cada uno miremos nuestra particular realidad. Ya no lo sé...

Y todo esto viene a que me empeñé en saber si mis hijos eran del uno o del otro lado de la frase con la que comienzo estas chirriantes reflexiones, y les haogo caminar por el filo de esas palabras,"lección" y "bendición" palabras que para entenderlas bien y saber aplicarlas no hace falta ser profesor ni profesar religión: "lección" y "bendición". Las recalco porque son de peso y unidas suenan a silogismo y me doy cuenta de que los niños se resbalan hacia ambos lados a la vez y que puede suceder -y que sucede- que, hay personitas que llegan a tu vida bendiciéndola para darte más de una lección.

Mis hijos -los dos-, me enseñan cosas cada día, cosas de la vida, cosas que ellos mismos ignoran todavía pero intuyen... 
Los hijos deseados nacidos en otro vientre, -un vientre lejano-, los traes al mundo -a tu mundo-, con los instintos intactos. Con ese instinto de supervivencia, ese automatismo de reacción natural ante el peligro o la escasez -ya sea de alimento o de cariño-, del que parece no vaciarse nunca su mochila.

Desde que los traje a mi mundo, mis hijos me mudaron los límites, los sueños y la vida, y siendo aún tan pequeños me doy cuenta de cuánto me queda a mi por crecer para llegar a estar a su altura. Benditos sean.


Comentarios

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

La capacidad de amar

Lunes por la mañanaconversaciones de desayuno.
-Mamá eres la mejor madre del mundo…. Incluyendo a mi madre biológica.Primero te quiero a ti y luego a ella… Y yo le explico que esto no es un podio o una carrera, que no hay que dar puestos ni conquistar medallas. -Pero yo te quiero más a ti –me dice-. Entonces le lanzo la pregunta trampa: -         - ¿A quién quieres más a papá o a mamá? -          -.... ¡Eso no se pregunta!(Ahí le he dado) -          -Si quiero hasta mil os quiero quinientos a cada uno – me dice tras un rato en silencio.Y  añade al momento-Pero si os quiero tanto no me va a quedar  suficiente para querer a X.
Y yo le explico que no es así, que la capacidad de amar es la que uno tiene para querer, que no resta, ni divide, que si uno tiene una capacidad de amar de mil, será capaz de amar mil a su padre, a su madre biológica, a mí a su hermana y por supuesto a su amada X. Parece que se ha quedado más tranquilo.
No soy una santa, por supuesto que una parte de mí se sentiría alg…

ASOCIACIÓN NACIONAL DE DONANTES DE CUERPO A LA CIENCIA : un doloroso fraude

Mi hermano era una persona especial, con 37 años  le diagnosticaron un cáncer raro,  con un muy mal pronóstico. Le operaron y trataron con infinitas sesiones de quimioterapia intravenosa. Pero todo tratamiento resultó en vano, la rara etiología del cáncer que le tocó, resultó un fiasco para la medicina. Y cuando los médicos le dijeron que no podían hacer nada más por él, él buscó una manera de que todo aquel sufrimiento y lucha sirviera para algo, sirviera para alguien: vida después de la vida. Era una persona generosa y así cuando ya nada se podía hacer para curarle, decidió que donaría su cuerpo a la ciencia, para que si alguien más lo padeciera sirviera su muerte para salvarle, o al menos para que los científicos pudieran estudiar sobre lo que no pudieron remediar. Para ello se dirigió donde cualquiera que quisiera buscar información se dirigiría: a internet. La cesión de su cuerpo fue a través de la página web:                   



http://www.asociaciondonantesdecuerpo.es/

Esta página p…

LA HISTORIA DE ERNESTO

Autor: MERCE COMPANY Editorial: SM ISBN:84-348-1929-5 AÑO: 1986 1ª edición (yo tengo la 25ª)

La historia esta bien desarrollada y bien planteada transcurre a lo largo de un día: el quinto aniversario de la llegada de Ernesto. Sus padres y él lo celebran todos los años. Ernesto es un niño adoptado de seis años y cada aniversario pide que le vuelvan a contar los detalles de todo lo hicieron sus padres para adoptarlo. Le cuentan por qué sus padres biológicos no pudieron criarlo, por qué ellos lo adoptaron y qué es lo que significa ser padres. El niño cada año pregunta cosas nuevas y los padres le dicen la verdad en la medida que es capaz de comprenderla. Este año lo celebran, además, con un regalo muy especial: le regalan una gatita a la cual Ernesto decide adoptar.
La salvedad que para mi tiene este libro y que me parece injustificable es cómo alguien que parece conocer el mundo de la adopción tan bien, permite que en su contraportada, en la 25 edición (no ya en las primeras) en la reseña …