Ir al contenido principal

¿Por qué mi hij@ no aprende?

Entre hipocampos y neurogénesis

¿Por eso le cuesta tanto aprender a mi hijo?

Rosa Mª Fernández García (2013)

Hilo Rojo Edicciones

Colección: Creciendo juntos


Hace tiempo que quería escribir una reseña sobre este título de la editorial Hilo Rojo  porque ha sido uno de los libros que han conseguido arrojar luz sobre algunos comportamientos de mis hijos que me parecían desconcertantes e inexplicables. 
"Entre  hipocampos y neurogénesis ¿Por eso le cuesta tanto aprender a mi hijo? ”...
Es este un título complicado  tras el que se encuentran explicaciones sencillas a preguntas de difícil respuesta. 
Aunque la primera parte del título nos asuste un poco, la realidad es que es un magnífico trabajo que nos ayuda a adentrarnos en el funcionamiento biológico de las cabecitas que más nos preocupan: la de nuestros hijos y  nos ayuda a entender algunos de los porqués de sus peculiares comportamientos.
Rosa Mª Fernandez García, es Titular de la Universidad da Coruña en el área de Psicobiología y madre por adopción de tres hijos, preocupada por esos mismos comportamientos observados en sus hijos,  se propuso no sólo entenderlos, sino que ha tenido la generosidad de compartir sus conclusiones más allá de su ámbito profesional, explicándolos desde el punto de vista científico, si, pero sobre todo desde el punto de vista de una madre que intenta comprender y conocer a sus hijos compartiendo sus preocupaciones  y sus deducciones.
Por esta razón, (tres maravillosas razones, en realidad), de manera llana y sencilla nos explica que el cerebro de nuestros hijos es como un álbum de aquellos de nuestra infancia al que le faltan cromos. 
Que a nuestros niños les faltan vivencias fundamentales y normales ya lo sabemos pero tal vez lo que no sabíamos era cuáles son algunas de las consecuencias directas o indirectas de esa falta de vivencias o de la deprivación que soportaron, y que en sus inmaduros cerebros pudieron provocar una importante destrucción de sus neuronas. 
Esta autora con gran naturalidad, comparte en su libro  episodios cotidianos  que yo misma he vivido con mis hijos como pueden ser lapsus inexplicables de memoria o escamoteo de algún conocimiento básico que han llegado a preocuparme mucho porque algunos de estos episodios me parecían algo que se escapaba de toda lógica, y que gracias a este libro ahora puedo al menos entender y sobre todo saber que esos insólitos episodios, son episodios que se repiten de idéntica forma en otros niños y cual o cuales pueden ser las causas.
Pero también, este libro es portador de buenas noticias, y es que al contrario de lo que se creía hasta hace relativamente pocos años, no nacemos con un numero de neuronas que sólo pueden destruirse o morir, sino que gracias  a la plasticidad de nuestro cerebro, en concreto en el hipocampo, hay neurogénesis. Una para muchos, nueva palabra que quiere decir que se producen continuamente nuevas neuronas. Lo cual resulta reconfortante y esperanzador.
Benedetti nos hablaba de los agujeros de la memoria, "taladrados por el olvido" y cómo nos angustiamos al olvidar un nombre, una calle, una fecha importante... pero los agujeros de la memoria de nuestros hijos con su intensa aunque corta biografía, no son motivados por el olvido…al menos por  esa clase de olvido.
Gracias Rosa Mª por ayudarme a entender más esa parte de mis hijos que me parece tan inexpugnable, no sabré nunca toda la complejidad ni la verdad de su pasado, pero tu libro ha puesto una pieza importante para configurar el puzzle de nuestro presente.






Comentarios

  1. ¡ah Mercedes¡ tengo este libro como otros muchos esperando su turno 8no tengo la cabea muy centrada para leer). Gracias por comentarlo.

    ResponderEliminar
  2. ;)))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))))

    que decir????????

    besossss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…