Ir al contenido principal

El curso de Diana también acabó.


Tercero ha sido un curso muy difícil.

En el curso anterior -al que Diana se incorporó en enero-, aprendio a leer y a escribir, con la ayuda inestimable y el interés de su maestra Ruth, también aprendió los números aunque se hacía, se hace- un lío con lo de mayor, menor, anterior y posterior y las sumas y restas con llevadas… incluso el verano pasado ya hicimos alguna tímida incursión en las tablas de multiplicar, siempre con el botón del autoborrado encendido.
Profesorado y sistema distinto y el maldito curso Tercero de Primaria que es un curso de aúpa –todos lo dicen- para cualquier niño, pues habría que imaginarse lo que ha supuesto para Diana: tanta información, tantos ejercicios, encima libros reciclados en los que no se podían hacer los ejercicios y había que copiar y copiar preguntas y respuestas de unos deberes que toda la tarde era corta para poder llevarlos a cabo, una materia tan llena de contenidos y novedades tan ajenas para Diana, que le ha sido imposible asumir. ¿Cómo va a saber por ejemplo, qué es una oración o un sujeto y un predicado, o una sílaba átona, sin haber aprendido a distinguir vocales de consonantes?
Y aún así la lengua (con clases de refuerzo en el colegio) y las matemáticas a fuerza de hacer y rehacer ejercicios en casa, las ha ido sobrellevando también a fuerza de tesón y a fuerza de tiempo y repetición, repetir cada lección y ejercicio mal hecho, repetir cada examen en casa cuando los traía para que los firmáramos…


Bueno al final las hemos aprobado; también gimnasia, religión, artística e inglés.
Caso aparte es el conocimiento del medio…. asignatura que nos ha llevado de cabeza todo el año y es que los conocimientos que Diana tiene sobre “el medio” poco o nada tienen que ver con el que le explican en el colegio, con el que pone en los libros.
Para muestra un botón:
“Hace muchos muchos años –explica el libro - en las casas no había agua corriente y había que ir a buscarla a un pozo que estaba muchas veces, lejos de donde vivían las familias…”
-Mamá, el libro está mal.
-¿Por qué dices eso? Ya voy con cautela desde que un día le regañara porque al darme la lección de “cono” se empeñaba en que los seres vivos “nacen, crecen, y mueren” y yo:
-“No Diana, no te lo sabes, vuelve a leértelo y dímelo otra vez pero bien dicho…” y ella con paciencia se iba y al rato volvía:
-”Los seres vivos nacen, crecen, y mueren”
Y yo: “¿qué pasa que ya no se reproducen….?”
...Pues no… resulta que el resumen destacado del libro rezaba cómo la niña me decía , a la reproducción tan solo se hacía una tímida referencia en el texto más arriba como “algunos se reproducen”… me imagino que para no herir suspicacias… La enseñanza ahora es así de considerada.
-Está mal –insistía- porque en Kazajstán nosotros teníamos que ir a por agua a un pozo.
-¿El agua para beber?
-No, para todo.
-¿Y el baño…?
Aunque vivían en casas -no en Yurtas-, al parecer cuando tocaba baño se bañaban en una gran tina del más pequeño de la familia al de más edad, y las necesidades se hacían “afuera”, no sé muy bien si en letrina o en el “exterior” (en el campo no creo, porque la zona es estepa llana y dura). No me quiero ni maginar un apretón a 32 grados bajo cero, cómo hemos llegado a estar nosotros en aquel país tan extremo).

Esto sólo es un ejemplo.Por muchas cosas como esta es por lo que digo que el medio que mi hija conoce poco tiene que ver con el que ahora le están enseñando, tal vez por eso le cueste tanto asimilarlo.
Este año tutoría tras tutoría, en entrevistas con su profesora Ana Belén que ha estado muy pendiente de Diana y con la orientadora y el director del colegio, todos nos han asegurado que la niña iba bien, que estaba dentro de la media del curso.
Particularmente sigo creyendo que Diana tenía que haber empezado el colegio desde un curso más abajo, pienso que así hubiera aprendido a leer y a escribir con sus compañeros de primero, ahora habría acabado segundo y todo hubiera sido más fácil y relajado para todos.
Por falta de seguridad en mi misma, por un absurdo –o no tanto- complejo de inferioridad como madre recién estrenada, por terror a equivocarme y empecinarme cedí y acepté la visión de quien está más cualificado, y seguro que cada profesional al que me dirigí lo hizo desde el convencimiento de que era lo mejor para la niña. Por eso no tengo quejas de nadie, sólo me lamento de no haber seguido mi instinto y mi sentido común y haberme puesto "farruca"para que la hubieran puesto en un curso inferior como admite la ley.
Si alguien que me esté leyendo ahora está en esa tesitura en la que yo me encontré, espero que nuestra experiencia le sirva para convencerse y convencer a los demás de que la posibilidad de escolarizar a nuestros hijos adoptivos en un curso inferior es una buena idea y debe de aprovecharse. Si pudiera volver atrás empezaría justo desde ese punto y tengo la seguridad de que hubiera sido un camino mucho más fácil para todos, pero sobre todo, para Diana.
Ahora me dicen que mejor que siga adelante, que ya alcanzará a sus compañeros, que tercero es la mitad de un ciclo y que no se “puede” repetir, que socialmente está muy integrada y que eso es lo que importa. Pero Diana se integra muy bien en cualquier ambiente, es en lo que tiene sobresaliente, en “habilidades sociales”, cariñosa, simpática y con ganas de agradar ha desarrollado como nadie estas destrezas, conmovedoras en una niña de su edad.Nosotros hemos estado –tal vez demasiado- pendientes de cada lección de cada examen, le hemos exigido y apretado –tal vez en exceso- para que no se quedara atrás…
Porque veo su iniciación plagada de vacíos y nadie se pone en mis zapatos, ni parece preocuparse por las lagunas en el aprendizaje de Diana, de acuerdo que es muy pequeña pero nos la entregaron vacía de conocimientos y experiencias y aún peor, desacostumbrada a la curiosidad y a preguntar. Aprender no es memorizar información, es necesario también procesar la información de los datos, analizarlos, comprender, sintetizar y valorar la información que se recibe para luego poder aplicarla; esto que dicho asi parece complicado, pues resulta que lo es y mucho, aunque nunca nos paremos a racionalizarlo, son procesos mentales -neuronales- de lo más cotidiano y rutinario para cualquier niño con un proceso de crecimiento normal (sobre todo durante sus tres primeros años).
En la etapa comprendida entre los 0 y los 3 años de edad, el cerebro está formando conexiones o sinapsis que se producen con una velocidad y eficiencia que no se repetirá en el resto de la vida y que definirán las habilidades y potencialidades que el niño desarrollará en la etapa adulta. Es un periodo crucial para el desarrollo cerebral, las experiencias que tenga el niño en esta etapa tendrán efectos duraderos en su futura capacidad de aprendizaje.
Pero a medida que las neuronas no han sido trabajadas, por falta de estimulación temprana y las sinapsis correspondientes no han sido creadas el proceso se complica. No es irreversible gracias a la plasticidad de nuestro cerebro pero es trabajoso y complicado.
Ha sido un año escolar duro, en el que mi hija ha ido al colegio a otras cosas no menos importantes, que a adquirir conocimientos.
En el que nos hemos exigido demasiado todos, tal vez en un esfuerzo por tratar de normalizar nuestra todavía reciente familia. En el que hemos tenido que establecer normas y adoptar nuevos hábitos todos. En el que Diana, Eduardo y Nacho han aprendido a hablar y todos hemos aprendido a conocernos y a compartir.
En eso estamos.

Comentarios

  1. Cuanto te entiendo y te comprendo, nosotros estamos viviendo una situacion similar. Te explico brevemente, nuestra niña llego con cinco años y medio, llegamos a finales de curso 2008 y cuando fuimos al cole la pusieron en 5ºde infantil,pero no estubo ni tres semanas, al finalizar ese curso, nosotros insitimos en que la niña tendria que volver hacer ese curso, puesto que no sabia el idioma ni tenia los minimos conocimientos que tiene un niño a esa edad,pues con la excusa de que los niños son como esponja, la hicieron entrar en 1º curso, ese curso lo pasamos muy mal, porque mi hija no se enteraba ni de la misa la mitad, al finalizar 1º volvimos a insistir pero nos volvian a poner la misma excusa.Yo no paraba de decirles que por ley le correspondia un curso inferior, pero ellos erre que erre. Paso a segundo y en el primer trimestre yo veia que sus compañeros hacian controles y traian tareas y mi hija no, volvi a hablar con la tutora, y con un NO TE PREOCUPES terminaban siempre todas mis tutorias. Hasta que le saque a un amiguito de su clase que era lo que hacia Natalia en clase, y el me dijo que la ponian al final de la clase a dibujar.Imaginate mi cabreo, asi que ni corta ni perezosa me fui directamente ha hablar con la jefa de estudio (no era la primera vez que le daba mi malestar )y les amenazé con denunciarlos por el daño que le estaban haciendo a mi hija. Ya al centro les entro el miedo y al dia siguente me llamaron para decirme que iban a pasar a la niña a primero , pero que no se lo podia decir a nadie porque no era legal , que dijeron que iban hacer como que la niña habia finalizado 2º curso y habia repetido, pero que en realidad estaria cursando primero. Sinceramente es lo mejor que hicieron por ella, pero por desgracia nos ha tocado una profesora en este curso que es una papanata y nos ha amargado la vida a mi hija y a nosotros y ya cansados del centro hemos decidido cambiarla a otro centro . A mi hija no le han echo caso, en las notas finales todas las materias fuertes suspendidas, y encima nos pone la orientadora que mi hija no sabe mas del 99 , no sabe hacer sumas ni resta con llevabas y no sabe las tablas,y eso es mentira. Ahora mi hija pasara a 3º y miedo me da porque a mi tambien me han dicho que es muy dificil y encima este año les meten las divisiones... ufff ..... En fin, no nos queda otra que segur luchando por los derecho de nuestros niños...


    Besos desde Cadiz

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario,parece que en la administración minimizan nuestra preocupación por el aprendizaje de nuestros hijos, pero siempre pensé que los comienzos son importantes, y unos buenos andamios hacen una buena casa. Empezar es muy duro, y si encima lo tienen que hacer a "contracorriente" pues mucho más.
    A veces me da miedo que Diana se revele (probablemente sus "ausencias" de memoria y de atención sea una manera velada de hacerlo)este verano estamos leyendo y comprendiendo,repasando 1º y 2º con Anaya y Bruño y le hemos comprado los cuadernos Rubio que han hecho de matematicas este curso. Cada día un poquito,primero está superado, segundo regular y lo que son multiplicaciones y divisiones de 3º las hace bastante bien. Los libros de vacaciones son muy llevaderos, los de Santillana con el tema de "los problemas con trampa" se nos quedaban estancadisimos. Mucha suerte, feliz verano y gracias por contarnos tu experiencia, tengo confianza en que los surcos que abrimos en este camino les sirvan a otros padres. Un abrazo muy grande a los tres.Mercedes

    ResponderEliminar
  3. Mercedes ¡¡ Diana es una campeona¡¡¡ Es increible lo que ha logrado... todo su/vuestro esfuerzo y tesón han tenido su fruto. Se merece una matrícula de honor.Me he quedado impresionada. Además sus habilidades sociales son buenas. Aguantar toda esa presión sin revelarse en admirable...Dale de nuestra parte mi enhorabuena y fuerte abrazo.

    Además el colegio se merece también una felicitación por su empatía y su implicación. Así da gusto.

    No es nuestra situación... que me tiene muy preocupada. Entiendo muy bien a Ana.


    Totalmente deacuerdo contigo a nuestros niños tenían que ser escolarizados teniendo en cuenta no su edad sino su madurez y su situación personal.

    un abrazo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…