Inteligencia emocional en niños adoptados.

El sábado estuvimos en Granada en un taller sobre Inteligencia emocional (IE) aplicada a la adopción que organizaba la asociación AFAM en colaboración con la Obra Social Caja Granada, lo impartió Marina Pons Vidal, psicóloga y técnico de valoración de adopción durante dos horas y media que se hicieron cortas, -escasas más bien- .
Bajo el lema “"NO SOMOS RESPONSABLES DE LAS EMOCIONES, PERO SÍ DE LO QUE HACEMOS CON ELLAS".
Fue una toma de contacto con el concepto de inteligencia emocional, un dar a conocer en qué consiste y para qué sirve.
Se trata de tener o potenciar la habilidad para identificar y conocer nuestras emociones y las de los demás, y conseguir la destreza para manejarlas.
Algo que parece sencillo, que se supone todos debíamos si no nacer con ello, si desarrollarlo a medida que fuéramos creciendo de manera intuitiva o “aprehendida” de nuestros mayores, de esa “Tribu” educadora que cada día es menos sólida y más provisional, por lo que cada vez es más complicado que nuestros hijos y nosotros mismos seamos capaces de aplicar, de “rentabilizar” lo que sentimos, y sentimos siempre, con todo y con todos, continuamente, pero...¿somos conscientes de que lo hacemos, de lo que provocamos en los demás? .
Parece que la IE hablara de sentimientos en términos mercantiles pero es que se trata de aprender a inventariar nuestros sentimientos, de reconocer y clasificar nuestras emociones y poder controlarlas o adaptarlas a las situaciones a las que nos enfrentamos con ellas de manera habitual de forma que, al ser más conscientes de lo que las distintas situaciones provocan en nosotros, seamos capaces de dar respuestas cada vez más adecuadas a las circunstancias.
No es fácil, pensemos en algo que nos saca de quicio de manera sistemática y de lo mucho que nos disgusta que la ira o el enfado, se apoderen de nosotros, nos hagan su presa y no podamos reaccionar de manera calmada o racional. A veces ni nos reconocemos en situaciones como por ejemplo conducir, o cuando pensamos que nos están “usurpando” algún privilegio, alguna cosa o beneficio que consideremos que nos pertenece por “derecho”. Más o menos se trataría de reconocer esas emociones como violentas o paralizantes o lo que quiera que desencadenen en nosotros y cuantificarlas y dosificarlas, para que no se apoderen de nosotros y nos impidan manejar cualquier situación de forma más adecuada. Con lo que nos sentiremos mejor al ser capaces de manejar nosotros las emociones y no ser manejados por ellas y todo esto trasmitírselo a nuestros hijos para que aprendan a hacerlo. (Ahí es nada) Sin saber que tenía denominación de origen llevo toda mi vida intentando hacerlo, sobre todo en lo que se refiere a emociones viscerales, pero cuando creo que ya lo tengo conseguido siempre aparece alguna nueva situación que da al traste con mi sensación de superación.
Tal vez por eso me preocupa más el ser capaz de trasmitírselo a mis hijos. Todavía es peor el hecho de que desde que ellos han llegado también se ha ido al traste mi armonía, y la persona medida y centrada que creía haber llegado a ser.
Ahora mis emociones se desbordan cada día, a veces positivamente y otras todo lo contrario, me conmuevo con sus cosas o me disgusto y me enfado y han convertido mi vida en un carrusel…bueno más bien en una montaña rusa de emociones.
Supongo que la adaptación es para todos y desde luego que tengo que trabajar mi propia IE hasta conseguir lo que en el taller nos propusieron.

Mi madre decía a menudo que los niños vienen al mundo con cinco sentidos y que de los padres depende que les dotemos además del sentido común y les desarrollemos el sentido del humor. También me decía muy a menudo que tenía que domar mi carácter impetuoso y pasional… Ella cuarenta años atrás ya conocía el tema aunque no supiera denominarlo.
Y es que si se piensa un poco se trata nada más -ni nada menos- de sentimientos, emociones, reaciones con más o menos espontaneidad... todo esto es primario y elemental pero vamos tan deprisa y estamos tan preocupados por las cosas urgentes de cada día que es necesario que alguien nos reúna en un aula, una tarde de sábado de diciembre y nos explique todas estas cosas que pertenecen a nuestra intimidad, emociones y sentimientos intrínsecos a nuestros hijos y a nosotros, tan personales pero a las que no prestamos la debida atención.
Gracias Loreto y Marina por hacerlo.

3 comentarios:

  1. Hola Mercedes:
    Cuànto tiempo si intercambiar cositas. Aprovecho que hablas del curso en el blog para comentarte que a mi es un tema que como profe y persona lleva algunos años interesándome muchísimo y he hecho muchos cursos y leído mucho y qué decir que no hayas dicho ya. A pesar de todo sigo sorpendiéndome de algunas emocions que me despierta Júlia y que a veces me desbordan gratamente y otras no puedo manejar bien y me desbordan negativamente. Todo el saber que he acumulado sobre la inteligencia emocional es genial pero vaya tela la puesta en práctica, sobretodo ahora que con tantos años de ensayos e intentos en otras direcciones cuestan de trabajar. Debería ser un contenido básico del trabajo con niños y cursos para padres.
    Besitos a los cuatro y a ver si en vacaciones de Navidad te escribo largo y tendido intercambiando impressiones y bibliografía si te interesa sobre el tema
    VICEN
    Así de entrada hay un libro muy práctico e interesante sobre el tema que utilizo con mis alumnos que puede resultarte útil aunque esté enfocado para trabajar en la escuela:
    "Educación socioemocional en la etapa de primaria" Anna Carpena. Editorial Eumo.
    Aunque he leído algunos muy bonitos para nosotras como adultas este es el único que propone actividaes concretas para trabajar con nanos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Mercedes,
    te agradezco que me hayas enviado el enlace a tu blog. Has hecho un resumen muy acertado de lo que quise transmitir en el curso en un breve espacio de tiempo.

    Como tú dices, la IE es algo conocido por casi todos, pero lo complicado es trabajarla de manera adecuada y poder transmitirla. Me satisface que el curso os haya recordado que debemos seguir trabajándola, ya que eso quiere decir que sois conscientes de su importancia en muchos ámbitos de nuestra vida y la de nuestros hijos.

    Desde aquí aprovecho para agradeceros a todos vuestra asistencia, así como los mensajes que me habéis hecho llegar de interés sobre el tema y mi participación en él.

    ResponderEliminar
  3. Mercedes,Marina os aconsejó algún libro específico para trabajar este tema con niños adoptados? Me gustaría tener alguna referencia.
    Gracias
    VICEN

    ResponderEliminar

Me encanta que me cuentes lo que piensas