Ir al contenido principal

Una guía para las dificultades de aprendizaje en la escuela…Ya ¿para qué?

 

Hace 15 años comenzaba la larga travesía de un proceso de adopción que duró casi 4 años hasta llegar a nuestros hijos. Debido a la larga espera como muchas otras madres decidí abrir este blog que empezó siendo, como casi todos los blogs de adopción, un Cuaderno de bitácora en el que compartir todo lo referente a esa espera, el proceso previo, el viaje, el encuentro y luego los avatares de nuestra adaptación, mis anhelos e inquietudes como madre primeriza de dos niños de 2 y 7 años, todas las novedades y las primeras veces y sobre todo un tema recurrente que, como a muchas de las madres y familias adoptivas nos ha dado -y nos sigue dando- muchos quebraderos de cabeza: La escuela.

Esa escuela ajena a la realidad pasada y presente de nuestros hijos, tan cerrada a la hora de entender el  porqué nuestros niños son desorganizados, dispersos, olvidadizos, impulsivos, y todo lo que se pueda derivar de unas funciones ejecutivas alteradas…

…”Funciones ejecutivas ”… es este un concepto que otras muchas madres no han tenido que aprender, que pertenece al campo de la neuropsicología y que he tenido que entender primero y explicar, con mayor o menor éxito a muchas maestras de mis hijos. Algunas veces mientras les hablaba de todo esto leía en sus caras la frase “pero qué rollo me estás contando…”

He sentido la falta de empatía de muchos docentes hacia mí, pero sobre todo y de forma recurrente, hacia mis hijos. Y nuestros niños, especialmente, necesitan de esa empatía y los padres tenemos que ser capaces de llegar emocionalmente a sus profesores, no para infundir lástima, sino para promover hacia nuestros hijos la atención sensible que necesitan.

Porque estamos hablando de niños y niñas que han sido víctimas de experiencias de abandono, maltrato, negligencia, institucionalización, experiencias traumáticas, cuando eran tan pequeños e indefensos que ni siquiera podían verbalizarlo, y aunque lo he comentado en cada tutoría, con cada maestra, o tutora, casi ninguna parece que terminara de creérselo, o al menos no he percibido que fueran conscientes de lo que significa.

A casi cada una de ellas (hablo en femenino porque todas en primaria fueron mujeres) les he explicado la desventaja con la que mis hijos llegaron al ámbito escolar, la huella que sus vivencias habían dejado en ellos y sobre todo en su cerebro, sus dificultades de desarrollo y la falta de vivencias básicas que les hacían estar en inferioridad de condiciones con sus compañeros, bien tratados, cuidados y estimulados desde el minuto cero de sus vidas, desde que sus madres estuvieron gestándolos, porque hasta ahí muchos de nuestros niños han sido tratados negligentemente o maltratados, como es el caso de los niños cuyas madres gestantes consumieron alcohol u otras sustancias durante su embarazo.

He intentado divulgar los problemas de la Adversidad Temprana con las herramientas que he tenido a mi alcance: Internet (webs y RRSS), charlas, libros, muchos artículos y tutorías recurrentes, pero mis hijos cruzaron las turbulentas aguas de la primaria sin apenas ayuda y comprensión, porque es difícil ver unas dificultades que no tienen rasgos físicos, porque la opinión general era que como aquello pasó cuando  eran muy pequeños, (mi hija no tanto) ya lo habían olvidado…


Pero el cerebro no olvida, las huellas de la Adversidad sufrida en la Infancia Temprana están ahí, y hay que ayudar a sanarlas, y la escuela tiene que empezar a ser sensible con esos alumnos que necesitan profesionales que entiendan sus dificultades, que sepan detectarlas y establecer una relación con ellos  que les ayuden en su desarrollo. Maestros/as que les ayuden a sentirse seguros y a confiar para que sean capaces de aprender. Porque los niños que han estado institucionalizados no tienen integrado el sentido de confianza y seguridad en el otro, porque todo el mundo  les ha fallado, sus personas más importantes, de las que su vida dependía, les han abandonado, y a partir de ahí, suma y sigue.

Por eso necesitan unos docentes que les ayuden a sentirse valorados, porque tampoco tienen integrado el concepto de valía personal, y desde luego la colección de notas desagradables en sus agendas que he ido acumulando en esos años, con respecto a su atención y rendimiento, no les ha ayudado para nada en su autoestima ni les ha ayudado en su superación.

Tutoría tras tutoría he intentado ayudar a entender que ese niño que tanto le desconcertaba, no era un vago o un “pasota” sino que tenía una inmadurez neuronal que no le ayudaba a anclar aprendizajes establecidos para su edad y su curso escolar. Que ese niño, en lugar de ser problemático lo que le ocurría era que tenía un problema. Que esos cuadernos, fichas y lapiceros, ese trabajo no entregado o por terminar y, en definitiva, esos desencuentros diarios en el aula, necesitaban un trato específico. Pero sobre todo necesitaba que comprendieran que, lejos de ser culpable, es una víctima, y que no se puede educar a un niño que ha sufrido malos tratos con castigos, o que ha sufrido abandono con más abandono. No podemos dejarlo por imposible. Ni luchar contra él porque nos necesita como aliados.

Mis hijos cruzaron el umbral de la secundaria y llego la ESO y sus cambios hormonales, y los daños colaterales de una primaria deficiente en ayuda al desarrollo por parte de la escuela, y no os voy a mentir, si la primaria fue una batalla continua, la ESO es una lucha titánica, porque al menos en primaria tenía la posibilidad o la creencia de que a base de dialogar algo iba a conseguir, pero para nada en el instituto, amparados por la adolescencia, que es un saco sin fondo, pero en el que no hay cabida para traumas o diversidades ni necesidades específicas, a no ser que sean Necesidades Especiales.

Y bueno, mi hija ya está en la universidad, y lo ha sufrido, y lo ha penado, le ha costado mucho llegar aquí, y ha escogido la carrera de maestra con la idea de poder cambiar todo por lo que  ella pasó. Mi hijo está en 2º de la ESO, justo en plena lucha titánica, y aunque a ellos ya no les va a servir, sigo intentando ayudar a cambiar las cosas para los niños y niñas que vienen detrás, para esas madres que lo están sufriendo o que lo van a sufrir. Por eso he formado equipo con  María Martín Titos, (madre adoptiva, Experta en Intervención social y Atención a la Diversidad). Pilar González Moreno, (madre adoptiva, Maestra Especialista en Educación Infantil. Licenciada en Psicopedagogía) y Daniel Álvarez Santamaría. (padre adoptivo, Presidente de Adopta2, Graduado en Ingeniería Informática. Profesor de Sistemas y Aplicaciones Informáticas, y juntos hemos elaborado la DIFICULTADES DE APRENDIZAJE EN LA ESCUELA POR  TRAUMA POR ADVERSIDAD TEMPRANA (T.A.T.) GUÍA PARA LA DETECCIÓN  Y AYUDA para explicar las dificultades con las que muchos niños han de luchar cada día en el entorno escolar y en casa con las tareas, para intentar hacer ese cambio de mirada en los maestros y maestras para que entiendan sus dificultades, que sepan detectarlas y establecer relaciones reparadoras y que les ayuden en su desarrollo con estrategias específicas.

http://adopcionpuntodeencuentro.com/web/guia-para-la-deteccion-y-ayuda-en-la-escuela-de-las-dificultades-de-aprendizaje-por-t-a-t/

Llevamos mucho tiempo trabajando en esta herramienta, ya al alcance de todos (descarga gratuita) y creemos que puede ser muy útil porque es una guía muy visual y de fácil lectura que además ha sido supervisada por Juan de Dios Fernández Gálvez, Maestro y Orientador escolar y Profesor Colaborador Extraordinario de la Universidad de Granada,  Jesús Domingo Segovia , Catedrático de Didáctica y Organización Escolar en la facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad de Granada.

Empieza a escucharse el concepto “Escuelas Sensibles al Trauma” que es donde esta guía se enmarca. Espero que os ayude, pero lo que espero de corazón es que consiga ayudar a vuestros hijos ahora y en su futuro. Porque es muy importante que en el ámbito escolar conozcan lo que significa Trauma por Adversidad en la Infancia Temprana y puedan  desde la comprensión, ayudar de verdad a quienes lo sufren.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Nombres kazajos

Es tan poco lo que sabemos de vosotros, tantas vueltas que le doy a la cabeza... ¿cómo seréis, de altos de flacos, de guapos, si tímidos o no, si será facil "hacerse con vosotros"... hoy le ha tocado a los nombres y la verdad es que tienen enjundia... Partamos de la base que los kazajos tradicionalmente creen que afecta a su nombre su fortuna. Cada nombre tiene un significado buscan nombres que tengan que ver con las expectativas que guardan para sus niños, o con alguna característica del día en que nacieron, etc. Esto es lo que he encontrado: Nombres masculinos kaza jo s : Akmetzhan, Alen, Alibek, Arman, Askar, Baltabek, Camran, Daniar, Dastan, Eric, Erkin, Erzhan, Garri, Hojanias, Jean, Kairat, Kemhebek, Marat, Mukhametkali, Nazer, Nurlan, Nursultan, Oraz, Ravil, Serik, Serikbek, Talgat, Taras, Abai, Ablai, Achmedjan, Amanet, Aniyar, Assylhan, Baurzhan, Beibitzhan, Borat, Daniyarbek, Ershat, Fauske, Fomenko, Kapan, Kenes, Khazretgali, Kholmatzhon, Kuanyshbek ,Madiyar

Se llama calma. Poema de Dalai Lama

Se llama calma y me costó muchas tormentas.  Se llama calma y cuando desaparece…. salgo otra vez a su búsqueda.  Se llama calma y me enseña a respirar, a pensar y repensar.  Se llama calma y cuando la locura la tienta se desatan vientos bravos que cuestan dominar.  Se llama calma y llega con los años cuando la ambición de joven, la lengua suelta y la panza fría dan lugar a más silencios y más sabiduría.  Se llama calma cuando se aprende bien a amar, cuando el egoísmo da lugar al dar y el inconformismo se desvanece para abrir corazón y alma entregándose enteros a quien quiera recibir y dar.  Se llama calma cuando la amistad es tan sincera que se caen todas las máscaras y todo se puede contar.  Se llama calma y el mundo la evade, la ignora, inventando guerras que nunca nadie va a ganar. Se llama calma cuando el silencio se disfruta, cuando los ruidos no son solo música y locura sino el viento, los pájaros, la buena compañía o el ruido del mar.  Se llama calma y con

A las puertas de Magisterio

Queridos profesores y maestros, Todos los que habéis pasado por la vida de mi hija y la habéis aupado hasta aquí. Gracias por lo que le habéis transmitido. Sé que ella también os ha dejado huella, porque es una persona muy muy especial. Hace 10 años una niña abandonaba un orfanato, su conocida realidad, para entrar en una dimensión absolutamente distinta y desconocida. Cambios de vida colosales aparte y centrándome en lo escolar, recién llegada de Kazajistán por ley tuvo que incorporarse en mitad de segundo de primaria, en un nuevo entorno, con una lengua totalmente diferente y extraña y carente de muchos aprendizajes básicos y no sólo curriculares. Es muy cruel el obligar a los niños y niñas recién llegados a acoplarse inmediatamente en los complicados procesos del aprendizaje escolar y a ella le tocó hacerlo en mitad de un curso avanzado sólo teniendo en cuenta su edad, haciendo una analogía automovilística sería como si en una competición ella se tuvo que incorporar en mitad