Ir al contenido principal

¿Celebramos el día del padre?


En el Cole no celebran el Día del padre.



Un año más en el colegio de mis hijos han decidido no celebrar el día del padre, por la misma razón que se dejaron de oír los villancicos en mi calle en las fechas navideñas. Por no herir susceptibilidades. La razón para que el colegio decidiera, no celebrar estas fechas, son los distintos tipos de familias existentes entre el alumnado. Porque  hay niños de familias monoparentales, homoparentales,niños que han perdido a un progenitor o por la razón que sea, no hay papá.
Mis hijos tienen dos padres, y dos madres, son adoptados y su historia familiar es dura, -como la de todos los niños adoptados-, y les encanta celebrar este día. En casa elaboran tarjetas o inventan frases y cuentos para celebrarlo. Es un día importante.
La nuestra podría ser una razón para dejar de celebrar que existe una figura tan importante como necesaria para traer hijos al mundo.Los rasgos orientales de mis hijos que tanto me gustan, que me enamoran, se los debo, -se los deben-, a su padre y a su madre biológicos.

 La nuestra podría ser una de esas razones por las que SÍ  hay que celebrar el día del padre y enseñarles tolerancia, comprensión, aprovechar para abrirles la mente y respetando y enriqueciéndose con las diferencias, generosidad, y si es por fallecimiento, el dolor también es bueno enseñar a canalizarlo. Aprovechar un día como este y hacer un ejercicio de enseñanza que podría ser muy beneficioso.
Cada festividad, como la del Día del Padre o de la Madre, deberían aprovecharse en la escuela para aprender, para respetar y valorar, saber de otros modos de familias,reconocer la propia en su complejidad y profundizar en  esa diversidad de la que tanto se habla pero luego tan poco se practica. Cualquier actividad debería servir para integrar a los alumnos y esta es una buena ocasión desaprovechada.
¿Debería el colegio dejar de hacer la función de Navidad (o sus vacaciones) porque hay alumnos árabes, testigos de Jehová o no creyentes...? 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Tu hijo y el mío cumplirá años mañana.

Esta noche antes de que tu hijo y el mío cumpla 9 años, -siete de ellos conmigo-, y desde la oscuridad de un recuerdo que ni él ni yo tenemos de ti, quiero reservarte un hueco en mi pensamiento. Cómo no hacerlo en este aniversario de su alumbramiento, en este día en que celebraremos  que vino al mundo, porque lo trajiste tú. Pariste un ser que sin conocerte te quiere, que sin saber apenas de ti se preocupa porque no le olvides, por tus pensamientos y por tus sentimientos y que sin entenderlo, perdona el que no pudieras cuidarlo.  Diste a luz a un ser lleno de luz, un ser especial como pocos que vive y hace vivir intensamente a quien comparte su vida, su espacio o su momento, que te hace mirar un mundo que ilumina con sus ojos y convierte en un sitio mejor y mágico, pero, ¿cómo unos ojos tan pequeñitos y oscuros pueden proyectar tanta luz? Te lo estoy contando y el corazón henchido de orgullo se me escapa por las manos que teclean. No puedo dejar de pensar que esos ojos provienen de t…

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…