Ir al contenido principal

Truco y trato

Una vez más al llegar Noviembre  en el colegio se celebra la fiesta de Halloween, las madres del a.m.p.a. se esfuerzan y nos vuelven a reunir en el -un poquito ostentosamente llamado- pabellón de deportes, vamos que lo es, pero que no siempre que se dice “pabellón de deportes”  uno piensa en las medidas ni las instalaciones del del cole de mis hijos…
Al tema, las madres de la asociación de padres se lo curran con cariño y eso se nota, hacen ellas mismas unos dulces que venden al módico precio de un euro con bebida incluida (zumo o batido o vaso de cola o refresco de naranja o limón de botella de litro y medio) y los niños comen además de sano, rico y lo sirven las propias madres que -para más nota-, tienen el humor de disfrazarse de brujas, vampiras etc, con mucha gracia y más imaginación.
Se merecen el cielo.

Consiguen cada año (este es nuestro segundo) reunirnos como digo, en esa nave cuya acústica es inenarrable entre la reverberación infernal de lo que  retumba por los altavoces (no puedo acordarme de ninguna de las “canciones” que pusieron) el grito de niños, madres y padres intentando comunicarnos los unos con los otros y contra los nuestros, pequeños monstruos que vestidos de seres de ultratumba se empeñan en subirse a las barras fijas de las paredes o arrancar los imaginativos adornos que las madres también se procuran.

Con ruido incluido y afonía segura yo me lo paso muy bien, veo a esas madres entusiastas, a los niños con todo tipo de disfraces desde el más elaborado, hasta el más sencillo, todos tienen algo del sello del cariño de los que los disfrazan, nadie se conforma con colocar sin más el vestido tal y como sale de la bolsa del chino de al lado de casa, de Carrefur, Alcampo  o HM, todos llevan un sello particular que los hace originales, diabólicos, monstruosos, infernalmente encantadores.
 Brujas de todos los tipos desde preciosas brujitas buenas hasta brujas maléficas, novias de ultratumba, esqueletos mofletudos, traviesos  diablos y diablesas, Dráculas y draculinas, vampiresas y vampiros, que hacían recordar el poema de Goytisolo:

Erase una vez
un lobito bueno
al que maltrataban
todos los corderos.


Y había también
un príncipe malo,
una bruja hermosa
y un pirata honrado.

Todas estas cosas
había una vez.
Cuando yo soñaba
un mundo al revés.



Me lo pasé de cine , aunque  estoy bastante en contra de importar e implantar tan cinematográfica tradición. A lo mejor el año que viene, recupero a Zorrilla y en vez de cadáveres y diablos voy y les difrazo de Don Juan Tenorio y de Doña  Inés y tal vez hasta les enseñe la versión que en mi infancia recitábamos de la escena del sofá:
“No es verdad ángel de amor que en esta apartada orilla …están friendo una morcilla y hasta aquí llega el olor...?”




Me recuerdo en uniforme con aquella falda de tablas y aquellos horribles calcetines con los zapatos gorila y mis amigas de entonces de la EGB, todas muy  dramáticas, como era colegio sólo de chicas la que que hacía de Don Juan se anudaba el babi al cuello atándose las mangas a modo de capa y la que representaba a Doña Inés se abotonaba la misma prenda enmarcándose la cara como una toca y muy en nuestro papel en el recreo no parábamos de parodiar aquello de la morcilla que tanta gracia nos hacía.

 Lo dicho el próximo año Nacho de Don Juan y Diana de Doña Inés…- si quieren…claro-.



Comentarios

  1. ¡Cómo me gusta la poesía sobre todo cantada por Paco Ibañez¡. Se la suelo cantar a mi hija...
    Jajaja¡¡¡ pensaba que conocerla era reflejo de ser una diplodocus.
    Itsaso

    ResponderEliminar
  2. ¡Acabo de poder ver el video¡ . Y estoy a punto de cambiar de opinión y quedarme con la versión de los niños.¡Me encanta¡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

LA HISTORIA DE ERNESTO

Autor: MERCE COMPANY Editorial: SM ISBN:84-348-1929-5 AÑO: 1986 1ª edición (yo tengo la 25ª)

La historia esta bien desarrollada y bien planteada transcurre a lo largo de un día: el quinto aniversario de la llegada de Ernesto. Sus padres y él lo celebran todos los años. Ernesto es un niño adoptado de seis años y cada aniversario pide que le vuelvan a contar los detalles de todo lo hicieron sus padres para adoptarlo. Le cuentan por qué sus padres biológicos no pudieron criarlo, por qué ellos lo adoptaron y qué es lo que significa ser padres. El niño cada año pregunta cosas nuevas y los padres le dicen la verdad en la medida que es capaz de comprenderla. Este año lo celebran, además, con un regalo muy especial: le regalan una gatita a la cual Ernesto decide adoptar.
La salvedad que para mi tiene este libro y que me parece injustificable es cómo alguien que parece conocer el mundo de la adopción tan bien, permite que en su contraportada, en la 25 edición (no ya en las primeras) en la reseña …

El pájaro Moscón.

En donde vivo hay muchas clases de pájaros, tengo la suerte de vivir al borde del Parque Natural Cabo de Gata y durante todo el año escucho distintos sonidos de pájaros y hay uno que me desconcierta. Es un sonido peculiar, un silbar hacia adentro, una especie de estertor, un silbido aspirado como cuando alguien tiene problemas respiratorios…antes de escuchar el video, prueba a hacerlo y sabrás a qué me refiero.
La otra mañana muy temprano tendida en la cama con las primeras luces del recién estrenado verano lo escuchaba. Parecía como si sólo ese pajarillo y yo estuviéramos despiertos porque no había ningún ruido más, ni sonido alguno producido por humanos ni animales. Sólo ese pajarillo y me inquietaba oírlo, me molestaba…si no lo oyera ya tantas mañanas pensaría que algún polluelo estaba agonizando.Se me había quedado tan fijado en la mente que ya lo distinguía claramente aunque hubiera otros muchos pájaros piando con él y sobre el ruido del viento y de los coches. El caso es que lo…

La capacidad de amar

Lunes por la mañanaconversaciones de desayuno.
-Mamá eres la mejor madre del mundo…. Incluyendo a mi madre biológica.Primero te quiero a ti y luego a ella… Y yo le explico que esto no es un podio o una carrera, que no hay que dar puestos ni conquistar medallas. -Pero yo te quiero más a ti –me dice-. Entonces le lanzo la pregunta trampa: -         - ¿A quién quieres más a papá o a mamá? -          -.... ¡Eso no se pregunta!(Ahí le he dado) -          -Si quiero hasta mil os quiero quinientos a cada uno – me dice tras un rato en silencio.Y  añade al momento-Pero si os quiero tanto no me va a quedar  suficiente para querer a X.
Y yo le explico que no es así, que la capacidad de amar es la que uno tiene para querer, que no resta, ni divide, que si uno tiene una capacidad de amar de mil, será capaz de amar mil a su padre, a su madre biológica, a mí a su hermana y por supuesto a su amada X. Parece que se ha quedado más tranquilo.
No soy una santa, por supuesto que una parte de mí se sentiría alg…