Ir al contenido principal

Asumir primero para ayudar a asumir después.

Cuando emprendí el camino de la adopción  hace 10 años una de las cosas que creía tener más claras era que yo sería la única madre de mis hijos. Hablaba con otras madres adoptantes y decíamos cosas como “madre es la que cría”, “madre es la que cuida”, “madre es la que ejerce”…  y buscábamos juntas en aquella larga espera una manera de nombrarla.Buscábamos maneras de referirnos a ella cuando nuestros hijos nos preguntaran. Sabíamos que llegaría el momento.¡Pero ignorábamos tantas cosas!
Entonces todas teníamos como tatuado el “madre no hay más que una”. Ahora sé que en adopción esto no es así. Pero hay que asumirlo y no es fácil.
Después de tener a mis hijos, tuve que evolucionar, tuve que afrontar desde muy pronto la existencia e importancia de su madre biológica porque ella estaba en el corazón de mi hija y no podía eludirla, ni apartarla, ni mostrarles mis sentimientos encontrados con ella.Tuve que hacer una labor de  transformación que casi ha sido una metamorfosis.
Y con cada uno de mis hijos ha sido distinto, pese a ser hermanos biológicos sus vivencias, su actitud y reacciones han sido muy diferentes. Como en casi todo, lo que me sirve para uno no me funciona con el otro.
En AFAM  Asociación De Familias Multiétnicas (Granada) me han pedido que cuente cómo ha sido ese viaje
 Será en Granada el día 14 de mayo a las 16:45h en el Centro Cultural Caja de Granada.
Hablaremos, si os apetece, de esa trasformación, de ese recorrido desde “la señora que te tuvo en su barriga” a “tu madre de nacimiento”.
Estoy deseando compartir mi experiencia y conocer y aprender de las de otras madres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La capacidad de amar

Lunes por la mañanaconversaciones de desayuno.
-Mamá eres la mejor madre del mundo…. Incluyendo a mi madre biológica.Primero te quiero a ti y luego a ella… Y yo le explico que esto no es un podio o una carrera, que no hay que dar puestos ni conquistar medallas. -Pero yo te quiero más a ti –me dice-. Entonces le lanzo la pregunta trampa: -         - ¿A quién quieres más a papá o a mamá? -          -.... ¡Eso no se pregunta!(Ahí le he dado) -          -Si quiero hasta mil os quiero quinientos a cada uno – me dice tras un rato en silencio.Y  añade al momento-Pero si os quiero tanto no me va a quedar  suficiente para querer a X.
Y yo le explico que no es así, que la capacidad de amar es la que uno tiene para querer, que no resta, ni divide, que si uno tiene una capacidad de amar de mil, será capaz de amar mil a su padre, a su madre biológica, a mí a su hermana y por supuesto a su amada X. Parece que se ha quedado más tranquilo.
No soy una santa, por supuesto que una parte de mí se sentiría alg…

ASOCIACIÓN NACIONAL DE DONANTES DE CUERPO A LA CIENCIA : un doloroso fraude

Mi hermano era una persona especial, con 37 años  le diagnosticaron un cáncer raro,  con un muy mal pronóstico. Le operaron y trataron con infinitas sesiones de quimioterapia intravenosa. Pero todo tratamiento resultó en vano, la rara etiología del cáncer que le tocó, resultó un fiasco para la medicina. Y cuando los médicos le dijeron que no podían hacer nada más por él, él buscó una manera de que todo aquel sufrimiento y lucha sirviera para algo, sirviera para alguien: vida después de la vida. Era una persona generosa y así cuando ya nada se podía hacer para curarle, decidió que donaría su cuerpo a la ciencia, para que si alguien más lo padeciera sirviera su muerte para salvarle, o al menos para que los científicos pudieran estudiar sobre lo que no pudieron remediar. Para ello se dirigió donde cualquiera que quisiera buscar información se dirigiría: a internet. La cesión de su cuerpo fue a través de la página web:                   



http://www.asociaciondonantesdecuerpo.es/

Esta página p…

LA HISTORIA DE ERNESTO

Autor: MERCE COMPANY Editorial: SM ISBN:84-348-1929-5 AÑO: 1986 1ª edición (yo tengo la 25ª)

La historia esta bien desarrollada y bien planteada transcurre a lo largo de un día: el quinto aniversario de la llegada de Ernesto. Sus padres y él lo celebran todos los años. Ernesto es un niño adoptado de seis años y cada aniversario pide que le vuelvan a contar los detalles de todo lo hicieron sus padres para adoptarlo. Le cuentan por qué sus padres biológicos no pudieron criarlo, por qué ellos lo adoptaron y qué es lo que significa ser padres. El niño cada año pregunta cosas nuevas y los padres le dicen la verdad en la medida que es capaz de comprenderla. Este año lo celebran, además, con un regalo muy especial: le regalan una gatita a la cual Ernesto decide adoptar.
La salvedad que para mi tiene este libro y que me parece injustificable es cómo alguien que parece conocer el mundo de la adopción tan bien, permite que en su contraportada, en la 25 edición (no ya en las primeras) en la reseña …