Ir al contenido principal

Seguimientos 2015


¿A estas alturas alguien duda de que Kazajistán sea un país de ensueño? 


Mis hijos nacieron allí y me encantaría un día volver con ellos y recorrer sus maravillosos paisajes, sus ciudades y pueblos, con ellos vivir las ciudades y sus gentes y compartir in situ los recuerdos que atesoramos allí,  donde comenzó nuestra historia, la familiar, donde vivimos montones de instantes favoritos que componen el álbum de memorias que conforman nuestra biografía como sus padres, y poder recopilar tantas respuestas, que nos asaltan, encontrar rincones que desconocemos  para que Diana localizara los suyos, los buenos y los otros,- los de verdad, algunos de los cuales a veces adorna con fantasías- y que también son importantes porque forman parte de su historia y son la respuesta, circunstancia y requisito que motivaron el ser hijos míos y convertirse en  españoles además de Kazajos.
Kazajistán, maravilloso país lleno de contrastes al que profesamos una gran admiración y afinidad salvo en lo que se refiere a sus antojos e itinerantes voluntades en su enigmático protocolo a la hora de realizar los seguimientos.
Los seguimientos son las obligaciones administrativas que nos imponen desde ese país hasta la mayoría de edad de nuestros  hijos, también a conservar la doble nacionalidad y el derecho a que si su país entra en guerra pudiera –si lo creen necesario- movilizar a nuestros hijos y mandarlos al frente.

Entiéndaseme, no estoy contra que se realicen seguimientos post adoptivos, que por otra parte en según qué circunstancias son imprescindibles, pero no cómo están planteados ahora sino cómo una manera en un principio de detección y ayuda si hubiera problemas graves de adaptación familiar  y no como un examen de valoración familiar continua que se alargan hasta los18 años.

“Actualmente la condiciones para los seguimientos son muy poco conocidas por las familias solicitantes, y su práctica no es uniforme entre las diferentes Comunidades Autónomas del Estado en muchos de sus aspectos prácticos, y, desde luego, tampoco en cuanto a procedimientos, costes o rigurosidad en el tratamiento de la información de carácter personal que contienen los informes.” (MANIFIESTO PARA LA REGULACIÓN Y COORDINACIÓN DE LOSSEGUIMIENTOS POST-ADOPTIVOS.)


Sin entrar en valoraciones económicas -cambiantes según la comunidad en la que se habite-, los seguimientos deberían  ser otra cosa, no deberían ser intrusivos sino colaborativos, y pasados un tiempo en los que quedara patente que la familia está bien vinculada y sin problemas que subrayar, creo que bastaría con un certificado de la orientadora del colegio, y de su pediatra, y que en la tasa cambiante y modificable que cada año nos reclaman (a nosotros desde la Junta de Andalucía) entrara también la traducción pertinente.
Este año ya no nos obligan a que traduzcamos los informes en las agencias designadas por el consulado Kazajo ni que tengan un mínimo de 6 páginas, aunque como novedad Kazajistán es el único país que no admite las fotos de nuestros niños sonrientes en papel normal, han de ser en papel fotográfico, 3 grupos de 6 fotos. Luego cuando alguien visite el orfanato donde cuidaron de mis hijos (y de los que no puedo sino estar agradecida) verá a mis hijos morenitos felices y crecidos rodeados de cariño, en un gran mural que, como mi hija comentó "espero esté puesto a salvo de las miradas de los demás niños, porque “duele”".

Entiéndase bien , no estoy en contra que se realicen seguimientos post adoptivos, que por otra parte creo que en según qué circunstancias son imprescindibles,
Pero Según lo expresado por el Servicio Social Internacional que en su boletín número 46,
“.., este seguimiento, enfocado como control, no debería prolongarse demasiado tiempo. Una vez pasado el período inicial, el niño y sus padres adoptivos deberían encontrar su privacidad y tratarse como una familia, y no como una familia adoptiva. Es importante para el funcionamiento de su relación familiar. Es pues deseable aflojar la presión y no requerir informes durante años. Un promedio de dos o tres años sería razonable. …… Estos informes no deberían ser considerados como una obligación para los padres adoptivos sino más bien como una ayuda en caso de una situación de adaptación difícil del niño en su nuevo entorno.” MANIFIESTO_CORA_SEGUIMIENTOS.

Muchas son las preguntas que los padres adoptivos nos hacemos sobre la razón y el protocolo que se usa para realizar estos seguimientos, entre otras cosas  nos gustaría saber porqué estos servicios han de estar externalizados y por tanto ser de pago, cuando creemos que hay suficientes profesionales y muy capacitados, en la administración para realizarlos con cargo a nuestros impuestos.


Incognitas a parte, agradecemos a Julia, la trabajadora social de EULEN, empresa que se encarga de realizar los seguimientos para la mayoría de los países en Andalucía de adopción internacional, su tacto en la entrevista, y quedamos pendientes del año próximo en el que con la modificación de las leyes, esperamos que, si hay novedades, sean más cabales y más acordes y afines a las familias y a la situación por la que muchas de ellas están atravesando, que les impiden poder cumplir con el pago anual de la tasa a convenir, este año 153 €,  a los que hay que añadir el importe de la traducción jurada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…