Ir al contenido principal

Celebrar el apego (Nacho)

Ayer fue otro de esos días de marcar el calendario con rotulador rojo, como día de fiesta.Un día señalado de íntima celebración.
Ayer era domingo y fuimos al parque pero a un tramo nuevo con los mismos columpios que ahora hay en todas partes, pero en el que aun no habíamos estado.
Apenas tres niñas y los míos, y al momento se marcharon no sin antes sacarle la lengua la más descarada de las tres a mi sorprendida Diana, que vino corriendo toda contrariada a contármelo.
-¡Mamá una niña me ha sacado la lengua…!
Me salió en un primer flash el instinto asesino… luego miré para el grupo que se alejaba y vi a las tres niñas con sus padres, a cada cual más pequeña, mi hija le sacaba más de la cabeza a la más grande de las tres…
-Bueno cariño, a veces esa es una manera de saludar o de interactuar entre niños,.
-Y yo que hago?
-…Errr… pues tu si ves que no es con simpatía le puedes decir algo como “¿uish que fea te pones!”
-¿Y si ella me dice que la fea soy yo?
-Pues tu vas y le dices que “tururú”.
Palabro que le hizo mucha gracia a Diana (No se me ocurrió otra cosa…)
-¿Y entonces se reirá?
-Pues esperemos que si, por lo menos se sorprenderá…
Luego se quedaron los dos solos jugando en los columpios y yo –que me estaba quedando pajarito- busqué con los ojos algún sitio donde diera el sol y estuviera resguardado del viento que soplaba frío pese a lo brillante del medio día, empezaba a resentirme de la garganta, había un parterre un poquito más allá de donde jugaban los niños y cuando iba para allí de pronto Nacho se baja del columpio y viene corriendo llamándome:
-¡Mamá!¡ Mamá! ¡No te vayas mamá!...
-¡Pero si no me voy…!
Y con su media lengua:
-¡Ven, ven mamá…. “ame la mano…” -me cogió de la mano y me condujo al banco más cercano a donde estaban ellos jugando
- “Séntate” aquí mamá ¿vale?
Y allí me quedé helada de frío, pero con el corazón calentito, flotando en una nube, creo que en el rincón más umbrío y ventoso de todo el parque…
Lejos quedaron aquellas veces que en ese mismo parque un Nacho recién llegado y con paso inestable echaba a caminar justo en dirección contraria a donde estuviéramos, como si quisiera huir de nosotros y de todos sin mirar hacia atrás ni contestar, por muchas veces que le llamáramos y al final no había más remedio que ir a por él y traerlo a regañadientes enfadado y berreando.También atrás han quedado las veces en que se alejaba sin cuidado en las grandes superficies o en las tiendas y me escondía para ver si me buscaba o le daba miedo el haberse perdido justo para contemplar desolada como pasaba olímpicamente y echaba a andar sin pararse ni hacer el más mínimo asomo de buscarme con la mirada o de preocuparse por quedarse solo.
Ya hace un tiempo –no mucho- que ha empezado a pedirme que no me vaya sin él a la calle, o que me busca por la casa, si hace un rato que no me ve, aparece por la puerta donde estoy planchando, o en la cocina, o en el despacho y me dice-¿”questaciendoss”?

A veces se queda conmigo, otras simplemente me da un beso con esos morretillos de patito que me pone-que me lo comería a besos- y se va a seguir jugando, o a por su juguete para traerlo y jugar donde esté yo trabajando.
Hace un tiempo también que ya no se va con cualquiera indiscriminadamente como al principio y me dice adiós como para que me vaya y lo deje con quien quiera que en ese momento le haya tomado en brazos.
Hace más de un año que están aquí, y ayer fue el primer día en que sentí que necesitaba que estuviera allí, que era importante para él que estuviera cerca mirándole y ningún columpio le distraía el que yo estuviera ahí.
En este nuevo momento de pertenencia en que vivimos, en el que me hace sentirme “suya” yo aún lo siento más mío y la palabra madre aún toma un significado –si cabe- más profundo.

Comentarios

  1. Como te entiendo, lo que cuentas de Nacho, el 9 de febrero del año 2010 vino la psicologa a mi casa para el seguimiento y cuando terminamos la entrevista nos dijo que la niña todavia no estaba apegada a nosotros, cuando se fue, me harte de llorar. Ahora la comprendo, lo que ella queria decir, a pasado 1 año de entonces y ya lleva varios meses apegada totalmente a nosotros, ya somos una familia 100%, como tu dices, ya no se va con cualquiera, me busca en el parque cuando no me ve, en casa igual, y me dice cada dos por tres mami te uiero, porque Nastya también habla con media lengua, de echo esta yendo al logopeda. Ahora ella se siente segura con nosotros, y no me siento supercontenta porque me quiere como cualquier hija a su madre, y no como antes, que me rompia el alma.

    ResponderEliminar
  2. Cuando llegó mi hija no nos tenía de punto de referencia. Así que no le podía perder de vista ni un segundo... era vista y no vista.Todavía tengo aquellos sustos en el cuerpo y en el alma. Un día se nos perdió y todavía no se como, si la estaba mirando... parpadeé y ya no estaba... Cuatro años despues todavía se queda abstraida.... en su mundo y ni se entera si esta sola o donde estamos nosotros.
    ¡Cuantas cosas tienen que aprender nuestros hijos cuando llegan a nosotros y nosotros con ellos¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…