Ir al contenido principal

Un verano lleno de momentos 2ª parte.Salir de vacaciones

Por fin llegaron los días de vacaciones para mí, días de dedicación exclusiva sin tener que pensar salvo en el instante presente: donde paramos, –mamá me hago pis-, donde comemos –mamá tengo hambre-…Si hay algo que me haga sentir plena es vernos a todos en el coche Bruna incluida y hacer millas, dejando atrás todo lo demás.

Este verano, es el primero después de seis años que no estaremos pendientes del teléfono, que iremos todo lo lejos que podamos sin miedo a tener que regresar de urgencia. Por primera vez no tendremos el corazón encogido con la preocupación y la pena del estado de salud de mi hermano pequeño ni el de Seve, -el muy querido suegro de mi hermano mayor-, ni la intranquilidad por el diagnóstico largamente postergado de la hija menor de mi amiga... 
Es muy fuerte, pero se me hace raro.Tengo la sensación constante de que me olvido de algo.
Del trabajo y las demás preocupaciones cotidianas, siento como voy abandonándolas a cada pocos kilómetros, dejándolas atrás en algún punto de la carretera dentro de nuestra misma provincia (no las dejo ir más allá) donde esperan pacientemente para luego a la vuelta, sin falta, una a una vuelvo a recogerlas y conforme me acerco siento como se van acomodando de nuevo en mi cabeza, ordenándose por prioridades: hay que pagar tal cosa, devolver o anular pedidos, llamar a este u otro sitio, preguntar por...¡Uf,qué ganas de aparcarlo todo por un tiempo!

Hemos hecho muchos kilómetros, pero ninguno de nosotros guarda la impresión de fatiga por la distancia recorrida, ni siquiera Eduardo que condujo los más de 5700 kilómetros que hemos recorrido en coche a los que hay que añadir alguno más que hemos hecho en tren.

                       

Durante el viaje hicimos paradas en distintas zonas de peaje y conseguimos nuestro objetivo que era dormir en Lyon.
A la mañana siguiente paseamos por sus calles más céntricas y desayunamos los  croissants de chocolate recién hechos más ricos que hayamos comido.
Subimos a la colina donde está La basílica Nuestra Señora de Fourviere que visitamos por dentro y por fuera y nos asomamos a las maravillosas vistas que desde muy cerca permiten ver a la ciudad tendida a los pies.





Estuvimos sólo unas horas por la mañana y nos enamoró. Siempre me han gustado especialmente las ciudades  con río, y esta además está llena de rincones bonitos. 
Se ve una ciudad tranquila y exquisita, una ciudad partida en dos por el Ródano a la que estoy deseando volver y hacerla objetivo de un viaje para conocerla, para vivirla... pero esta vez era sólo una parada como escala. 
Seguimos viaje hacia nuestro objetivo: Schonach en el corazón de la Selva negra alemana…




Comentarios

  1. ¡Vaya viaje tan interesante y realmente largo¡ soy unos aventureros.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…