Ir al contenido principal

SpiderNANo

Este viernes es  día de disfraces, A Nacho y por segunda vez desde que llegó le han animado a disfrazarse en el colegio, el año pasado fue de payaso… bueno, rectifico, el año pasado la seño pidió que todos fueran de payasos y yo madre novata no me enteré y me pilló de viaje en Granada para una intervención de Eduardo (la primera válvula fonatoria) esa semana ni los llevé al colegio ni lo recogí así que yo me enteré de chiripa y a última hora que había que disfrazarlo…y acudí a mi hada madrina para estos casos o mejor dicho mi hada vecina:  mi salvación, con toda la experiencia de tres hijos, dos de ellos mellizos nacidos el mismo día de Nacho pero un año antes, me sacó del apuro prestándome un magnifico traje de caballero medieval, que le iba perfecto pero esas mayas oscuras  desentonaban bastante al lado de sus coloridos compañeros  payasos. 
Avisada por mi hermano de la pifia,cuando llegamos de Granada aún estuve a tiempo de corregir el desatino y hasta me dejaron entrar a cambiar al niño poquito antes de la  fiesta del cole. Por si os apetece leer como fue el lío está en el post "Semana a ritmo de Samba":
http://alotroladodelhilorojo.blogspot.com/2011/03/semana-ritmo-de-samba.html.

Volviendo al momento actual, como este año el disfraz es de libre elección,  volví a recurrir a Teresa –mi vecina- esta vez con más tiempo y en busca de ideas, pero como ella es toda resolutiva me prestó un disfraz de Spiderman que además de estar perfecto en talla a Nacho –que lo de disfrazarse le gusta un rato- le encantó, su mochila del cole es de Spiderman y es uno de sus héroes favoritos junto con Batman. (¡Gracias de nuevo, Teresa!)


Mientras le hacía un par de arreglillos al disfraz se me ocurrió la idea de colocarle una araña y como tenía que ir cosida, junto con la araña (0.95€) compré un gorro rojo (1€), lo decoré con las rayas de telaraña (¡acabé con los dedos negros de rotulador indeleble!)y le cosí la tarántula a modo de pompón.
 Un par de guantes (0,85€) sin dedos a tono  con el traje al que Eduardo le añadió dos hebras largas de lana roja en cada mano y un antifaz (0,57€) al que le quitamos la "Z" que traía como decoración acabaron por completar el atavío para rematarlo una red de araña pintada en una mejilla han hecho de mi pequeñajo un perfecto héroe de comic…o más bien de TBO:Spidernano.

El se lo pasó mejor que bien,y yo me lo pasé genial bicheando (aunque deprisa y casi sin tiempo) por los almacenes orientales en busca del complemento perfecto y luego dándole formay sin parar de sonreír con cada raya del gorro, con cada puntada para fijar la araña.
Es impresionante cuanta energía y cuanta vida han traído estos pequeñajos a esta familia donde la vida ha estado seriamente amenazada.

Comentarios

  1. No solo está re-guapo y féliz, también se le ve abrigadito.


    Un abrazo y buen carnaval.
    Itsaso

    ResponderEliminar
  2. Qué Spiderman tan guapísimo!, Jaume, mi peque de 6 años también se disfrazó de lo mismo ;)

    Un besito para ti y tus dos soles

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…