Ir al contenido principal

Preparándome reparándome.

Hay citas que son para marcar en el calendario de por vida y celebrar aniversarios de ese día para siempre, son esos encuentros para los que una espera impaciente todo el tiempo desde que se conciertan y mientras tanto te entretienes la ansiedad en prepararte para dicho encuentro.
Llevo mucho tiempo leyendo sobre adopción, educación y postadopción, cultivando la paciencia y la perseverancia de esa manera como la cultivamos sin remedio los padres adoptantes, paciencia porque “pacemos” en inmensos prados burocráticos sin ver el final del camino en el horizonte jamás, y perseverancia porque día tras día seguimos paciendo sin derecho al mugido por miedo a que nos castiguen con poner nuestro expediente a la cola o en el fondo de un cajón y relegándolo al ostracismo (nuestro expediente ha estado 13 meses durmiendo en el limbo consular sin contar los días que se tiraba encima de la mesa de un despacho en una planta de los servicios sociales a la espera de que lo pasaran a otra planta superior solo para ponerle un sello o una firma) he estudiado ruso y hasta me he especializado en el don de la ubicuidad porque en los últimos tiempos he tenido momentos en los que he tenido que estar hasta en tres sitios a la vez.
Tanto hacer malabarismos y prepararse internamente, no cabe duda de que es provechoso y creo que incluso hace a una persona si no más completa (a mi me faltan muchos cachitos para completarme) si más preparada y pienso que todo lo vivido y lo pasado ayuda a salir fortalecido –que no endurecido-.
Cultivarse el intelecto y el espíritu está muy bien, pero ya que nos preparamos para supermadres, intentando ser "super" en tantos aspectos, permitámonos también ser un poco super...ficiales.
Casi terminados los preparativos que hemos hecho en casa, he decidido que en esta recta final hacia nuestra gran cita voy a centrarme en preparativos de lo personal e intransferible: organizo la agenda para que me hagan hueco en la peluquería la tarde antes de marchar para estar estupenda pese a aviones y horas de no dormir… o al menos presentable el día D, eso si pese a las ganas que tengo de un cambio de imagen, he decidido conservar la actual (al menos la capilar) para que los niños no me encuentren "rara".
Un poquito antes quedaré con la esteticien que se encarga de los otros pelillos, con la manicura no... Hace tiempo que renuncié a unas uñas largas y perfectas y acabé por adoptar la uña cortita y practica…
Y algo importantísimo : perder esos kilos que siempre me sobran (y que cada día me cuesta más quitármelos de encima y… de los lados!) y ya que esto implica tenacidad y constancia -y cuando la saco, la saco para todo- ahora cada noche me obligo -con sueño o sin el, con ganas o sin ellas- a desmaquillarme en profundidad y aplicarme los potingues de belleza que, -todo hay que decirlo- el nombre se me ha quedado obsoleto porque lo de "belleza" ….como que ya no me vende (creo que por eso cada día me gasto menos en ellos) también podíamos dejarlo simplemente en cremas para la cara pero resulta que en ese espacio de dermis, -tarjeta de visita y reflejo del alma- se puede una poner cientos de tipos de cremas distintas para tratamientos distintos, así que hay que especificar y si hay que puntualizar yo entonces me quedo con el de crema reparadora. Así que cada noche como si fuera un maestro de obras me repello los andamiajes faciales y me los apuntalo para que no sigan venciéndose porque de lo que se trata es de ir evitando que el colágeno y la elastina pierdan sus propiedades… y les venza la grave-edad.
Como el colágeno es algo como mas abstracto, la que noto que va perdiendo sus propiedades es la elastina, y es que estoy por untarme con esa crema reparadora los codos y las rodillas ( a modo de "tres en uno") por que los encuentro cada día menos flexibles.
Bueno a lo que iba, que me pierdo en los mundos cosmetológicos de la señorita Elena Francis…
Que estoy cuidándome y “hermoseándome” con mas esmero para la segunda cita más importante de mis últimos tiempos: la reunión con nuestros hijos, y es que en el tiempo que pasamos con ellos en Ust-Kamenogrosk obsevé que Diana se fijaba mucho y me celebraba cada cuidado extra que me proporcionaba: el día del juicio no paraba de exclamar con admiración “mama krasivaya, mama… kakaia krasivaya!”(mamá guapa, mamá... qué guapa!) y señalaba mis tacones, mis medias, mi sombra de ojos, regalándome esos piropos tan espontáneos de quien de pronto te mira con ojos nuevos ¡hasta el niño a su manera me celebro el esmerado cuidado metiéndome un dedo en el ojo para señalar que se había fijado!
Últimamente estaba yo entre tantas preocupaciones idas y venidas de hospitales y consultas, muy en plan practico y poco sacrificada en lo que se refiere a sacrificios de dieta y embellecimiento corporal, pero esta cita con nuestros hijos me ha puesto las pilas y he vuelto a las ensaladas y las tristes pechugas a la plancha y ahora en vez de siempre una ducha rápida y salir zumbando, algunos días he vuelto a mis bañitos de espuma y aceites (se que luego puedo ir olvidándome de ellos hasta que Nacho vaya a la universidad) a la esponja de crin y al despilfarro de body milk hasta las plantas de los pies y casi detrás de las orejas.
Y es que estos niños que tanto se me han metido en la piel me han recordado que esta es una de las partes más extensas y expuestas con las que nos relacionamos los seres humanos, mediante la cual damos y recibimos ternura, cariño y hasta calor y estoy preparándola para ellos (recuerdo la de mi madre como la que olía mejor y era la más suave del mundo y quiero que la mia les parezca igual a mis hijos).
También estoy revisando mi armario y he empezado a guardar los aburridos jerséis negros y grises y a aficionarme a las camisas estampadas y las rebecas de colores mas alegres, he vuelto a los pantalones de corte menos clásico y he colgado mis trajes confinándolos en el fondo del armario y limitándolos solo a aquellas ocasiones que necesariamente lo requieran. Me quedan justo dos semanas para estar estupenda.
El próximo día 19 tenemos la cita más importante de nuestra vida, yo ya la tengo señalada en el calendario con un gran corazón de tinta rojo y mientras tanto me entretengo no en arreglarme…sino en ver si tengo arreglo!

Comentarios

  1. Di que si guapa:
    Ahora es tu turno, el de la puesta a punto de la mamá que se siente feliz y guapa, por dentro y por fuera. Lo de la piel lo he pensado muchas veces, siempre me gusta acercarme a las personas que huelen muy bien y quiero que mi futura hijita me encuentre guapa y le guste como huelo. Yo ya hice todo eso que estás haciedo cuando creí que me marchaba ya para USt, pero lo volveré a hacer cuando em toque ir de verdad.
    Besos y no dejes de escribir nunca por favor, aunque tengas a tus niños y no puedas ahcrlo tan asiduamente.
    Gracias por tu regalo del otro día. Vicen

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa, parece que todas las ya mamás y futuras pensamos en cambiar el look, yo tengo una cuñada que también adoptó hace años y tenemos 2 sobrinitos de México, y ella antes de viajar cambió el vestuario entero, decía que sus nenes tenían que verla como una mamá,yo en aquel momento no entendía porqué pero ahora que me acerco más al momento lo voy entendiendo, y también pienso en cuidarme un poquito ya que no suelo ser muy presumida jajajja, de todas formas mi nen@ va a tener una abuela super coqueta más que su mami jajaja. Mercedes que estas guapisima tanto por fuera como por dentro, y les encantas a tus nenes un beso y ya os queda muy poquito para reuniros.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me cuentes lo que piensas

Entradas populares de este blog

Maternidad. Conciencia y romanticismo.

Hace nueve años tal día como hoy aterrizábamos en Ust-Kamenogorsk donde comenzaría una nueva etapa de nuestra vida, de la de todos los que formamos desde entonces nuestra unidad familiar. Bueno lo de unidad vino más tarde, incluso hubo ocasiones en que creí que no iba a llegar nunca, pero llegó, aún no sabemos si para quedarse pero trajo una evidencia clara: el amor no es suficiente para criar a un hijo. En los cuatro años que duró mi prematernidad me preparé a conciencia para las complicaciones que podríamos tener y no me refiero a las burocráticas, que también, me leí y seguí todos los blogs, foros, artículos, libros, revistas…incluso creé este, mi propio cuaderno de bitácora, en donde iba compartiendo pensamientos, reflexiones, y toda aquella información que me parecía de interés y que reflejaba mis miedos e ilusiones, mis dudas y un puñado de certezas erróneas que me acompañaron durante el proceso y mucho después.
He escrito y sigo compartiendo mucha información sobre adopción, y…

Afrontando cambios

¿Qué hacer cuando tienes que dar a un hijo algo que te pide y que es más que razonable pero que al hacerlo a otro hijo “le perjudica”?
No voy a descubrir nada nuevo: para muchos niños los cambios, las novedades, son en muchas ocasiones si no arduos obstáculos, complicados inconvenientes,  a los que enfrentarse, sobre todo para aquellos que necesitan sí o sí saber qué va a suceder, qué vamos a comer, cenar, a dónde vamos, va papá o vas tú -mamá- y con quién,a qué hora llegarás, y qué harán ellos durante tu ausencia, por enumerar unas cuantas preguntasque muchas personas de las qué me estáis leyendo reconoceréis y que otras ajenas a estas inercias pensarán que tenemos pequeños dictadores que nos someten sin piedad al tercer grado cada vez que preparamos una maleta, quesalimos todos o salimos sin los niños, solos o solas, incluso cocinamos algo distinto o estamos previos a hacer alguna actividad que implique un cambio de rutina. Nuestros hijos/as necesitan saber, prepararse, adelantarse, s…

Kintsugi: el arte de hacer bello y fuerte lo frágil.Resiliencia

A todos los que nos movemos por el mundo de la adopción, a todos los que la vida ha roto alguna vez...a todos.


Cuando los japoneses reparan objetos rotos, enaltecen la zona dañada rellenando las grietas con oro. Creen que cuando algo ha sufrido un daño y tiene una historia, se vuelve más hermoso.

El arte tradicional japonés de la reparación de la cerámica rota con un adhesivo fuerte, rociado, luego, con polvo de oro, se llama Kintsugi. El resultado es que la cerámica no sólo queda reparada sino que es aún más fuerte que la original. En lugar de tratar de ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte más fuerte de la pieza. El kintsugi añade un nuevo nivel de complejidad estética a las piezas reparadas y hace que antiguas vasijas pegadas sean aún más valoradas que las que nunca se han roto. Kintsukuroi es el término japonés que designa al arte de reparar con laca de oro o plata, entendiendo que el objeto es más bello por haber es…