Ir al contenido principal

NO sin mi hermano


Hoy es el día mundial de los hermanos, Aldeas Infantiles SOS de España ha lanzado una campaña llamada #NoSinMiHermano para reclamar la no separación de hermanos en acogimiento y el derecho a crecer siempre juntos.
Aldeas Infantiles SOS ha denunciado que en España hay más de 43.000 niños que crecen privados del cuidado de sus padres y ha reclamado medidas para evitar la separación de los hermanos en el cuidado alternativo ante la ausencia de sus padres. Con motivo del Día de los Hermanos, que se celebra  el 10 de abril, la organización quiere sensibilizar sobre el derecho de los hermanos a crecer juntos y a compartir su infancia.


Es un tema que en principio no tiene discusión.  Separar a los hermanos ¿A quién se le podría ocurrir algo semejante?
Por eso quiero pensar en voz escrita,  como profunda reflexión sobre un tema que en apariencia no tiene controversia posible.

Soy madre de dos hermanos. Cuando los adoptamos tenían 7 y 2 años y medio. Llevaban separados en distintos orfanatos desde hacía casi dos años.
La mayor  recordaba a su hermano, mucho, tanto que la primera pregunta que nos hizo al conocerla fue por su hermano. Al que ya conocíamos y le pudimos enseñar fotos que le habíamos hecho aquella misma mañana.
Después de unos días de visitarlos por separado tuvimos la grata sorpresa de que en el orfanato de mi hija en el que hacía más de dos años nadie había adoptado (era una institución que acogía a niños “mayores”) nos permitieron sacar a la niña para llevarla al orfanato de su hermano para poder estar todos juntos en las visitas de la mañana.
La niña emocionada nada más verlo se abalanzó sobre él lo abrazó y le dijo “mira son nuestros nuevos padres, nuestros padres para siempre...” El pequeño no entendía nada, no la reconoció, claro, ni la recordaba. Difícilmente podría si los separaron cuando el apenas tenía 7 meses de vida. Ella se apenó mucho porque al niño se le notó claramente que para él aquella niña era una intrusa que le estaba robando el protagonismo con aquellas dos personas con las que llevaba jugando y acaparando su atención en exclusiva cada mañana desde hacía varios días…

       En el módulo de mi hijo había una niña pequeñita, preciosa, dulce y simpática a la que un día ayudándola a vestirse pudimos ver como por todo su cuerpecito y sus piernas tenían la piel cicatrizada (su madre en un ataque de ira le había lanzado agua hirviendo cuando apenas era un bebé). Nos explicaron que nunca la adoptarían porque además tenía cuatro hermanos más. Una adopción múltiple, de cinco hermanos, con las edades de los “mayores“ era prácticamente impensable, para la mayoría de las parejas, económicamente inviable, de golpe tener y criar a cinco hijos… Conocimos al mayor tendría poco más de ocho años, un chico guapísimo con los ojos más tristes que podáis imaginar.


      En otra ciudad en otro país, a la vez que nosotros una pareja estaba visitando a la que sería su hija adoptiva, tenía dos años y problemas de salud de diversa índole, algunos no recuperables y había sido dejada en el hospital nada más nacer por que la madre no podía hacerse cargo de ella, tenía dos hijos más y ya no podía con una tercera y además enferma…

      En España un matrimonio era llamado por tercera vez por los Servicios Sociales para hacerles el ofrecimiento del tercer hijo de una mujer de la que ya habían adoptado dos hermanos, en años sucesivos. Como quiera que ellos ya tenían otro hijo anterior tuvieron que pensárselo mucho para no rechazar este que ya sería el cuarto hijo, hermano de los dos anteriores y tras mucho meditarlo, aceptaron la adopción, felices con su familia numerosa, pero se vieron en la obligación de firmar un documento para que no les llamaran de nuevo si había más nacimientos de esa mujer…

Y podría seguir contando historias, seguro que quien viva de cerca o en carne propia el mundo de la adopción tiene un puñado de historias más para reflexionar. En adopción el tema de los hermanos es un tema complicado. Por eso hay que regularlo. Naciones Unidas establece que la separación de los hermanos solo puede considerarse como aceptable cuando existan razones convincentes que demuestren que mantenerlos juntos va en contra de su interés.
En algunos países no se permite la separación de hermanos, tengan las circunstancias que tengan y en otros, como en China, incluso hay gemelos que han sido separados (os recomiendo el documental Twinsters La historia de cómo Internet logró reunir a dos gemelas idénticas 25 años después. Y las diferencias que las distintas experiencias producen en ellas).

Mercedes  Moya

Comentarios

Entradas populares de este blog

Ese duelo que no cesa. El duelo por el vuelo adolescente

En estas fechas hay emociones removidas y duelos que si no se han superado, regresan con una gran fuerza. Aparte de las situaciones de pérdida por muerte de seres queridos o por bancarrota emocional  (en las relaciones sentimentales) en la vida hay muchos momentos de duelo, de riguroso luto interno, que son difíciles de superar. Momentos de pérdida, de desmoronamiento interior que te borra de un plumazo la realidad que tu creías a pies juntillas que de pronto se desdibuja, se evapora, ya no existe y te das cuenta de que aquello que creías que era o que iba a ser, ya ni será nunca ni tal vez existiera, salvo en tu cabeza, aunque para ti fuera la mayor de las realidades y en tu mundo fuera tan real como el aire que respiras, que tampoco lo ves pero existe y sabes que es el que te hace posible vivir cada día. Y sufres, y te apenas, y te bloqueas emocionalmente, y lo peor es que muchas veces lo tienes que hacer en silencio porque a tu alrededor todo el mundo le resta importancia, lo mini…

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…