La curiosidad también se puede enseñar


Diana casi nunca pregunta ni sobre las palabras o  las cosas que desconoce, a veces parece no tener curiosidad por las cosas, pero sólo lo parece, yo tengo mi propia teoría: dicen los manuales de psicología que entre los 2 y 5 años  es la edad en que los niños desarrollan su personalidad y la mayoría de sus características, es la edad de preguntar, de incentivarles a que desarrollen un sentido de búsqueda, y deseen aprender a lo largo de toda la vida. 

Conocimos a Diana un mes antes de cumplir los 7 años, y no es difícil imaginar  las carencias también de motivación e incentivos que durante esa época tan crucial debió de sufrir.

Mi punto de referencia es Nacho, ahora tiene 4 años y no para de preguntar su pregunta favorita es "¿para qué sirve?" y en ocasiones se pone más que pesado con sus inagotables preguntas. ¿Qué sucedería si en vez de respuestas le mandáramos callar, o no le escuchásemos o simplemente no se atreviera a preguntar? Pues que acabaría por reprimir su curiosidad .


Ahora nos toca volver sobre los pasos del aprendizaje de nuestra hija y buscar la manera de que pierda ese miedo inconsciente o esa apatía inducida y despertarle los mecanismos de la curiosidad, he leído con gran alegría que la curiosidad también puede enseñarse, y además hay que educarla, que hay que procurar educar esa inclinación natural a la exploración y la indagación hacia una curiosidad edificante lejos de la inquisición y el fisgoneo.

Buscando artículos sobre cómo incentivar la curiosidad en los niños me he topado con este vídeoen el que se recogen ideas impactantes , se me ocurre destacar :
  • La crítica del método educativo occidental, donde se apuesta por la creatividad/ a la estandarización y el incentivar a los niños para que el suyo sea un pensamiento divergente, para incentivar la capacidad de creación en los niños.
  • Y la creencia de que el déficit de atención en los niños conocido como TDA y TDAH es una epidemia ficticia, con la que hay que tener cuidado ya que los niños están siendo sometidos a tratamientos que los anulan y alinean.


Ken Robinson  es un educador, escritor y conferenciante británico, experto en asuntos relacionados con la creatividad, la calidad de la enseñanza, la innovación y los recursos humanos. 

SpiderNANo

Este viernes es  día de disfraces, A Nacho y por segunda vez desde que llegó le han animado a disfrazarse en el colegio, el año pasado fue de payaso… bueno, rectifico, el año pasado la seño pidió que todos fueran de payasos y yo madre novata no me enteré y me pilló de viaje en Granada para una intervención de Eduardo (la primera válvula fonatoria) esa semana ni los llevé al colegio ni lo recogí así que yo me enteré de chiripa y a última hora que había que disfrazarlo…y acudí a mi hada madrina para estos casos o mejor dicho mi hada vecina:  mi salvación, con toda la experiencia de tres hijos, dos de ellos mellizos nacidos el mismo día de Nacho pero un año antes, me sacó del apuro prestándome un magnifico traje de caballero medieval, que le iba perfecto pero esas mayas oscuras  desentonaban bastante al lado de sus coloridos compañeros  payasos. 
Avisada por mi hermano de la pifia,cuando llegamos de Granada aún estuve a tiempo de corregir el desatino y hasta me dejaron entrar a cambiar al niño poquito antes de la  fiesta del cole. Por si os apetece leer como fue el lío está en el post "Semana a ritmo de Samba":
http://alotroladodelhilorojo.blogspot.com/2011/03/semana-ritmo-de-samba.html.

Volviendo al momento actual, como este año el disfraz es de libre elección,  volví a recurrir a Teresa –mi vecina- esta vez con más tiempo y en busca de ideas, pero como ella es toda resolutiva me prestó un disfraz de Spiderman que además de estar perfecto en talla a Nacho –que lo de disfrazarse le gusta un rato- le encantó, su mochila del cole es de Spiderman y es uno de sus héroes favoritos junto con Batman. (¡Gracias de nuevo, Teresa!)


Mientras le hacía un par de arreglillos al disfraz se me ocurrió la idea de colocarle una araña y como tenía que ir cosida, junto con la araña (0.95€) compré un gorro rojo (1€), lo decoré con las rayas de telaraña (¡acabé con los dedos negros de rotulador indeleble!)y le cosí la tarántula a modo de pompón.
 Un par de guantes (0,85€) sin dedos a tono  con el traje al que Eduardo le añadió dos hebras largas de lana roja en cada mano y un antifaz (0,57€) al que le quitamos la "Z" que traía como decoración acabaron por completar el atavío para rematarlo una red de araña pintada en una mejilla han hecho de mi pequeñajo un perfecto héroe de comic…o más bien de TBO:Spidernano.

El se lo pasó mejor que bien,y yo me lo pasé genial bicheando (aunque deprisa y casi sin tiempo) por los almacenes orientales en busca del complemento perfecto y luego dándole formay sin parar de sonreír con cada raya del gorro, con cada puntada para fijar la araña.
Es impresionante cuanta energía y cuanta vida han traído estos pequeñajos a esta familia donde la vida ha estado seriamente amenazada.

Con el pensamiento patas arriba

 A veces cuando siento desasosiego acudo a la poesía, deambulo por los libros de poemas, acaricio sus lomos, los abro por cualquier parte y les dejo que me hablen, leo al azar y casi siempre encuentro un poema que me habla al corazón, que me reconduce la tristeza, o la nostalgia, la ansiedad o lo que quiera que siento en ese momento. Es como una pomada, un "bálsamo para el alma" (¿palabras cursis?, seguramente si, para quien cree que la poesía es cursi)
Ayer me encontré con esta joya y de alguna forma por un rato me recondujo el pensamiento.
Hay hechos que te provocan de repente que la vida interior se te ponga patas arriba y hay pensamientos hechos poesía que te ayudan a poner un poco de orden.





Cómo hacerte saber (Mario Benedetti)


Cómo hacerte saber que siempre hay tiempo?
Que uno sólo tiene que buscarlo y dárselo.
Que nadie establece normas, salvo la vida.
Que la vida sin ciertas normas pierde forma.
Que la forma no se pierde con abrirnos.
Que abrirnos no es amar indiscriminadamente.
Que no está prohibido amar.
Que también se puede odiar.

Cómo hacerte saber
que nadie establece normas, salvo la vida!
 Que el odio y el amor son afectos.
Que la agresión porque sí, hiere mucho.
Que las heridas se cierran.
Que las puertas no deben cerrarse.
Que la mayor puerta es el afecto.
Que los afectos nos definen.
Que definirse no es remar contra la corriente.
 Que no cuanto más fuerte se hace el trazo, más se dibuja.
Que buscar un equilibrio no implica ser tibio.
Que negar palabras implica abrir distancias.
Que encontrarse es muy hermoso.
Que el sexo forma parte de lo hermoso de la vida.
Que la vida parte del sexo.
Que el por qué de los niños tiene un por qué.
 Que querer saber de alguien no es sólo curiosidad.
Que querer saber todo de todos es curiosidad malsana.
Que nunca está de más agradecer.
Que la autodeterminación no es hacer las cosas solo.
Que nadie quiere estar solo.
Que para no estar solo hay que dar.
Que para dar debimos recibir antes.
 Que para que nos den, también hay que saber cómo pedir.
Que saber pedir no es regalarse.
Que regalarse es, en definitiva, no quererse.
Que para que nos quieran debemos mostrar quienes somos.
Que para que alguien sea, hay que ayudarlo.
Que ayudar es poder alentar y apoyar.
Que adular no es ayudar.
 Que adular es tan pernicioso como dar vuelta la cara.
Que las cosas cara a cara son honestas.
Que nadie es honesto porque no roba.
Que el que roba no es ladrón por placer.
Que cuando no hay placer en hacer las cosas, no se está viviendo.
Que para sentir la vida no hay que olvidarse que existe la muerte.
Que se puede estar muerto en vida.
 Que se siente con el cuerpo y la mente.
Que con los oídos se escucha.
Que cuesta ser sensibles y no herirse.
Que herirse no es desangrarse.
Que para no ser heridos, levantamos muros.
Que quien siembra muros no recoge nada.
Que casi todos somos albañiles de muros.
 Que sería mucho mejor construir puentes.
Que sobre ellos se va a la otra orilla, y también se vuelve.
Que volver no implica retroceder.
Que retroceder puede ser también avanzar.
Que no por mucho avanzar se amanece más cerca del sol.

Cómo hacerte saber
que nadie establece normas, salvo la vida!

La sombra del dragón era negra y alargada...


"Escucha niña bonita:
Vela desde lo alto
Por papá por mamá y también por Ixeya.
Inúndalos con tu luz
Para alejar aquella sombra
Que os envolviera un día.
Rocíalos con tus recuerdos
De risas y de alegría
No te alejes de su lado,
Que te sientan cerca,
Que tú, Valle de Luz
Seas su guía."






La sombra del dragón era negra y alargada, como lo fuera la de aquel ciprés de la novela de Delibes.

De aquel libro me quedé con una frase: “No es lo mismo perder que no llegar.”
Y en este caso hemos perdido. Y digo “hemos” porque todos sentimos profundamente tan dolorosa e incomprensible pérdida y todos nos sentimos perdidos con algo tan brutal como lo que ha sucedido.
Estos días atrás todos estábamos pendientes, arrimando el teclado para ayudar cada cual con sus palabras, cargadas de adhesión y simpatía, al principio apenas siendo conscientes de la gravedad, de la lucha a destajo junto a la pequeña carita de galletita enferma, siguiendo cada día la evolución e involución  de su batalla contra una sombra impenetrable, sombra de mal, de dolor, enigmática hasta para los mejores especialistas, sombra perversa, que iba robando la luz a los ojitos de bombón de la princesa con nombre de hermoso valle y socavando su fuerza de roca ante la impotencia de sus padres.
Todos hemos intentado aupar a nuestra manera con frases salidas del cariño y con el convencimiento de que todo era coyuntural y transitorio, un mal pasajero, una escaramuza circunstancial del destino que había hecho extraviarse la salud de esa princesita y que pronto algo o alguien encendería una luz, una guía que le devolvería  la orientación y la energía y la haría regresar a su ser, sana y salva como en esos cuentos de hadas, dragones y princesas con final feliz del que todos estábamos seguros de qué se trataba: princesas  y  dragones…, el bien absoluto de la inocencia contra una extraña y malvada dolencia temporal.
Tratábamos de acompañar esas horas interminables de hospital, ese compartir a cada tanto las noticias, las palabras de ánimo y esos mensajes que todos a uno trataban de trasmitir: “ánimo, que no estáis solos”.
Y tal vez  sirva esto cómo reflexión sobre la situación de los amigos virtuales ante una situación tan dramática, ante un suceso de dimensiones tan desproporcionadas como es este.
Sobre los sentimientos y las emociones auténticas, de quienes  desde la distancia física y geográfica pero no emocional viven sin legitimar preocupaciones sinceras, dolor y hasta inquietud, por las circunstancias de sus seres queridos virtuales, y si impotentes se han de sentir los amigos presenciales, una impotencia absoluta, real y tangible es el sentimiento que prevalece en quienes desde lejos conectan con las angustias, sienten su dolor y se enfrentan a sus propias preguntas existenciales.
Todos andamos desorientados tras el impacto brutal y despiadado de tan impresionante desgracia. ¿Y ahora qué podemos decir?
Nada. No hay palabras.
Es difícil describir una emoción como la que nos paraliza ahora, a los que estamos lejos, a los que nada tenemos que ver con lazos familiares, hasta nos parece que no tenemos derecho a llorar  o a afligirnos,  tan pequeña –en realidad- puede ser nuestra emoción comparada a la de esa madre, a la de esa familia…
Pero si  ayudara,  si sirviera de algo en este momento inconsolable, nos gustaría que supieran que todos sentimos mucha tristeza y que nos aflige su dolor por una experiencia tan cruel e inabarcable.
Quien no experimenta también en un momento así, una perdida infinita de fe, fe religiosa y de la otra, fe en la lógica, en un orden de las cosas, en el ciclo de la vida –ahora tan brutalmente desbaratado– .
Si  acompañara, si en algo les acompañara, debían conocer que sabemos, que  todos creemos, que cuando sucede algo tan terrible, cuando es tan grande el dolor y la pérdida, se padece una sensación demoledora de perder la fe también en poder seguir viviendo.
 Si, sabemos que es lo que de verdad se siente cuando pierdes lo que más quieres:
Sientes que tu ser querido se ha ido llevándose un trozo grande de tu corazón, de tus pulmones  y hasta del estómago, porque no puedes ni respirar, ni comer, ni nada…es tal el desgarro..
Y la mente se vuelve perversa y se empeña en torturarnos con un devastador  y   recurrente interrogatorio:
¿Cómo se puede vivir sin ella, a partir de ella?
¿Cómo después de conocerla, de quererla, de haberla “sentido”, se puede estar sin ella?
Y todas las otras preguntas, las que vienen detrás de los inevitables “porqué” y todas sus fórmulas posibles acompañadas por un sentimiento de soledad y de vacío infinito…
Pero no están solos, -vacíos sí-, pero no solos.
 Esas preguntas, esos sentimientos desoladores están en todos y cada uno de los que perdiéramos algún día lo que más queríamos y con ello el norte de nuestras vidas. Aunque sean experiencias tan personales e intransferibles que a nadie más le sirvan… Ojalá que las experiencias ajenas sirvieran de salvavidas a los que se sienten ahora en medio de la zozobra, su vida como un naufragio.
Tal vez ahora, inmersos en esta desgracia, secuestrados por el dolor parezca mentira, pero si  sirviera de algo, si en algo les confortara es necesario que sepan y crean que un día el tiempo –que no todo lo cura- , parecerá menos una condena y levantará su abrumadora penitencia….
De verdad que sí, que un día será así.
Estamos conmocionados, con el corazón a media asta y el alma con un crespón negro como negra fuera la sombra del dragón que les ha arrebatado a su princesa.
Maldito sea.

Futurolandia

el Bulevar Nurzhol, o "Senda Radiante".

Astana, la nueva capital de Kazajstán, es estridente, monumental, un imán irresistible para los jóvenes emprendedores en busca del éxito.

Por John Lancaster
Fotografías de Gerd Ludwig
"En Astana, la nueva capital de Kazajstán, abundan los edificios insólitos, algunos de los cuales son descritos a la perfección por los apodos ideados por sus habitantes: «el plátano» (una torre de oficinas de color amarillo), «los siete barriles» (un grupo de torres de apartamentos) o «el mechero» (el Ministerio de Transporte y Comunicaciones). Pero una de esas estructuras, un monumento nacional llamado Baiterek, no se presta a apodos por la simple razón de que no se parece a nada. Por lo menos, a nada de este planeta."



Foto: Gerd Ludwig

En su número de febrero NATIONAL GEOGRAPHIC , entre otros muchos artículos interesantes se encuentra el firmado por  John Lancaster  sobre Astaná "la ciudad del futuro" donde, acompañado por fotografías de  Gerd Ludwing  hace una presentación muy interesante sobre esta ciudad llamada Aqmola hasta 1998. Es Astaná un capricho del presidente?  Nosotros estuvimos allí y pese a los 32 º bajo cero que soportamos lo que más helados nos dejó fue la opulencia de un sitio como este frente a las carencias que todos conocemos, las que arrastran nuestros hijos. Centros comerciales lujosisimos perfectamente montados con tiendas de firmas internacionales y sus precios intocables absolutamente desiertas... 

Foto: Gerd Ludwig
Merece la pena hacer el recorrido fotográfico y leer los comentarios a pie de página,  al final de esta entrada  está el enlace a la web de la prestigiosa revista, en la pagina sobre Astaná.
De las fotos del reportaje me quedo con esta, cuando conocí el sistema de las cunas kazajas por el blog "tierra de nómadas" no salía de mi asombro, y saber que no es algo del pasado, ni de los nómadas que viven en yurtas, sino que en una ciudad tan moderna como es aquella sigan en uso, me ha dejado bastante sorprendida.
 Os pongo el enlace donde  la autora explica las particularidades del sistema kazajo en lo que se refiere a cunas y bebés.


Foto: Gerd Ludwig

El enlace a la web :

http://www.nationalgeographic.com.es/2012/01/27/futurolandia.html
Foto: Gerd Ludwig