Un precioso regalo



Hoy he tenido una sorpresa maravillosa, un balón de oxigeno en estos días tan atropellados y llenos de nerviosas emociones, hay momentos en que tienes presión por todas partes, porque te vas un mes, porque tienes que dejar tu trabajo bien encauzado para que no se note mucho que faltas, la casa normalmente en orden y bien arreglada ahora es un caos y para colmo quien me ayuda esta de baja , listas, recados cosas por rematar, el ultimo legajo que falta, mas listas, -seguro que luego me olvido de algo fundamental-… la sensación de que a tu alrededor no terminan de facilitarte las cosas, sino mas bien al contrario…o es sólo una sensación y resulta que eres tu que estás especialmente espesa, o quisquillosa…? Se puede una permitir estarlo en momentos de tanta inquietud? Parece que no.
Me miro al espejo, casi no tengo tiempo de hacerlo…por Dios la maldita raya de las canas como una fina diadema corona mi frente, impresentable… “pues lo siento bonita –dice mi señorita Pepis grillo- tendrás que aguantar una semana” hasta dentro de una semana no me tiño… un pelillo en el bigote, ese con las pinzas que este finde toca cera, los pelos a raya, la raya de los pelos… ¡que horror! Me miro un poco mejor y una canita me brilla en una ceja ¡maldita sea! Vaya momento para empezar a salir! Mira mejor no me miro, si, espera hay una buena noticia las manchitas solares se han atenuado, la crema del dermatólogo parece que funciona,¡ menos mal!, el medico se lo tomo muy enserio cuando le dije a la vuelta de las vacaciones que tenía que borrarme esas manchas porque iba a tener la cita mas importante de mi vida y tenia que gustarle mucho a las personas a las que iba a conocer… le dije que tenía que gustarles mucho porque que tenían que adoptarme, me entendió inmediatamente y pese al poco tiempo que le di para arreglar el estropicio veraniego su recomendación ha dado bastante resultado, estoy mas presentable..al menos en eso, porque también y debido al sueño,-a la falta de sueño- debajo de los ojos se me está poniendo un colorcillo azul verdoso…¡madre mía si tardo un mes más e conocer a esos niños lo mismo me desintegro!¿porqué será que cuando una quiere estar más guapa y mas presentable tu anatomía se empeña en indisponerse contra ti agudizar los defectos y manifestar de un golpe la edad? Encima la camisa especial de diseñador que compre en unas terceras rebajas casi no me cierra, tengo que asegurar el botón o la integridad física del fiscal en el juicio correrá peligro…y por supuesto olvidarme de la camiseta aunque haga frio y si engordo un gramo más tendré que olvidarme de respirar…
Pero bueno, en medio de todo este día hoy, -como decía al principio-, he tenido una visita-regalo: han venido a presentarme a la última kazajita llegada directamente de Petropaulov, la nenita mas mordisqueable del mundo! Se llama Julia y tenerla en los brazos me ha recargado las pilas, su risa como respuesta a mis mordisquines en su cuello me ha despejado los miedos y el brillo de los ojos de sus padres y su sonrisa permanente me ha iluminado este final de túnel al que no le veía término. Además su madre me ha regalado un plieguecito de lorcita de uno de sus muslitos, si, esa mollita es solo mía, me la arriendan para siempre, la puedo besuquear y dar pellizquines cada vez que la vea, el resto es de sus radiantes padres y es que no puedo evitarlo, lo he dicho muchas veces: voy a ser una madre caníbal, mordisqueare y chupetearé a mis niños hasta que me digan basta!
Hoy he podido saciar un ratito esas ganas y renovar mis votos de aspirante a madre adoptiva. ¡Gracias María José!


¡Viajaremos en octubre!

Llevamos muchisimo tiempo en este mundo extraño y complejo de la adopción, en concreto y luchando por hacer realidad nuestro sueño de ser padres, Eduardo y yo llevamos desde principios del 2006 forcejeando con burócratas y funcionarios de todo tipo, hemos sufrido los constantes cambios de directrices en países y requisitos, cuando empezamos con China nos aseguraron una espera de 9…luego 18….21 no mas de 24,36 meses y hoy tres años después aun parece que faltan otros tres para que nos toque ser asignados… por lo que abrimos un segundo expediente para Kazajstán en noviembre del 2007,con el que hemos tenido que sufrir el olvido consular durante un año y mientras tanto hemos sufrido circunstancias familiares muy serias de enfermedades que han tenido soluciones felices…
En ningún momento cejamos en nuestro empeño de ser padres y nunca dejamos de resistir ese pulso con la burocracia e incluso tuvimos que renovar el CI y no como un mero trámite, sino como un nuevo examen exhaustivo para obtener el permiso para poder ser padres, esta vez pedimos agrupación de hermanos.
Ha sido muy duro -el proceso en general y nuestras circunstancias en particular- y por supuesto que aun no ha acabado, pero toda esta reflexión la hago como prólogo al momento mas esperado: El viaje al país de los sueños el próximo día 8 de Octubre viajaremos a kaz a Ust-kamenogorsk y conoceremos a los que, si todo va bien, serán nuestros hijos.

Es lo especial de la adopción, esta información es nuestro embrión, el que empieza a desarrollarse en nuestro corazón y desde el momento que sabes que existe ya lo proteges y le quieres, porque desearlo lo llevas deseando muchísimo tiempo, tod@s l@s que estáis aquí lo sabéis: ¡nuestros hijos son los mas deseados y esperados del mundo! Pronto veremos sus caritas, ya tenemos los billetes y hemos empezado a hacer las maletas, parece ser que hará mucho frío en el mes que pasaremos en Ust-kamenogorsk… pero también creo que nuestros corazones van a experimentar una calidez que ni podemos imaginar, los que ya lo habéis vivido lo sabéis y no recuerdo ninguna queja seria del frío pasado, sea como fuere hay un curioso fenómeno este otoño y es que hay miles de mariposas revoloteándonos en el estómago. Ya estamos descontando los días, impacientes, nerviosos e ilusionados ¡falta tan poco y a la vez nos parece tanto tiempo!...

23 de septiembre hace ya 21 años

Una noche de verano
—estaba abierto el balcón
y la puerta de mi casa—
la muerte en mi casa entró.
Se fue acercando a su lecho
—ni siquiera me miró—,
con unos dedos muy finos,
algo muy tenue rompió.
Silenciosa y sin mirarme,
la muerte otra vez pasó
delante de mí. ¿Qué has hecho?
La muerte no respondió.
Mi madre *quedó tranquila,
dolido mi corazón,
¡Ay, lo que la muerte ha roto
era un hilo entre los dos!.



Antonio Machado.

(*niña en el poema original)



Día 23 de septiembre de 2009 es el aniversario del día más triste de mi vida ¿cómo olvidarlo?: el día que falleció nuestra madre hace ahora 21 años, ahora que me estoy preparando para de convertirme en madre reviso sus enseñanzas me analizo a mi misma y a mis hermanos y aunque es cierto que puedo ser mas objetiva que hace unos años y veo “fallos” en su método, he de admitir que lo hizo lo mejor que supo y que se esforzó mucho por ser la mejor, que duda cabe que para mi lo ha sido y lo será y que sus enseñanzas y su legado han sido mi timón, mi faro y mi guía aun mucho tiempo después de que nos dejara.

Siempre digo que lo único que no me enseñó fue a vivir sin ella y sobre todo a vivir sin las manifestaciones de su amor, mi madre fue sobre todas las cosas una madre amorosa en toda la extensión de la palabra y a veces cuando beso o abrazo a mi hermano pequeño o el grandullón de mi hermano mayor nos hace una carantoña espontánea, la siento a ella y me falta un poco menos, es como si se hiciera presente por unos segundos, preciosos segundos.



Yo quiero darles este legado a mis hijos, ese punto de cómplice ternura, inculcarles a nuestros hijos que el cariño debe ser algo abiertamente manifiesto, que los besos y la ternura ha ser espontánea y nunca se contengan porque les de vergüenza expresarse con cariño, por mayores que sean –o que crean ser- que el beso a su padre o el achuchón a su madre –o viceversa- no sea algo que haya que pedirles sino que ellos también lo reclamen y que cada vez que sientan que necesitan un mimo nos lo demanden o nos lo ofrezcan.







Agosto 2009 Estambul

Hemos viajado a la Constantinopla del imperio Bizantino, Estambul para el imperio Otomano.
En el colegio estudiábamos aquello de “La caída de Constantinopla marca en Europa el final de la Edad Media...”
Es curioso que hayamos escogido esta impresionante ciudad tan llena de historia y tan llena de “antes y después” para las que pensamos serán las últimas vacaciones solos antes de emprender el viaje más largo y esperado de nuestras vidas: la paternidad (Kazajstán.)


De esta ciudad me han impresionado muchas cosas: sus mujeres muchas de las cuales van tapadas desde la cabeza hasta los pies con mas o menos rigor, cubiertas con el hijab (sobremanera las ataviadas de túnicas y velos en negro riguroso, solo permitiendo ver un minúsculo triangulo de su cara: apenas los ojos y la parte alta de la nariz, incluso con guantes negros superando los 35 grados centígrados). Las llamadas a la oración desde los minaretes de las múltiples mezquitas diseminadas por doquier, sus cementerios integrados en la ciudad sin tenebrismo alguno. el Ramadán presente en las calles con los parques tapizados de familias esperando la caída del sol para comer, los puestos de comida callejeros, los de kebab, los de dulces, de helados –y sus famosos heladeros-, por supuesto los bazares y mercados desde los mas conocidos a los menos turísticos, vida por todas partes y a todas horas, los colores, los olores, los sabores…
Estambul es una cuidad infinita, no se acaba nunca porque es una ciudad viva (pero no por ello ruidosa) que cambia con los acontecimientos mas grandes (el día 30 de agosto fue el “día grande o día de la victoria” y la ciudad apareció engalanada con banderas por todas partes y con carteles de festejos) y con los hechos cotidianos: asombra pasear por las calles después de las siete de la tarde porque desaparecen todos los puestos y las
tiendas de las calles no turísticas, cambiando totalmente el apariencia del paseo.
El Bósforo, que recorrimos en una fantástica travesía. Sus mas emblemáticos monumentos: torre Galata, Aya Sofía, la mezquita azul la de Ortakoy (y muchas mas), el palacio Topkapi, y el Dolmanbahce (su sala ceremonial es apabullante) , la intimista cisterna de Yerebatan y sus dos impresionantes medusas con la cabeza acostada …


Estambul la puerta de Europa, ha sido toda una experiencia para los sentidos en un momento muy emocionante de mi vida, donde he dejado atrás un años duros y en particular un invierno y primavera durísimo, y quiero pensar que hemos cruzado esa puerta mágica que nos ha asomado a Asia, donde nos esperan nuestros hijos y nuestro futuro.