Ir al contenido principal

Para los que aún esperáis conocer a vuestros hijos


No voy a repetir otra vez lo difícil que nos ha resultado llegar hasta aquí, a estas alturas a todos os ha resultado difícil, todos habéis sufrido parones, incertidumbres, agobios y a todos de una u otra forma en algún momento de bajón en la larga espera, habréis temido no llegar hasta el final. Para nosotros igualmente ha sido complicado, con dificultades añadidas y con esos miedos acechándonos a cada tramo de estos dos últimos años.
Os puedo asegurar que nuestro camino hacia Diana y Nacho ha estado lleno de curvas vomitivas, de pendientes y cuestas arriba, hemos tenido que cruzar algunos ríos que parecían imposibles de superar pero mas lejos o mas cerca siempre encontramos la forma, la fuerza, el camino, por borroso que pareciese –y creedme que hemos sentido que nos perdíamos, en muchas ocasiones-
Pero nosotros como vosotros los padres adoptantes tenemos una suerte de brújula interior que nos marca el camino, una fuerza y un empuje, como un instinto que nos devuelve siempre al camino, que nos hace encontrar el puente, la salida correcta, lo que sea necesario.
Esto es así y por muchas metáforas con que intente explicarlo sólo lo entenderán aquellos que miren para atrás y vean los obstáculos que han vencido y el camino que llevan recorrido, y que siguen en pie aun sin saber qué les espera o cuanto más trecho tendrán que recorrer.
Desde esta primera meta nuestra donde está apunto de cumplirse nuestro objetivo ( a falta del juicio y de recoger luego a los niños después de que la sentencia sea firme) animo a todos a que hagáis esa reflexión, que os deis cuenta de que lo que deseáis lo hacéis de tal modo que nada ni nadie podría haceros desistir, y que aunque traigáis lógicas y humanas expectativas concretas, veréis que al llegar aquí -aunque el premio no se asemeje a lo que en un principio os hizo emprender el camino- todo cobra un significado y colma con creces cualquier expectativa que hayáis dibujado en vuestros corazones.
“Dile a la vida lo que deseas que ella te dará lo que necesites”. Testimonios como el mío estoy segura que lo avalaran todos y cada uno de los que nos precedieronPor lo que este mensaje es para los que estáis esperando que os den el último empujón, la luz verde para que se produzca ese encuentro. Tener muy claro que vais a llegar. Y cuando llaguéis será en el momento exacto en el que estábais preparados para ganar vuestro premio. ¡Animo!.

Comentarios

  1. Hola:
    Soy Vicen. Qué bien escribes Mercedes. Me encanta tu blog y todos los días entro en busca de noticias de ese lugar que me está esperando también. Me ha sorprendido el comentario que haces respecto a als expectativas pero creo que entiendo su trasfondo. YA tengo ganas de ver una foto de tu gran familia recién estrenada.
    Besos y mucha fuerza.Contadnos todo lo que penséis que no puede servir. Es verdad que al final para evitar sentir tanto miedo y vértigo nos creamos un peli que seguro luego no coincide con la realidad, pero hay que sobrevivir como sea.
    Una abrazo de Vicen.Ya te invitaré a mi blog cuando me vaya, lo estoy acabando.

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa que alegria ver una nueva entrada en tu blog y encima tan bonita. Que verdad tienen esas palabras, que identificada me siento. A veces se olvida lo que hemos superado pero bueno creo que no se puede remediar,una sufre un poquito ve que sufriendo no se arregla nada pero parece que coge fuerzas para continuar. Muchas veces dan ganas de rendirse y piensas, pero bueno después de casi 5 años de problemas,nervios,desesperación, alguna alegria pero la suficiente para seguir ¿ Voy a abandonar ahora?,¿ De que me ha valido los años atras?. Bueno guapa que gracias otra vez que os vaya todo estupendo y veamos pronto un mensaje de juicio superado. un bessoooooo enorme.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…