Ir al contenido principal

Mucho y lejos.

Procuro escribir las anécdotas divertidas o no, de lo cotidiano porque no quiero que se pierdan en el olvido, hace años que nadie puede contarme como era yo misma o mis hermanos de pequeños: si buenos, si trastos y cómo de trastos…
Apenas quedan en mi memoria un puñado de “historias” y pequeñas “fechorías” de las que a veces no tengo muy claro la autoría.
Desde que están aquí mis hijos las desempolvo, las repaso… como si de una vieja fotografía, o un viejo pergamino con el mapa de mi infancia se tratara, pero son muy poquitas las anécdotas y cuando trato de recordar tirando del hilo de la memoria o de la lógica se desvanecen en contextos incongruentes por lo que vuelvo a guardarlas en el fondo del corazón, sin añadir ni una coma a las palabras que quedan para recordarme aquellas situaciones que me contaran un día, procuro no añadir ni un solo adorno semántico, para que no pierdan veracidad aquellas frases que quedaron más o menos fielmente grabadas en mi memoria. Pienso que si dejo constancia escrita, un día mis hijos puedan acudir a ello para saber cómo eran de pequeños, cosas que no recordarán aunque hayan sido los protagonistas, yo encuentro mucho a faltar que alguien me cuente peripecias que protagonicé, que me digan en que me parezco a aquella niña pequeña que fui y reconocerme o no en esos íntimos episodios cotidianos que hacen de nuestra infancia algo para recordar y sonreír.
El pasado fin de semana, estando en el despacho de pronto Eduardo se dio cuenta de que “alguien” había arrancado un trozo de papel pintado de la pared, la sorpresa dio paso al enfado y llamé al culpable que enseguida se delató haciéndose pequeñito –más aún- con una “estudiada” carita de pucherines: boquita fruncida, ojitos lánguidos, barbilla abajo, un echar los brazos y un “te quiero mutto mami…”
Le respondo con un furibundo “yo también te quiero….¡¡pero lejos!!” (traducción infantil del tradicional “¡fuera de mi vista o te mato!”)
Pasada la primera impresión, y cuando casi se me ha olvidado la faena compruebo que la funda del sillón que les hice con todo mi cariño para su dormitorio, para que hiciera juego con las colchas, las cortinas y la cenefa de papel pintado de su cuarto, ahora está “decorada” con unas rayas a lo cebra hechas por mi “artista” con un rotulador de punta gruesa indeleble, el mismo que uso para retintar los zapatos que se pelan jugando en los recreos…Naaaachooooo…..!!!! La misma carita de he-sido-yo-pero-tu-no-me-regañes-porque-mi-pucherito-es-irresistible…
-¿¿¿¿Qué es esto???? ¿¿¿¿Esto se hace??????
-“Te quiero mutto mami…mutto...mutto…”
Y le repito furibunda a punto de explotar “¡No...si yo también te quiero! ¡pero Lejosssss ….LEJOSSSSS!.
Dos días después en la hora de la siesta, apunto ya de dormirse –ahora se resiste a hacerlo porque sabe que me voy a trabajar y luego no estoy-, me agacho para besarle y me pide que me meta con él en la cama… “tapití mami, tapití…” se trata de una diminuta cama de 70 cm de ancho, con lo que me arrodillo en el suelo,y como si me acostara con él boca abajo, meto medio cuerpo y apoyo la cabeza en su almohada, casi nariz con nariz y por si hubiera holgura compartimos espacio también con una burrito de tela azul de estampado psicodélico con el que suele dormir. Para hacer como que el burro duerme Nacho le tapa los ojillos con las orejas y a mí se me ocurre hacer lo mismo –no con las orejas claro!- sino con el pelo, me tapo los ojos y entonces Nacho va y le pregunta al burro: -¿Ondestá mamá? como si al taparme los ojos hubiera desaparecido o estuviera escondida…
Se ríe de su propia ocurrencia, y yo lo estrujo de tanta ternura que me provocan sus ocurrencias, el me corresponde con un abrazo de pulpo del que no hay quien se suelte,le doy muchos besitos y le digo muchos “te quieros” uno tras otro muy seguidos, el entonces me “inmoviliza” apretándome más en su abrazo y así agarrado a mi cuello -yo casi asfixiada- oigo que me dice al oído muy bajito:-“Yo también mamá, te quiero mutto y lejos…”
Jajajajaja…. ¡¡Pobrecito mío, debió de pensar que “te quiero mucho y LEJOS” debía de ser lo más grande en cariño que se puede expresar, si aún habiendo sido tan travieso y estando tan enfadada aun le decía que le quería mucho!!!
Y es que Nacho..es mutto Nacho.

Comentarios

  1. No recuerdo nada de nada de cuando era pequeña y mi hija quiere saber cosas mías... es muy buena idea dejar reflejado por escrito las pequeñas vivencias pero que tanto dicen de nuestros hijos y de nosotros.
    Muy buena entrada y tu hijo es para comérselo.
    un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…