Ir al contenido principal

Un verano lleno de lugares espectaculares 1ª parte

Han sido unas vacaciones muy movidas y muy muy divertidas, hemos estado en tantos sitios que me recordaba el chiste aquel de Gila que se veían no se cuantos países en dos días y que bebían agua en un país y paraban a hacer pipí en otro…


La verdad es que estábamos muy bien ubicados en Schonach un pueblecito del corazón de la selva negra alemana, en la zona más bonita de esa parte del país a tres kilómetros de Triberg  que es un pueblo famoso por los relojes de cuco, que  atraparon a Nacho desde el primer momento y que se aprendió cuando salían los cucos, o se movían los muñecos y como estuviéramos cerca de algún reloj de cuco en el pueblo que fuera, teníamos que esperar a que nos saludara el pajarillo y cuando visitamos un museo dedicado a los relojes para el fue como visitar un parque temático aún ayer me decía si algún día tendríamos nosotros un reloj con un cucú pero que ¡además pusiera huevos!


 Creo que junto con la aproximación en barco a las  cataratas del Rhin, donde pudo darle de comer todo lo que quiso a los peces (está loco por tener un acuario) fue lo que más entusiasmo a nuestro pequeño explorador.


Diana, más tranquila, menos impresionable (en apariencia) se decantó por los lagos.
El de Bodensee, el lago de Costanza (traducido del Alemán) es un lago rodeado por Alemania, Austria y Suiza y  Meersburg (la ciudad más importante que se encuentra en su orilla alemana) es de cuento de hadas. 



Y Titisee, (see en alemán es lago) donde nos sorprendió un anochecer precioso y presenciamos cómo una familia de Patos con un horario estricto y un gran sentido de la puntualidad se salieron del agua en fila y se retiraron a "sus aposentos".
¡Quien fuera pato! vivir en un sitio tan tranquilo, donde nadie se mete contigo donde criar a tus hijos en armonía con la naturaleza y rodeado de civilización en el sentido más auténtico de la palabra...


Y las ciudades más cosmopolitas, Freiburgo preciosa, sus calles llenas de gente paseando, comprando, sus terrazas llenas de gente alegre y sin embargo una ciudad sin ruido, ni tan siquiera en el mercado donde nos perdimos entre puestos de flores frutas y salchichas.


Un domingo "nos acercamos" y visitamos Estrasburgo –maravillosa-, paseamos por calles muy tranquilas, con edificios y calles preciosas y nos llamó la atención el ambientazo de la  plaza Kleber donde había montados castillos de aire y puestos ambulantes con un ambiente muy para familias. Nacho y Diana se quedaron alucinados por el sistema que utilizan las embarcaciones para pasar de una parte a otra del río porque tienen distinto nivel y vieron cómo los barcos han de esperara en las esclusas y cómo lo hacen. 

Han sido tantos los lugares que no quiero dejarme nada, por eso los voy recopilando poco a poco volviendo a saborearlos pero sobre todo el vivirlos juntos, el empezar a compartir grandes viajes y creando recuerdos familiares tan fantásticos ha sido y es lo mejor de todo.
Este es un blog en el que trato de recopilar todo lo concerniente a mis hijos y por eso las fotos que recopilo son fundamentalmente de ellos, de nosotros, fotos que son nuestro recuerdo y que compartimos aquí. Hay otras muchas y mejores donde se ve incluso mejor los sitios que hemos visitado, pero de esas está llena  la red.  
Continuara...

Comentarios

  1. ¡Qué vacaciones tan geniales¡ Y veo muy mayor a Diana. Me alegro de que lo hayais pasado tan bien que hayais podido descansar y recuperaros un poquito del año tan duro.
    un abrazo a todos
    Itsaso (he disfrutado mirando las fotos)

    ResponderEliminar
  2. He estado en Alemania varias veces y conozco esos lugares bastante bien. Me alegro de que disfrutaseis. Rosa, Ave Fénix

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…