Ir al contenido principal

¿La necesidad de un punto de encuentro?



Desde hace un tiempo no hago sino ver como cierran tiendas y negocios a mi alrededor, en nuestra calle, tan céntrica como es, han ido cerrando uno tras otro y los locales están quedando deshabitados, la calle entera se está quedando despoblada de abajo arriba, los soportales se van oscureciendo, la calle poco a poco se está quedando vacía de comercios y llenas de persianas y locales con señales de abandono, y hablo de mi barrio pero podíamos hablar de cualquier barrio, en cualquier ciudad.
Mi tienda está situada en la parte alta de la calle en donde aún hay actividad comercial, a mí aún no me ha llegado, pero cuando veas las barbas de tu vecino pelar… y en estos años yo las he visto y muchas!



La crisis, es una realidad que cada día se vuelve más cruda.
Estas preocupaciones, que todos tenemos en mayor o menor medida, no hacen sino darme vueltas en la cabeza y un día me desperté con la idea de que si yo tuviera que cerrar mi negocio, a demás de lo mucho que me iba a doler – dejar atrás casi 28 años duele mucho- ¿cómo lo haría…? Porque he visto cerrar negocios de muchas formas: unos han cerrado de repente, y otros de rentas más bajas, han esperado meses hasta que se han aburrido de esperar a liquidarlo todo y otros han tenido que dejar dentro del local los enseres y el mobiliario perdiéndole dinero y el que  ha venido después o los ha tirado o se ha aprovechado.

cierrolatienda.com, -que es como se me ocurrió llamarle a este proyecto-, nació de esa idea de que a lo mejor se necesitaba un sitio específico, ahora que hay tantísimo cierre, porque todos los días leíamos y leemos lo de los cierres y la cantidad de empresas que se van al garete y esa necesidad que a mí me parecía tangible, se la expuse a gente que podía entender del tema y les pareció interesante.
Como me gusta mucho,-no voy a decir la informática-, sino el ordenador, pues con la ayuda de una gran persona y un gran profesional como es Ramón Ortiz, informático y propietario de lamaneta.com que es un portal conocido por todo aquel que le interese el mundo del motor, razón por la que lo conocía Eduardo -mi marido-. Así que nos pusimos en contacto con él, le expuse el tema, le gustó y me dio muy buenos consejos, entre otras cosas me dijo “inténtalo, empieza con algo sencillo y mira a ver si es verdad que esa necesidad existe ..."

Y creamos el mercadillo, un "escaparate" o tablón de anuncios, donde de manera gratuita cualquiera que tenga que cerrar su negocio –del tipo que sea-, pueda liquidar tanto desde un stock o restos de mercancía a esos enseres que a alguien le pueden venir bien: objetos decorativos o de iluminación, bolsas, maquinas (por ejemplo …de etiquetado o alarmas), o herramientas, hasta programas informáticos, todo lo que haya quedado de un negocio que se desmonta, también anunciar un traspaso, demandar u ofrecer empleo, etc.
El mercadillo está por estrenar e iremos ampliándolo u organizándolo a medida que vayan perfilándose las necesidades reales.

Sé que no es una idea divertida, pero si puede ser práctica, conseguir un lugar que centralice las necesidades de un sector tan castigado y al que nadie ayuda. Un punto de encuentro donde la gente que cierra su negocio se sienta menos aislado y si cierran su negocio que puedan hacerlo más rápido y puedan hacerlo mejor.

Cómo es una web y no un blog, y aunque no son muchos,tiene sus gastos (hosting, mantenimiento, etc) que vamos a tratar de compensarlos con publicidad de Google, siempre y cuando la idea tenga aceptación.
Esa es la idea y en lo que estoy volcada ahora y de esta manera comparto con quien me lea, el proyecto en el que estoy inmersa, esperando que tenga una buena acogida.

La dirección es   www.cierrolatienda.com

Los que me conocéis un poco sabéis que tengo el corazón en penumbra y es por lo que me he volcado aún más en este proyecto, porque me permite levantar la cabeza y mirar más allá y en lo laboral ocupar mi mente e intentar plantarle cara a los problemas con soluciones. Sentirme un poco útil a la vez que ocupada y no sólo preocupada.

http://cierrolatienda.com/wp/la-necesidad-de-un-punto-de-encuentro/

http://cierrolatienda.com



Comentarios

  1. Me parece un emprendimiento muy interesante. Es triste el motivo de su creación, pero es útil y realista!!

    Desde México vemos con preocupación lo mal que lo están pasando por allá, hemos recibido a mucha gente, sobre todo jóvenes, que vienen a buscar oportunidades laborales.

    Espero que vayas mejor, imagino lo difícil que es sobreponerse a esta pérdida, te mando un abrazote!!

    ResponderEliminar
  2. Cómo te agradezco los mensajes de ánimo y de apoyo que me escribes.
    Desde que nos "hablamos" Méjico queda mucho más cerca!
    Efectivamente aquí las cosas están difíciles, pero el del español es un espíritu luchador y con mucho aguante. Saldremos, yo confío en ello y además fortalecidos y mucho más sabios.
    Te mando un abrazo muy muy fuerte y agradecido.

    ResponderEliminar
  3. vicen valencia29/1/13 9:25 p. m.

    Vaya Mercedes:
    Que par de cojoncillos que tienes, siempre adelante, con tesón y nuevos proyectos. Yo también pienso que es una buena idea por todos los motivos que has expuesto y una vez más he aprendido de ti y me das muchas fuerzas para seguir adelante cuando las cosas se ponen difíciles.
    VICEN de VAlencia, mamá de Júlia
    Gracias por estar ahi y compartirlo todo

    ResponderEliminar
  4. Me alegro que te sientas con espíritu luchador y aguante, eso es importantìsimo para salir adelante. A no dejarse derrotar!!

    Me alegra más saber que te sientes acompañada, va otro besote y abrazote desde México!! A mí me encanta hablar contigo por aquí!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…