Ir al contenido principal

De chuparse los dedos

Nacho se chupa el dedo, bueno, los dedos porque lo mismo le da el derecho que el izquierdo y suele acompañar su paladear con un trasiego en las orejas, casi siempre en la contraria al dedo que se mete en la boca ¿casi siempre? Si, tiene una oreja favorita, así que si la postura le invita a chuparse el dedo contrario a veces se las arregla para agarrársela aún en posturas imposibles, hay ocasiones en que se pasa la mano por detrás de la cabeza y se coge la oreja favorita que me la tiene que parece de goma, da grima ver cómo se la arruga, pliega y retuerce mientras chupetea.
Tiene casi tres años y hasta ahí puede parecer algo dentro de lo normal, sobre todo en niños que han vivido en casas cuna, todos los que conozco –exceptuando uno que ahora no recuerdo si lo hace- tienen la misma manía o costumbre en distintas modalidades, por ejemplo Luba y Lucas (los dos kazajos pero de casas cuna, regiones y razas diferentes – esto lo digo por si culturalmente podría influir-) se meten dos dedos, el índice y medio de una manera muy particular : con la palma de la mano hacia arriba.
Nacho prefiere la modalidad más tradicional, eso si con el persistente manoseo de orejas y no hay manera de persuadirle para que deje de hacerlo, le tenemos hasta una cancioncilla que dice “dedo no…Nacho dedo no…” música y letra de la que escribe y que le cantamos Diana y yo cada vez que se “engancha” que suele ser a la mínima, ya sea en la trona, en la cama , en el Wc, en el coche, en la silla de paseo, en brazos de pie o tumbado, hasta en la bañera si no está liado salpicando agua e inundando el baño o pescando ranas o “ahogando” patitos de goma, engancha su dedo y lo acaba arrugando -más si cabe- dale que te pego libando dedo y sobando oreja…
Estamos tratando de que sea en la hora de dormir –siesta o por la noche-donde únicamente recurra a esta práctica, porque ya no es sólo las orejillas sino también el paladar que se le está deformando.
Y la niña también…
Nuestra hija practica la modalidad de chuparse el índice y el medio con la palma de la mano hacia abajo y cuando llegó en vez de arrugarse la oreja ella se acariciaba la mejilla con el dedo meñique de la misma mano, como confortándose. Se me rompía el alma al verla, ella lo hacía tan natural que ni se daba cuenta …
Cuando fuimos al dentista, nos dijo que tenía cuatro muelas picadas y seguro que no era culpa de inflarse a chuches.
Ya en la primera visita -la de reconocimiento-, nada más verla el dentista le dijo:
-"¿Te chupas el dedo verdad?"
Diana se volvió a mí y me miró furiosa…
-"No, cariño, no me he chivado al doctor, pero fíjate si debes de tener mal los dientes por eso que sin decirle nada lo ha adivinado."
Entonces le estaban saliendo las paletas y el dentista le advirtió que si seguía con esa costumbre le saldrían torcidas.
Lleva intentando no meterse el dedo desde entonces pero hay noches (y siestas) en las que la encontramos dormidita con sus dos deditos en la boca… hemos intentado unas veces ponerle esparadrapo quirúrgico, y otras una tintura amarga pero sin mucho éxito.

Volvimos al dentista, tenía que empastarle esas cuatro muelas y la pobre estaba un poco asustada - a mi el dentista me da terror y en alguna ocasión la demora en la sala de espera me ha hecho que me “pesquen” intentando huir por el pasillo, menos mal que me conocen y me devuelven a la sala con promesas de atenderme pronto-.
Tengo claro que ese terror -ni ninguna de las fobias que tengo- no se lo voy a traspasar a mis hijos, intentaré infundirles responsabilidad y prudencia- al agua profunda, al aceite de la sartén al freir un huevo, etc- pero no terror, e intentaré inculcarles sentido común, mi madre así intentó hacerlo con mis hermanos y conmigo con más o menos éxito, y decía que los niños con suerte vienen al mundo con cinco sentidos y que es tarea de los padres complementarles con otros dos: el sentido común y el sentido del humor, ambos dos muy importantes para percibir el mundo y desenvolverse en el.
Así que cuando Diana a medida que se iba acercando la fecha para ir al dentista me preguntaba
–"¿Cómo es mamá? ¿Qué hace el doctor? "
Yo le respondía siempre:
-"El doctor hará lo que deba hacer, yo no lo sé porque no soy doctor, pero tu lo único que debes hacer es abrir bien la boca y mirar hacia arriba."
El día “D” Estábamos muy nerviosas las dos, ella por desconocimiento y yo por lo que le iban a hacer, se tumbó en el sillón, abrió mucho la boca y clavó los ojos en el cuadro de fluorescentes del techo. Se portó de maravilla, el dentista pudo hacer su trabajo tranquilamente, dándole las indicaciones pertinentes, sin tener que amonestarle ni una sola vez, ella sabiendo que yo la miraba desde la salita anterior de vez en cuando me indicaba con el dedo pulgar que todo iba bien.
Cuando por fin terminó, el dentista volvió a hablarle sobre los inconvenientes de chuparse el dedo, haciéndole hincapié en lo fea que estaría con los dientes torcidos.
Al salir y por su buen comportamiento le dimos un relojito de premio-está aprendiendo la hora- con la condición de que si se chupa el dedo se lo requisaremos.
Luego busqué en la red imágenes de dentaduras feas y bonitas y las rotulé a píe de foto “ se chupaba el dedo” “NO se chupaba el dedo” y se las mandé por correo a Eduardo. Cuando Diana llegó del colegio le pedí a su padre que mirara en el correo las imágenes que “nos había enviado el dentista para que viéramos los problemas que podía tener Diana si se seguía chupando el dedo”.

Cómo Diana ya sabe leer le pedimos que leyera los pie de foto y a medida que iba leyendo y viendo las imágenes ponía las caras de espanto que yo esperaba provocar. Parece que lo de una imagen vale más que mil palabras ha surtido efecto porque ahora es ella la que corrige constantemente a su hermano diciéndole la boca tan fea que se le va a poner si se chupa el dedo y ayer por la noche tras haber visto la película “La Bella Durmiente” añadió de su cosecha “ ¡...Y no te va a querer ninguna princesa!”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La capacidad de amar

Lunes por la mañanaconversaciones de desayuno.
-Mamá eres la mejor madre del mundo…. Incluyendo a mi madre biológica.Primero te quiero a ti y luego a ella… Y yo le explico que esto no es un podio o una carrera, que no hay que dar puestos ni conquistar medallas. -Pero yo te quiero más a ti –me dice-. Entonces le lanzo la pregunta trampa: -         - ¿A quién quieres más a papá o a mamá? -          -.... ¡Eso no se pregunta!(Ahí le he dado) -          -Si quiero hasta mil os quiero quinientos a cada uno – me dice tras un rato en silencio.Y  añade al momento-Pero si os quiero tanto no me va a quedar  suficiente para querer a X.
Y yo le explico que no es así, que la capacidad de amar es la que uno tiene para querer, que no resta, ni divide, que si uno tiene una capacidad de amar de mil, será capaz de amar mil a su padre, a su madre biológica, a mí a su hermana y por supuesto a su amada X. Parece que se ha quedado más tranquilo.
No soy una santa, por supuesto que una parte de mí se sentiría alg…

El pájaro Moscón.

En donde vivo hay muchas clases de pájaros, tengo la suerte de vivir al borde del Parque Natural Cabo de Gata y durante todo el año escucho distintos sonidos de pájaros y hay uno que me desconcierta. Es un sonido peculiar, un silbar hacia adentro, una especie de estertor, un silbido aspirado como cuando alguien tiene problemas respiratorios…antes de escuchar el video, prueba a hacerlo y sabrás a qué me refiero.
La otra mañana muy temprano tendida en la cama con las primeras luces del recién estrenado verano lo escuchaba. Parecía como si sólo ese pajarillo y yo estuviéramos despiertos porque no había ningún ruido más, ni sonido alguno producido por humanos ni animales. Sólo ese pajarillo y me inquietaba oírlo, me molestaba…si no lo oyera ya tantas mañanas pensaría que algún polluelo estaba agonizando.Se me había quedado tan fijado en la mente que ya lo distinguía claramente aunque hubiera otros muchos pájaros piando con él y sobre el ruido del viento y de los coches. El caso es que lo…

ASOCIACIÓN NACIONAL DE DONANTES DE CUERPO A LA CIENCIA : un doloroso fraude

Mi hermano era una persona especial, con 37 años  le diagnosticaron un cáncer raro,  con un muy mal pronóstico. Le operaron y trataron con infinitas sesiones de quimioterapia intravenosa. Pero todo tratamiento resultó en vano, la rara etiología del cáncer que le tocó, resultó un fiasco para la medicina. Y cuando los médicos le dijeron que no podían hacer nada más por él, él buscó una manera de que todo aquel sufrimiento y lucha sirviera para algo, sirviera para alguien: vida después de la vida. Era una persona generosa y así cuando ya nada se podía hacer para curarle, decidió que donaría su cuerpo a la ciencia, para que si alguien más lo padeciera sirviera su muerte para salvarle, o al menos para que los científicos pudieran estudiar sobre lo que no pudieron remediar. Para ello se dirigió donde cualquiera que quisiera buscar información se dirigiría: a internet. La cesión de su cuerpo fue a través de la página web:                   



http://www.asociaciondonantesdecuerpo.es/

Esta página p…