Ir al contenido principal

La vida nos sujeta.


“La vida nos sujeta, porque precisamente no es como nos esperábamos...” Leo en un libro (dedicado por su autor – ya fallecido -, al que conocí en aquella época en que me dejaba impresionar por las personas por sus nombres, más que por sus realidades) y me hace pensar en conversaciones de intercambios de pareceres profundos y me hace flash back en la memoria, y no puedo estar más de acuerdo.
Yo, también fui torbellino cargado de lluvias de risas y osadías, que por rebeldía adolescente me escapaba cuantas veces podía por el simple placer de ver atardecer desde las afueras, para ir a por “un minuto de soledad con Dios“, como me gustaba llamar a mí a esa comunión de naturaleza que desde siempre, me ha inundado la calma de una dicha de vivir que estallaba con los colores caprichosos con que me despedía la tarde. 
Hace meses que no salgo a despedir el día lejos de ruidos más allá del mar o los pájaros porque me faltaba el tiempo y la paz necesaria para poder apreciarlo y porque estaba enfadada con Dios y con los ángeles -con mis particulares ángeles- porque me parecía que no estaban conmigo, que no estaban aquí.
Luego repasando los sucesos me doy cuenta de que sí, de que claro que estaban, que de alguna forma orquestaron encuentros largamente postergados y momentos especiales y serenas despedidas naturales  y a pesar de los obstáculos impuestos e imprevistos lo facilitaron todo y nos acompañaron y sostuvieron.




He de retomar la costumbre de inundarme de los últimos colores de la tarde, de los últimos vestigios del día para que todo deje de parecerme gris oscuro o tan en blanco y negro, para dejar que venga la noche sin aprensión. Tal vez así vuelva a ver las estrellas y poder buscar entre todas ellas una nueva, para encontrar un punto de referencia, para despejar tanta tristeza como me ha quedado otra vez, otro otoño más después de las nueve ha vuelto a repetirse  la separación y el desgarro, la soledad más rotunda, la oscuridad más intensa en esa parte del corazón que sólo pertenece a la persona que se ha ido ¡tengo ya tantos rincones oscurecidos! 
He de volver a encontrar mágico ese momento que llena mi instante y me prepara con armonía para los fantasmas de la noche...y tras muchas lunas otra vez, en crecientes y menguantes, tal vez la angustia y los miedos vayan decreciendo a la vez que crece la sensación de ser, sencillamente como te vas conformando.
 Y regreso al pensamiento de cómo la vida nos sujeta de la manera más extraña...robándote la fe, la confianza y la naturalidad porque una vez más el ciclo de la vida ha sido brutalmente desbaratado, ha perdido su natural desarrollo haciéndote una permuta de esos valores tan necesarios por la intensa sensación de desorden vital, de catástrofe, de sin razón y desamparo que te provoca el abandono por deserción forzosa de tus seres más esenciales, porque la vida otra vez a dedo -pronto, demasiado pronto-, obliga a marcharse para siempre a quien tanto necesitas y a dejarte desarropada y expuesta desposeyéndote de otro de los lazos de sangre más fuertemente anudado. 
Y sientes en tus carnes abiertas su partida -pese a los años de lucha y de regalo- como una usurpación temprana del amor que más años te ha durado, en otra emboscada más de las que la vida te tenía preparada.
 La muerte nos suelta de lo que la vida nos sujeta.


Con mamá y Carlos

Comentarios

  1. Aunque no comente, te leo y te sigo. Ánimo amiga.
    Itsaso

    ResponderEliminar
  2. Me ha venido pasando algo similar en los últimos 3 años...Y estoy ahora haciendo las paces con "mi dios"...hago fotos de la belleza de la vida...y eso me está ayudando a recuperar la fe en la vida, perdida...un abrazo...

    ResponderEliminar
  3. ah! Ya puedo comentar...Animo, la vida pesa y mucho...intenta ir haciendo poco a poco las paces con ella, sin prisas...serás más flotante, más flexible, más sonriente...más realista...más tú!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

La capacidad de amar

Lunes por la mañanaconversaciones de desayuno.
-Mamá eres la mejor madre del mundo…. Incluyendo a mi madre biológica.Primero te quiero a ti y luego a ella… Y yo le explico que esto no es un podio o una carrera, que no hay que dar puestos ni conquistar medallas. -Pero yo te quiero más a ti –me dice-. Entonces le lanzo la pregunta trampa: -         - ¿A quién quieres más a papá o a mamá? -          -.... ¡Eso no se pregunta!(Ahí le he dado) -          -Si quiero hasta mil os quiero quinientos a cada uno – me dice tras un rato en silencio.Y  añade al momento-Pero si os quiero tanto no me va a quedar  suficiente para querer a X.
Y yo le explico que no es así, que la capacidad de amar es la que uno tiene para querer, que no resta, ni divide, que si uno tiene una capacidad de amar de mil, será capaz de amar mil a su padre, a su madre biológica, a mí a su hermana y por supuesto a su amada X. Parece que se ha quedado más tranquilo.
No soy una santa, por supuesto que una parte de mí se sentiría alg…

ASOCIACIÓN NACIONAL DE DONANTES DE CUERPO A LA CIENCIA : un doloroso fraude

Mi hermano era una persona especial, con 37 años  le diagnosticaron un cáncer raro,  con un muy mal pronóstico. Le operaron y trataron con infinitas sesiones de quimioterapia intravenosa. Pero todo tratamiento resultó en vano, la rara etiología del cáncer que le tocó, resultó un fiasco para la medicina. Y cuando los médicos le dijeron que no podían hacer nada más por él, él buscó una manera de que todo aquel sufrimiento y lucha sirviera para algo, sirviera para alguien: vida después de la vida. Era una persona generosa y así cuando ya nada se podía hacer para curarle, decidió que donaría su cuerpo a la ciencia, para que si alguien más lo padeciera sirviera su muerte para salvarle, o al menos para que los científicos pudieran estudiar sobre lo que no pudieron remediar. Para ello se dirigió donde cualquiera que quisiera buscar información se dirigiría: a internet. La cesión de su cuerpo fue a través de la página web:                   



http://www.asociaciondonantesdecuerpo.es/

Esta página p…

LA HISTORIA DE ERNESTO

Autor: MERCE COMPANY Editorial: SM ISBN:84-348-1929-5 AÑO: 1986 1ª edición (yo tengo la 25ª)

La historia esta bien desarrollada y bien planteada transcurre a lo largo de un día: el quinto aniversario de la llegada de Ernesto. Sus padres y él lo celebran todos los años. Ernesto es un niño adoptado de seis años y cada aniversario pide que le vuelvan a contar los detalles de todo lo hicieron sus padres para adoptarlo. Le cuentan por qué sus padres biológicos no pudieron criarlo, por qué ellos lo adoptaron y qué es lo que significa ser padres. El niño cada año pregunta cosas nuevas y los padres le dicen la verdad en la medida que es capaz de comprenderla. Este año lo celebran, además, con un regalo muy especial: le regalan una gatita a la cual Ernesto decide adoptar.
La salvedad que para mi tiene este libro y que me parece injustificable es cómo alguien que parece conocer el mundo de la adopción tan bien, permite que en su contraportada, en la 25 edición (no ya en las primeras) en la reseña …